El Correo Digital
Miércoles, 23 abril 2014
claros
Hoy 7 / 19 || Mañana 9 / 16 |
más información sobre el tiempo
Temas de ocio
Estás en: > >
La 'conejita' más rica

se negó a corregir sus dientes separados

La 'conejita' más rica

A punto de cumplir 70 años, Lauren Hutton rompe moldes. La primera modelo 'del millón de dólares' seduce aún con su belleza anómala

28.03.13 - 18:48 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Cuando Tom Ford regresó al mundo de la moda había cosas que se daban por hechas. Su estilo de alto voltaje sexual volvería a reinar en medio mundo, pero poco se sabía de las modelos que lucirían sus nuevos diseños. Consiguió mantener en secreto la presentación en su exquisita tienda de Nueva York hasta el último momento y sorprendió por las maniquíes que subió a la pasarela. Desfilaron las esperadas y otras mujeres a las que pocas veces se espera, pero que siempre aparecen. Junto a las actrices Julianne Moore y Emmanuelle Seigner, la cantante Beyoncé y una colección de tops de todas las épocas, como Natalia Vodianova, Amber Valletta, Stella Tennant, Liya Kebede y Daria Werbowy, surgió ella, Lauren Hutton (Charleston, Carolina del Sur, 1943), una de sus mejores amigas. Y volvió a eclipsar al resto. "El de Tom Ford fue mi primer desfile en diez años y nos lo pasamos cotilleando", bromea.

La modelo y actriz parece pasar por la vida de puntillas y, sin embargo, termina acaparando todas las miradas. Será porque fue la primera maniquí en lucir sus dientes incisivos separados y la que se adelantó a las demás al firmar un contrato de un millón de dólares con una casa de cosméticos (Revlon), pero Hutton está acostumbrada a dejar huella por donde pasa. Dicen que cambió para siempre los sueldos de las campañas publicitarias. Fue la primera chica que se matriculó en los años sesenta en la universidad de Florida, la primera maniquí que se negó a operarse la nariz y también la que rompió moldes al posar desnuda para la revista 'Big' a los 61 años. Antes de dar este paso, preguntó a sus ahijadas sobre qué les parecería posar sin ropa y sin retoques. "Me dijeron: "¿De verdad? ¡Dale, abuela, dale!" Así que lo hice", expresa orgullosa la dueña de las arrugas más estilosas de la moda. Está empeñada en cruzar la meta antes que nadie en todas las competiciones en las que participa. Pocas top han triunfado en el mundo del cine. Sedujo a las cámaras junto a Richard Gere en 'American gigoló'.

La primera 'cove girl' (chica de portada) desafía a cualquier contratiempo y nunca pone mala cara. Bob Williamson, su representante y el hombre con el que convivió durante casi tres décadas, la dejó en la ruina más absoluta. No solo dilapidó su fortuna de 30 millones de dólares -"él pagaba todo porque yo le firmaba los cheques"-, sino que le fue infiel con numerosas amantes a las que conquistaba "comentándolas que yo era lesbiana". Es lo que tiene enamorarse del hombre equivocado. Hutton nunca tuvo malas palabras para su marido tras fallecer de un ataque al corazón. "Pasé una niñez sin padre y quería tanto tener uno que nada más importaba. Perdí mucho, pero lo que me entregó no tenía precio", afirmó.

La 'conejita' más rica

A la izquierda, imagen reciente de Hutton y a la derecha, retratada por Richard Avedon.

Nunca con pieles salvajes

Hutton siempre ha sabido salir adelante. Cuando en los años noventa la industria pareció olvidarse de ella, anunció que nunca 'fingiría' ser más joven de lo que era en realidad. Por si las moscas, fundó su propia compañía de productos de belleza, 'Lauren Hutton Good Stuff'. En tiempos en los que la moda intenta escandalizar con asuntos de lo más banales, ella se significa con causas más trascendentes. Portada de 'Vogue' en 27 ocasiones, jamás se deja retratar con pieles de animales salvajes y nunca ha aceptado ser la imagen de una empresa tabacalera, pese a tirar de pitillo. Su mirada ligeramente extraviada y su escasa estatura para los estándares que impone su profesión han reforzado su singularidad. "¿Qué soy exactamente? Una aventura que ha sobrevivido a muchas cosas", sintetiza. "No te conviertes en icono quedándote quieta", subraya. Apuntaba maneras desde niña. Trepaba a los árboles, saltaba entre ciénagas... "Me convertí en un chicazo. Me iban las cosas salvajes". Normal que el mítico fotógrafo Richard Avedon le preguntara "¿de dónde has salido bonita?" cuando cayó en su estudio.

Fanática de las motos, coquetea con el riesgo. Estuvo a punto de perder la vida en 2000 al coger una mala curva e intentar adelantar a Jeremy Irons, Dennis Hopper... Los médicos la aconsejaron llevar una vida más tranquila, pero sacó a relucir nuevamente su carácter. Se puso a bucear, escalar, hacer 'trekking'... ¡Hasta nadar entre tiburones! Pero antes de todo eso fue 'conejita' de 'Playboy'. Trabajó durante tres meses en el local que Hugh Hefner montó en Nueva York. "Lo primero que pensé es que yo nunca podría ser una 'conejita' porque esas mujeres eran reinas del glamour". Allí aprendió a tomar las riendas de su vida y explorar la sexualidad. Recibió clases de 'conejita' ocho horas cada día. Aprendió todos los movimientos: apoyar el peso en una cadera y mirar sobre el hombro o cómo sostener la famosa bandeja 'Bunny Dyp'. "Es una forma de curvarse hacia atrás en vez de hacia delante, para que el pecho no se saliera".

Sin nada por debajo

En el club la llamaban 'Bunny Lauren'. Confiesa que aprendió mucho de los hombres "atendiendo mesas. Era un lugar seguro. Podía ser atrevida y flirtear porque mi uniforme me hacía sentir protegida y poderosa", confesó a la revista 'Haper"s Bazaar'. Aquel club le enseñó también que el sexo "era el máximo poder", pero solo aguantó tres meses como camarera. "Llegaba al trabajo con una gabardina bien abotonada, pero con nada debajo. No tenía ningún sentido vestirse para desvestirse después". Cuando triunfó, Hefner podía haber arruinado su carrera de haber publicado unas fotos suyas desnuda, "pero fue un caballero y no lo hizo", agradece.

A la hora de explicar el regreso de modelos veteranas a la primera escena explica que a ella nunca le ha preocupado la edad. "Las arrugas son los galones que nos va poniendo la vida". Por si acaso, siempre ha evitado el sol. Tan contenta quedó de su vuelta de la mano de Ford, que se descalzó, se subió a una silla y empezó a sacar fotos al final de desfile. "Puede que la mujer que defienda Tom sea una fantasía, pero no es un cliché", proclama. ¿Cuál será su próxima aparición? Es imprevisible. Hutton siempre aparece cuando menos se la espera. Quizá su secreto es que nunca se ha ido.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
La 'conejita' más rica
Lauren Hutton aprendió "mucho de los hombres" cuando trabajó de 'conejita' en 'Playboy'.

Ahora en portada... elcorreo.com

Visitar portada
Pasarelas de moda
Fotos de las propuestas de todos los diseñadores
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.