El Correo Digital
Domingo, 20 abril 2014
nuboso
Hoy 4 / 16 || Mañana 6 / 15 |
más información sobre el tiempo
Temas de ocio
Estás en: > >
Viaje por el mundo a través de licores

TIEMPO DE OCIO

Viaje por el mundo a través de licores

De Chinchón a Pisco y Calvados, seleccionamos las mejores escapadas a lugares que dan nombre a conocidas bebidas

28.12.13 - 00:15 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Las razones a la hora de elegir el destino para una escapada o unas vacaciones son tantas como lugares hay para elegir. Puede que el viajero captara la idea de un libro, que se le ocurriera al verlo en una película o que simplemente el topónimo le haga gracia; hasta puede que se tapara los ojos y lanzara un dardo contra el mapa a ver dónde cae. Pero, si uno es un licoreta de los buenos, debe dejarse llevar alguna vez en la vida por el sugerente pasatiempo de viajar allí dónde el destino comparte denominación con su bebida preferida. Chinchón, Pisco, Saronno, Calvados, Jerez u Oporto son algunas ideas. Aquí proponemos escapadas a algunas de ciudades cuyos nombres reconocerá tanto en una guía de viajes como en la carta de una coctelería.

Viaje por el mundo a través de licores

1. El anís seco de Chinchón (Madrid)

Este municipio madrileño es el primero que viene a la mente al pensar en pueblos con nombre de licor, o en licores con nombre de pueblo, que tanto monta, monta tanto. Pese a que todo el mundo conoce su melodioso topónimo pocos son los que lo visitan. En el centro del triángulo que forman Madrid, Aranjuez y Tarancón hay destinos más atractivos en el entorno que hacen difícil que destaque. No obstante cuenta con una curiosa plaza de corte medieval. Las primeras casas y sus balcones son del siglo XV. Puede que hoy en día Chinchón sea una pequeña localidad de unos 5.500 habitantes, pero en ella ya existía una poblado íbero hace un porrón de años y eso, se quiera o no, le da un poso importante al enclave.

Viaje por el mundo a través de licores

2. El afrodisiaco Saronno (Italia)

El licor en cuestión se llama Amaretto di Saronno. En otros lugares a este preparado de huesos de albaricoque, almendras y hierbas aromáticas le llaman Apricot. Es la bebida del amor y dicen que un tanto afrodisiaca. Seguramente solo es marketing. Los italianos son así. Incluso cuenta con una bonita historia sobre su creación. Al parecer, un discípulo de Leonardo da Vinci fue enviado a Saronno, cerca de Milán, a pintar una Madonna. Bernardino Luini se llamaba artista y la historia sucedió en el 1525. Como modelo usó a la hija del posadero, que se enamoró de él. Al final decidió obsequiarle con un brebaje de su invención, un licor dulce que con los años se ha convertido en lo que hoy conocemos como Disaronno Originale.

El pueblo, al contrario de lo que pueda parecer, es una urbe de 40.000 habitante con varios puntos interesantes para el viajero. Como buena plaza lombarda -dista 20 minutos en tren del centro de Milán- es puerta de los Alpes y no carece de industria y comercio suficiente para gozar de un notable nivel de vida. Además, ofrece una llamativa arquitectura religiosa entre la que destaca el santuario de la Virgen de los Milagros con sus potentes frescos y en la que se encuentra, como no, la Madonna pintada por Luini y que dio origen a la bebida que lleva el nombre del pueblo.

