El Correo Digital
Miércoles, 30 julio 2014
sol
Hoy 13 / 23 || Mañana 13 / 25 |
más información sobre el tiempo
Temas de ocio
Estás en: > >
Un gigante entre gigantes

Perdidos en el espacio

Un gigante entre gigantes

Ray Harryhausen, pionero de los efectos especiales, entusiasmó con sus monstruos a generaciones y fue un maestro para Steven Spielberg, George Lucas, James Cameron y Peter Jackson

12.05.13 - 00:00 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Un gigante entre gigantes
Ray Harryhausen, con la Medusa de 'Furia de titanes' en junio de 2010. / AFP

"El arte de sus primeras películas, con las que la mayoría de nosotros creció, nos inspiró muchísimo. Sin Ray Harryhausen, probablemente no existiría 'Star Wars'", ha llegado a decir George Lucas. Ray Frederick Harryhausen murió el martes en Londres a los 92 años, después de haber trasladado a la gran pantalla monstruos y seres mitológicos en una época en la que todo se hacía artesanalmente, antes de que los ordenadores invadieran Hollywood. Su ingenio está en la raíz de películas como 'Surgió del fondo del mar' (1955), 'Jasón y los argonautas' (1963), 'Hace un millón de años' (1966) y 'Furia de titanes' (1981), cintas que han hecho soñar a generaciones de amantes de lo fantástico.

Nació en 1920 en Los Ángeles. Su obsesión por la fantasía se remonta a la más tierna infancia. "Mis padres alimentaron esta inusual pasión llevándome al cine y al teatro; más tarde, entusiasmándose con mis experimentos con marionetas, maquetas y animación; y, con el tiempo, incluso ayudándome en mis producciones", recordaba Harryhausen. Su fascinación por los efectos especiales surgió en una sala de cine cuando solo tenía 5 años. La película culpable fue 'El mundo perdido', la adaptación cinematográfica del clásico de Arthur Conan Doyle en el cual unos expedicionarios descubren que dinosaurios y otros animales extinguidos han sobrevivido en una casi inaccesible meseta del Amazonas. Su escena favorita era la de la lucha entre un alosaurio y un brontosaurio que acaba despeñándose.

Un gigante entre gigantes

Ray Harryhausen, animando una de sus bestias.

Las primeras bestias

Pero fue ver 'King Kong' en 1933, en el Teatro Chino Grauman de Los Ángeles con su tía y su madre, lo que le marcó de por vida. Quedó atrapado por la magia de Willis O'Brien, cuyas bestias de 'El mundo perdido' ya le habían cautivado. Visitó una exposición sobre las dos películas en el Museo de Los Ángeles y buscó información en revistas de cine para ver cómo se había conseguido dar vida al gigantesco gorila y a los dinosaurios. Vio 'King Kong' varias veces y pronto se puso a experimentar por su cuenta.

La técnica de O'Brien para animar sus creaciones se llamaba 'stop motion'. Movía modelos en miniatura menos de un milímetro cada vez y, a cada cambio de postura, los fotografiaba para luego, al pasar los fotogramas por el proyector, lograr la sensación de movimiento. "A medida que estudiaba y aprendía cómo se habían hecho los efectos de 'King Kong', me daba cuenta de que era algo que realmente quería probar por mí mismo y tal vez incluso formar parte de ello. Así que empecé a construir mis propios dioramas y modelos en miniatura, lo que finalmente me llevó a dar el siguiente paso: crear figuras móviles más grandes".

Un gigante entre gigantes

Fotograma de 'El monstruo de tiempos remotos' .

Empezó a rodar películas experimentales, primero en el jardín de casa de sus padres y luego en el garaje, para evitar los cambios de iluminación solar. "Se comenta que su primera criatura fue un oso de las cavernas que fabricó con un abrigo viejo de su madre, que usó para cubrir un armazón de madera articulado recubierto con espuma de caucho. Asimismo, diseñó un estegosaurio, un alosaurio y un tricerátops, de modo tan ingenuo que tiempo después, cuando Ray se los mostró a Willis O'Brien, este dijo que sus piernas parecían salchichas de Frankfurt", indica Guzmán Urrero en su libro 'Cinefectos. Trucajes y sombras. Una aproximación a los efectos especiales en la historia del cine' (1995).

