El Correo Digital
Jueves, 2 octubre 2014
claros
Hoy 14 / 23 || Mañana 15 / 24 |
más información sobre el tiempo
Temas de ocio
Estás en: > >
¿Bien vestido con una sudadera?

del gimnasio a la calle

¿Bien vestido con una sudadera?

Esta prenda de toda la vida abandona su espíritu deportivo y se erige en la pieza estrella de la temporada

17.04.13 - 12:01 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

La Real Academia Española (RAE) ha vuelto a demostrar el gran desfase existente entre el lenguaje popular y el de los lingüistas. La sudadera (jersey o chaqueta deportivos, a veces con capucha) es un ejemplo claro. Los académicos deberían darse una vuelta por cualquier calle (o desfile) para cerciorarse de que esta prenda promueve esta temporada unos usos alternativos a los deportivos. Salta de la cancha a las aceras. Se convierte en parte del mobiliario urbano y deja de ser un reducto exclusivo de los gimnasios y las rutas de ‘footing’. También pierde su condición exclusivamente adolescente para caer en brazos de casi todo el mundo. Es la pieza omnipresente, dentro y fuera de las pasarelas.

Concebida originariamente para sudar, desprende ahora un aroma de lo más ‘chic’. Como casi siempre, las firmas de lujo y los creadores de culto han jugado un papel crucial en este nuevo ejercicio de transformismo. Con los consabidos efectos colaterales. Un modelo básico nacido para una sola puesta antes de acabar en la lavadora alcanza ahora precios estratosféricos. Vuelve a quedar de manifiesto, una vez más, el interés de las marcas de lujo por sofisticar lo común y masificar lo pretendidamente único. Así se las juegan.

E incluso por revestir de exclusividad tendencias nacidas en los suburbios, muy lejos de los barrios acomodados, y vestidas por pandillas urbanas. Con la sudadera sucede algo parecido a lo que Balmain hizo con las tachuelas al apropiarse de un código de la estética punk y glamourizarlo. Antes de abandonar Balenciaga, Nicolas Ghesquière ya había dado en la diana con sudaderas estampadas de ilustraciones digitales.

Así que no se asusten cuando vean acompañar esta pieza de adjetivos como ‘trendy’ o ‘cool’. Mucho ha tenido también que ver en todo este revuelo el director creativo de Givenchy. Riccardo Tisci se sacó un as de la manga al enfundar a la exótica modelo Dalianah Arekion una sudadera de Bambi sobre una falda de tul bordado en uno de sus últimos desfiles. Todo muy bucólico, pero detrás se maquillaba ya una espectacular operación comercial.

Como el fundador de Facebook

El artista británico Benjamin Shine, que colabora con la mítica casa francesa en una línea a medida de esta prenda, asegura que este humilde clásico del armario deportivo ha evolucionado de tal manera que traspasa el concepto de moda para reivindicar incluso un lugar en la alta costura. Lo nunca visto. No se crean que la prenda preferida de Marc Zuckerberg, fundador de Facebook, se queda en manos de Givenchy. Kenzo, Stella McCartney y Christopher Kane aportan su lujosa revisión. Al fenómeno de la temporada se suman, por supuesto, marcas accesibles, como H&M (desde 11,95 euros), Pull&Bear (con las fauces de una pantera), Blanco o Women’secret.

Pero ¿por qué tiene tanto éxito un diseño amoldable a cualquier cuerpo y que no entiende de tallas ni sexos? Juega a su favor su funcionalidad y capacidad para mezclar sin desentonar. Confirma su versatilidad al combinar lo mismo con faldas de cuero y tutú que con shorts ultracortos, vaqueros, pantalones pitillo, minis, vestidos... Es lo que tienen los comodines. Son una apuesta segura. Para la diseñadora Ana Locking, el carácter ‘transversal’ de la sudadera le permite funcionar de la mañana a la noche, lo que no tiene precio en estos tiempos de crisis, al proyectar un aire tan casual como formal.

Que las sudaderas abandonan su condición sport y reivindican un lugar en la noche salta a la vista viéndoselas puestas a editoras, modelos, estilistas y fashionistas tirando de taconazo. Porque esa es otra. Corrobora su ductilidad y carácter básico al encajar con todo tipo de complementos. Lo mismo brilla junto a unos maxi collares que brazaletes o cinturones. En medio de esta guerrilla urbana, se revela, además, como la prenda libertaria por excelencia. Ha estado acostumbrada a pasar de mano en mano. Empezó con los cantantes de hip-hop para entregarse posteriormente a los skaters y surferos. Siempre en la ola. Por eso lo mismo se la ve metida por dentro y sacada por fuera que revolotea por encima de camisas con el cuello abotonado o remangada a la altura del codo.

Print de tigre y la Torre Eiffel

Marcar estilo como lo hacía Silvester Stallone en la piel del púgil Rocky Balboa será más fácil si se opta por los modelos con print de tigre y la Torre Eiffel. El icono parisino comparte protagonismo con los estampados florales, los mensajes impresos con frases de todo tipo y las recreaciones digitales de osos polares, ovnis y diosas hindúes.

Con Rihanna convertida en una de sus embajadoras, la sudadera representa el estilo que se respira en las calles de hoy en día. Cuesta pensar que, a finales del siglo XIX, fuera el jersey de los vendedores franceses de frutas y hortalizas antes de enfundárselos los soldados de la I Guerra Mundial. Pero esas son otras historias. La apuesta más en forma de la temporada sirve para todo menos para sudar.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Pasarelas de moda
Fotos de las propuestas de todos los diseñadores
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.