Viaje por el mundo a través de licores

3. Pisco, hermanada con Jerez y Tequila (Perú)

Algunos discuten que este puerto peruano es también el origen de la palabra piscolabis, otros aseguran que no, que viene de pizca y labio. En cualquier caso, poco importa. Lo que nos ocupa es la bebida conocida como Pisco que consiste en un destilado de vino fermentado. Este aguardiente es orgullo nacional para los peruanos -y los chilenos que discuten el origen- y una de las principales mercancías que exportaban a Europa, en especial a España en los tiempos en que la piel de toro era un imperio. En el siglo XXI, Pisco es una ciudad de 110.000 habitantes que vive de la agricultura, la viticultura, el comercio marítimo y el turismo, a pesar del potente terremoto que la asoló en 2007. No en vano es la puerta de acceso a la reserva Natural de Paracas, donde se protege entre otros al cóndor y a los pingüinos de Humboldt (especie en extinción). También es el mejor lugar desde el que ir a conocer los restos arqueológicos de Tambo Colorado, un centro urbano inca bien conservado que se encuentran a media hora en coche de esta población cuyo nombre significa pájaro en quechua. Por cierto, Pisco está hermanada con Tequila y Jerez de la Frontera. Sin duda dos ciudades que bien merecen estar en esta lista. Si el destilado de agave de Jalisco es famoso en el mundo entero, qué decir de los olorosos, finos y demás vinos de la localidad gaditana.

Viaje por el mundo a través de licores

4. La desaparecida Angostura (Venezuela)

La angostura es al Cuba Libre lo que el postureo a twitter; una forma de llamar la atención. Cierto que este amargo preparado de hierbas y especias (que no tiene alcohol y no se debe beber solo) le da un punto diferente al combinado, pero, en esencia, el trago largo no necesita adornos si el alcohol y el refresco son de calidad. No obstante se ha hecho muy popular en las barras. Lo que ya menos conocen es que su nombre procede de una ciudad venezolana, en la que se producía, y que ya no existe. En realidad sí existe, mas con otro nombre: Ciudad Bolivar. La verdad es que el primer topónimo de este lugar es Santo Tomás de Nueva Guayana, sin embargo, como se trataba del punto más estrecho en el cauce del Orinoco pues lo cambiaron por el de Angostura. Muy lógico. Hoy, en este punto se puede disfrutar del espectacular puente colgante de Angostura, el más largo de América Latina y en el momento de su construcción, 1967, el noveno del planeta. Tiene una longitud de 1.678 metros y solo por verlo, y cruzarlo, ya merece la pena el viaje. De hecho, Ciudad Bolivar es un destino turístico de primer orden en Venezuela por sus festivales musicales y la popular Feria del Orinoco que se celebra desde los años 70.

Viaje por el mundo a través de licores

5. Francia, tierra de denominaciones

En cualquier caso, si hay un lugar en el mundo en el que se pueden relacionar bebidas alcohólicas y localidades ese es Francia. Con permiso de España, donde las denominaciones de origen calificadas, Rioja, por ejemplo, dan nombre a todo un conjunto de vinos, en la Galia se encuentran las regiones más conocidas por bautizar licores. Armañac, Coñac, Calvados o Champagne son nombres por todos conocidos. En lo que al turisteo se refiere la primera de ellas es la que más a mano queda. El Argmanac, en su denominación original, se produce en los departamentos de Las Landas, en Lot y Garona y en el Gers. En el pueblo de Geou, relativamente cerca de la quesera Roquefort hay una curiosidad que gustará a los amigos de los pedales. La iglesia rebautizada como Nuestra Señora de los Ciclistas es una capilla del siglo XI convertida desde 1959 en santuario de la bicicleta.

Tampoco desmerece la oferta de Calvados, en Normandía. Allí además del maravilloso y afamado licor de sidra, los amantes de la historia militar podrán visitar algunos de los lugares claves de la Segunda Guerra Mundial. Caen, Bayeux, Arromanches-les-Bains y el puerto de Mulberry, Port-en-Bessin o Courselles-sur-Mer, donde desembarcó de Gaulle son lo destinos de costa de una región en la que hoy las cometas del Kite Surf han tomado el relevo a los barcos de guerra. Claro que el propio nombre del lugar parece proceder de un navío militar que naufragó (más bien hundieron) frente a sus costas. En concreto se trata del Çalvador, miembro de la española Armada Invencible.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Pasarelas de moda
Fotos de las propuestas de todos los diseñadores

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.