El Correo Digital
Miércoles, 20 agosto 2014
cubierto
Hoy 16 / 20 || Mañana 15 / 17 |
más información sobre el tiempo
Temas de ocio
Estás en: > >
La fiera habla francés

El soniquete

La fiera habla francés

Iggy pop publica 'Après', un disco en el que el precursor del punk rock rinde homenaje a la canción francesa, los clásicos americanos y hasta a los Beatles

06.04.13 - 16:24 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

La polémica está servida. A sus 65 años, Iggy Pop todavía es capaz de encender debates explosivos entre los críticos educados, bien asentados y que vieron sus primeros conciertos a finales de los 60. Y no porque la 'iguana' haya decidido untarse de nuevo el cuerpo de aceite o recuperar la costumbre nefasta de cortarse con cristales afilados en el escenario, sino porque el precursor del punk rock acaba de editar un nuevo disco. Y se lo ha dedicado a la canción tradicional francesa y estadounidense. ¿Excentricidad o capricho?

Todo parece apuntar a que se trata de la clase de antojo que uno puede permitirse cuando ya lo ha hecho todo, posee inquietud cultural, tiene la cuenta bancaria saneada y nada que demostrar ante el resto del mundo. El propio artista ha asegurado que 'Après' es un reconocimiento a las canciones que él escuchaba de pequeño y completa ese deseo que dejó traslucir en 2009 con 'Preliminaires', un álbum de inspiración jazzística nacido tras una lectura de Houellebecq y que contiene una versión del célebre 'Les feilles mortes', además de un tema de Jobim y varios que entroncan con la tradición de Nueva Orleans. En cierta medida, una vuelta a la juventud si se piensa que Iggy solía escaparse de la Universidad para escuchar blues y jazz en los garitos de Chicago.


Iggy Pop - 'Les Feuilles Mortes'.

De todos los tipos excesivos del punk rock, Iggy Pop ha sido probablemente su padre. El tipo que en 1968 y los primeros años 70, mientras otros sentaban las bases del hard rock, iba un paso por delante en la provocación y excentricidad estableciendo las pautas del punk. A él se deben especialmente algunos de los excesos escénicos del género, comenzando por el de arrojarse desde el escenario sobre el público. O las peleas y la adicción incontrolada a las drogas, factores ambos que condujeron a la ruptura de los Stooges y pusieron punto final a una de las bandas más creativas del punk rock de la historia.

No era extraño, por lo tanto, que David Bowie se fijara tempranamente en la 'iguana' y sus compañeros para producirles su tercer disco (forzó a Columbia Records a hacerles un contrato) y el primero en obtener popularidad. La experiencia no fue nada tranquila, ya que el artista británico apartó de todo el proceso de producción a Iggy, desenfrenado entonces por la heroína que le llevaba a un comportamiento absolutamente errático. Donde aquel veía medios tiempos, melodías y guitarras sin distorsión, éste quería el redoble del trueno más sucio. Y aun así, los dos terminaron convirtiéndose en grandes colegas. El sofisticado Ziggy Stardust debió de ver en Iggy a su alter ego más salvaje y mundano. Lo que él aprendía de Marcel Marceau, el otro lo encontraba en la oscuridad de la noche. Y eso le fascinaba. Hasta el punto de que Bowie fue la sombra de buena parte de los trabajos posteriores de Iggy y los Stooges y ambos terminaron viviendo juntos en Berlín para someterse a un programa de rehabilitación.

Pese a contar con todos los pronósticos en contra, la cosa debió funcionar. Aparte de unos cuantos buenos trabajos ligados al rock americano y al r'n'r' en las últimas dos décadas, trufados de colaboradores de lujo como Henry Rollins o Slash, Iggy ha llegado a la edad de jubilación en un estado envidiable. Bueno, envidiable para una persona por la que nadie hubiera apostado a poco que se fijase en su aspecto enfermizo, adicción a los estupefacientes y ganas de pelear con cualquiera que exhibiera mayores posibilidades de romperle la cara. Pero ahí le tienen: vive en una casa con huerto, hace meditación, practica gimnasia oriental, se peina todos los días, lee, es buen aficionado al arte y viste con ropa elegante de marcas caras, como la que luce en la portada de 'Après'. En su interior, el antiguo incitador punk también se revela sofisticado y marca las distancias con su estilo tradicional, salvo en la voz, que sigue siendo una roca áspera y pesada.

La fiera habla francés

Portada de 'Après'.

'Après' es una obra temática. Se mueve en dos teatros de operaciones: cinco canciones dedicadas a los autores franceses, como Brassens, Edith Piaf, Serge Gainsbourg y, atención Joe Dassin, lo cual dice mucho sobre el gusto del cantante por la música gala; y otras cinco para clásicos como Cole Porter y Frank Sinatra, entre los que desliza a los Beatles en homenaje a sus escuchas de juventud. El álbum tiende a abusar de los tiempos medios y lentos y resta emoción a algunas interpretaciones. Aunque es posible que, simplemente, los originales estén a una altura que no admite comparaciones. En cualquier caso, 'Après' se escucha con satisfacción. Iggy sigue conservando una buena voz, actitud de desenfado punk y los arrestos suficientes para escalar el Everest sin apenas oxígeno ni teléfono para llamar a los servicios de rescate.

Es cierto. El resultado no es el que se espera del antiguo provocador de cuerpo afilado y grasiento. Porque eso ya es otra historia, que también sigue vigente. Iggy no es un artista. Son dos. Al mismo tiempo que edita 'Après', el intérprete de 'Atolladero' (memorable película del cineasta Óscar Aibar con Iggy como protagonista) continúa mostrando su torso desnudo en escena con unos renovados Stooges, a los que reunió en 2003 y que han editado trabajos como el directo 'Telluric Chaos' (2005) o el disco grabado en estudio dos años más tarde 'The Weirdness'. Los próximos meses de mayo y junio la banda tocará en España, concretamente en Tenerife, Sevilla y Barcelona, donde presentará 'Preparado para morir', su nuevo disco. Saldrá a la venta a finales de este mes y, como puede apreciarse por el título, en él Iggy se ríe de sí mismo y de quienes le han venido considerando un bonito cadáver. Todo, con la ironía punk marca de la casa.

Ver todos los artículos de El Soniquete.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
La fiera habla francés
De todos los tipos excesivos del punk rock, Iggy Pop ha sido probablemente su padre.
Pasarelas de moda
Fotos de las propuestas de todos los diseñadores
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.