Evolución y propaganda

Antes de su primer encuentro con O'Brien, Harryhausen conoció a Ray Bradbury por intemediación de Forrest J. Ackerman, editor y autor de ciencia ficción, y coleccionista de recuerdos de películas. Acabarían siendo sus dos grandes amigos. "Ray [Bradbury] y yo descubrimos que teníamos mucho en común, pero era nuestra tenacidad en perseguir nuestros objetivos -él como escritor, y yo con mis experimentos en animación y fotografía- lo que nos unió". Con 18 años, se pone a trabajar en un ambicioso documental titulado 'Evolution of the world' (La evolución del mundo). Quería venderlo a las escuelas, pero abandonará el proyecto tras ver 'Fantasía' (1940) y darse cuenta de que nunca llegará a representar la evolución de la vida tan bien como el fragmento de 'La consagración de la primavera' de la película de Disney.

O'Brien le había recomendado que estudiara para dar verosimilitud a sus creaciones. Así que Harryhausen se matricula en la Universidad de la Ciudad de Los Ángeles para recibir clases de arte y anatomía, y después en la del Sur de California para aprender dirección, edición cinematográfica y fotografía. Compagina su formación con frecuentes visitas al zoo de la ciudad para estudiar los animales y su comportamiento. En 1940, empieza a trabajar para George Pal como animador de marionetas, aunque lo deja pronto porque aspira a más.

Acto seguido, rueda un corto en el que alardea de sus habilidades con el 'stop motion'. Se titula 'How to bridge a gorge' (Cómo atravesar un barranco, 1941) y con él quiere demostrar los usos propagandísticos de su técnica. Antes de alistarse en el Ejército en 1942, enseña la película a uno de sus profesores, quien, a su vez, se la muestra a Frank Capra. Entonces coronel de la División de Servicios Especiales, Capra le ficha y trabaja en varias películas propagandísticas, incluida la serie 'Why we fight' (Por qué luchamos), uno de cuyos episodios gana el Oscar al mejor documental en 1942.

Un gigante entre gigantes

El pulpo de seis tentáculos de 'Surgió del fondo del mar' ataca el Golden Gate.

De vuelta a casa tras la guerra, filma una serie de cortos que reúne bajo el título de 'Mother Goose stories' (Las historias de mamá Ganso, 1946). Los rueda con una cámara de 16 milímetros y la ayuda de su padre, que hace los armazones, y su madre, encargada del vestuario de los modelos. Esta colaboración familiar se prolongará hasta la muerte de sus progenitores. A finales de la década, dibuja bocetos para un proyecto con el que sueña y en el que no llega a participar, la versión cinematográfica de 'La guerra de los mundos', de H.G. Wells. A nadie en Hollywood le interesa en esos momentos la ciencia ficción, género que estallará pocos años después.

Terror en la ciudad

Las grandes bestias regresan al cine en 1952 con el reestreno de 'King Kong', y con ellas entra Harryhausen en la industria para reinar durante 30 años como el maestro de los efectos especiales. Su primera gran película es 'El monstruo de tiempos remotos' (1953), en la que una prueba nuclear resucita a una gigantesca criatura, con cabeza de alosaurio y cuerpo de dragón, que ha permanecido atrapada en el hielo durante 100 millones de años y acaba sembrando el terror en las calles de Manhattan. Harryhausen inventa para esta película el sistema Dynamation, que, mediante una combinación de imagen proyectada, modelos a escala y fondos mates, permite insertar sus modelos en la acción.

'El monstruo de tiempos remotos' se basa en un cuento de Ray Bradbury publicado en 1951 en 'The Saturday Evening Post' y costó 210.000 dólares. Fue un éxito total. Recaudó en taquilla más de 5 millones y supuso el nacimiento de un género: el de las bestias que arrasan grandes ciudades, la más famosa de las cuales será Godzilla. Tres años después, Harryhausen trabaja en 'Surgió del fondo del mar', película protagonizada por un pulpo gigante -de seis brazos para ahorrar tiempo de producción- que ataca San Francisco y destruye el Golden Gate. Y, en 1955, colabora con O'Brien en 'The animal world', de Irwin Allen, un documental sobre la vida animal en el que los dos genios animan dinosaurios para las secuencias de apertura en su primer trabajo en color.

Un gigante entre gigantes

Los esqueletos espadachines de 'Jasón y los argonautas'.

