El Correo Digital
Miércoles, 22 octubre 2014
cubierto
Hoy 13 / 17 || Mañana 10 / 14 |
más información sobre el tiempo
Temas de ocio
Estás en: > >
XL1, el coche de un litro

el último reto de Ferdinand Piëch

XL1, el coche de un litro

La marca alemana Volkswagen ha presentado el vehículo que menos consume, un híbrido con las últimas tecnologías y diseño futurista

16.04.13 - 19:07 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
XL1, el coche de un litro
Se fabricarán 250 unidades del XL1.

Se llama Ferdinand Piëch y es un cabezota. Su nombre no le sonará de nada, pero con un poco de suerte la próxima vez que se monte en el coche se acordará de él. Es uno de los nietos de Ferdinand Porsche -un dato que ayudará a su memoria-, aunque no es la sangre de este austriaco nacido en Viena, en 1937, lo que interesa de su biografía. Es su alma de hielo y la determinación de llevar las cosas un paso más allá lo que hace de este ingeniero, máximo responsable del grupo Volkswagen hasta 2002 -cuando le obligaron a jubilarse formalmente-, lo que le hace especial. Y también su ambición y su éxito claro está. Dicen de él que es disléxico, ateo y letal a la hora de despedir subordinados. De hecho cortó las cabezas de varios altos ejecutivos de sus empresas sin despeinarse. Pocos dudan de sus decisiones después de ver cómo ha conducido el día a día de Audi, de la que hizo lo que es. Lo seguro es que este padre de doce hijos (con cuatro mujeres diferentes) es el responsable de uno de los coches más espectaculares de la historia del motor: el Bugatti Veyron. En 1998 mandó adquirir la fabricante alsaciana de automóviles de lujo. Poco después propuso un reto a sus ingenieros y diseñadores. ¿Sois capaces de crear el coche de producción en serie más rápido del planeta? La respuesta fueron los más de 400 km/h que alcanza el Veyron, que hasta poco fue el automóvil más caro del mundo. Poco le importaba que se perdiera dinero con cada una de estas máquinas de mil caballos de potencia. Da igual que no sea rentable hacerlas, que su precio de venta jamás alcance lo que cuesta fabricarlas. Lo importante era que se había superado el reto propuesto.

-¿Podéis?

-Podemos.

-Eso es lo que quería oír.

Todo esto viene para explicar el estado de ánimo de los técnicos cuando el inspirador de maravillas tan laureadas como el Audi Quattro y el R8; el Volkswagen Beetle (el moderno) y el Phaeton; y el Lamborghini Gallardo les lanzó un nuevo guante. Coincidiendo con su retiro forzoso -los estatutos de la compañía obligan a dejar la jefatura a los 65 años- Piëch organizó un bonito show en la Junta General de la Compañía, celebrada en Hamburgo en 2002. Llegó a la puerta de la reunión en una especie de 'cacharro' con dos miniruedas. Era alargado y estrecho. Algo así como una bicicleta tándem metida en una torpedo metálico. Les contó que había hecho los 230 kilómetros desde su despacho en aquello. Increíble para un hombre que posee una de las mejores colecciones de coches del mundo. Y por si esto fuera poco, resulta que le había bastado con 2,1 litros de gasolina para completar el recorrido a una velocidad media de 75 km/h. Eso son 0,89 litros cada 100 kilómetros. Ante el asombro remató: “Señores, un coche de serie con ese gasto de combustible podría ser viable en una década”. Algo tendría que hacer en su jubilación.

Once 11 años después, Volkswagen ha presentado aquel sueño hecho realidad. Un reducido y selecto grupo de invitados pudieron probarlo en un paseo de 275 kilómetros entre Lucerna y Ginebra durante el pasado Salón Internacional de la ciudad Suiza. Al coche lo han llamado XL1 y lo van a fabricar en serie. Por ahora serán 250 unidades. Piëch gana otra vez. Y Volkswagen con él. Las soluciones técnicas utilizadas logran un vehículo del tamaño de un Polo que puede circular durante 450 kilómetros con un consumo homologado de 0,9 litros y una velocidad punta de 160 km/h. Llegarán pronto al resto del grupo. Bueno, Bugatti, Lamborghini y Bentley tal vez no tengan tanto interes, pero vendrán bien a Skoda, Seat.

El truco para lograr este hito es tan sencillo como genial. Dejando a un lado los complicadísimos descubrimientos y mejoras en la aerodinámica y en los materiales utilizados: plásticos y fibra de carbono para reducir el peso, la novedad mecánica parece de chiste. Han partido por la mitad un bloque TDI 1.6 (esto también lo inventó el abuelo) para lograr un bicilíndrico de 0.8 litros de cilindrada que rinde 48 CV. A esto se suma otro motor eléctrico de 27 CV. Genial. Es lo que sucede cuando se pone a 180 ingenieros a trabajar día y noche en absoluta libertad.

¿Que es feo? Eso es cuestión de gustos. Las puertas de alas de gaviota las lleva también el Mercedes SLS y nadie se queja. Las ruedas traseras carenadas son algo más difíciles de mirar, pero alguna concesión hay que hacer para lograr un coeficiente de penetración de tan solo 0,18. Hasta ahora el récord del CX más bajo lo tenía el Mercedes CLA con 0,24.

Se llama Ferdinand Piëch, es el nieto del mítico Porsche y seguramente el mayor visionario del mundo del motor desde Henry Ford. Mañana, cuando arranque su TDI, recuerde que él lo inspiró, al igual que el cambio secuencia DSG y muchas otras soluciones tan de moda actualmente.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Pasarelas de moda
Fotos de las propuestas de todos los diseñadores
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.