Con la fiebre de las visitas extraterrestres en lo más alto, Harryhausen pone su magia en 'La Tierra contra los platillos volantes' (1956). Las naves invasoras son obra de su padre y las miniaturas del Capitolio y el Tribunal Supremo cuestan cada una 1.500 dólares, y la del Monumento a Washington, 500. Nunca le convencieron los disfraces de látex de los extraterrestres, a pesar de que los diseño él. Hubiera preferido miniaturas, pero no pudo ser por razones presupuestarias. Un año después, crea un alienígena gigantesco para 'La bestia de otro planeta'. Estas dos incursiones en la ciencia ficción propiamente dicha serán sendos taquillazos.

Esqueletos animados

A partir de finales de los años 50, Harryhausen se vuelca en el género fantástico-mitológico con 'Simbad y la princesa' (1958), 'Los viajes de Gulliver' (1960), 'Jasón y los argonautas' (1963), 'El viaje fantástico de Simbad' (1974) y 'Simbad y el ojo del tigre' (1977) , entre otros títulos. En 'Jasón y los argonautas', crea la memorable escena del duelo de espadas entre tres actores y siete esqueletos. Son cinco minutos que exigen cuatro meses de trabajo. "Algunas personas dicen que 'Casablanca' o 'Ciudadano Kane'... Yo digo que 'Jasón y los argonautas' es la película más grande jamás hecha", sentenció Tom Hanks cuando presentó a Harryhausen en 1992 en la ceremonia de los Oscar para que recibiera un premio honorífico.

Un gigante entre gigantes

La diosa Kali se enfrenta al héroe de 'El viaje fantástico de Simbad '.

Su pasión infantil por los dinosaurios culmina en 1966 con 'Hace un millón de años', la película que lanza al estrellato a una cavernícola Raquel Welch en biquini de piel. Rodado en Lanzarote y Tenerife por la Hammer, es el único filme en el que Harryhausen usa animales de verdad para enriquecer la fauna de tiempos de los dinosaurios: una iguana y una tarántula.

El estreno de 'Star Wars' en 1977 marca el final de la era de los efectos especiales artesanales, aunque el 'stop motion' se usará todavía para animar los tauntauns y los AT-AT de 'El imperio contraataca' (1980). Harryhausen se jubila a lo grande. Después de sus dos largometrajes sobre Simbad -con un espectacular duelo con la diosa Kali armada con seis espadas-, Metro Goldwin Meyer le encarga su primera película con grandes estrellas. Será la última. En 'Furia de titanes' (1981), nada menos que con Laurence Olivier en el papel de Zeus y Ursula Andress en el de Afrodita, el monstruo a recordar es una Medusa cuya melena de serpientes no para de moverse. La película cuesta 15 millones y recauda 45, pero es la última en la que se usa el 'stop motion'.

Años después, casi todos los grandes cineastas del fantástico y la ciencia ficción aprovecharon su 90 cumpleaños para homenajearle. "Harryhausen destaca como técnico, como artista y como soñador. Insufló vida a criaturas mitológicas que había construido con sus propias manos", dijo una vez su viejo amigo Ray Bradbury.

Su familia anunció el martes su fallecimiento a través de Twitter y Facebook con una breve nota en la que directores de renombre hablaban del legado de Ray Harryhausen. "Creo que todos los que trabajamos en películas de ciencia ficción y fantasía sentimos que estamos sobre los hombros de un gigante. Si no fuera por la contribución de Ray al ensueño colectivo, no seríamos lo que somos", ha sentenciado James Cameron. Peter Jackson ha dicho que, sin el desaparecido artista, él nunca habría rodado 'El señor de los anillos'. "Lo que hacemos ahora digitalmente con ordenadores, Ray lo hacía digitalmente mucho antes, pero sin ordenadores. Sólo con sus dedos", ha reconocido Terry Gillian. Y Steven Spielberg ha resumido en una frase lo que ha supuesto Harryhausen para el cine fantástico: "Ray, tu inspiración estará siempre con nosotros".

Un gigante entre gigantes

Humanos luchan con un monstruo de Harryhausen, en 'Hace un millón de años''.

Todos los artículos de las sección Perdidos en el espacio

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Pasarelas de moda
Fotos de las propuestas de todos los diseñadores
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.