El Correo Digital
Miércoles, 22 octubre 2014
cubierto
Hoy 13 / 17 || Mañana 10 / 14 |
más información sobre el tiempo
Temas de ocio
Estás en: > >
La fe de las guitarras

música | EL SONIQUETE

La fe de las guitarras

Hippies reconvertidos, desarrolladores del gospel y un buen número de grupos que creían que no sólo Satanas debía tener la mejor música crearon el rock cristiano a finales de los 60

16.03.13 - 11:25 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

La semana papal que ahora concluye no podía por menos que dejar una reflexión sobre el rock cristiano. Y ahí vamos:

a) Primera premisa: que nadie se imagine que esta corriente consiste en tocar la guitarra en la catequesis. Nada más lejos de la realidad. Un sector dominante del actual rock cristiano está en manos de bandas de hard rock y metal sinfónico, que suelen acompañarse en sus directos de un aparataje escénico más próximo al de Iron Maiden que a María Jesús y su Acordeón. En realidad, un neófito del género lo tendría difícil para determinar quién es practicante de este estilo y quién es un hardcoreta normal y corriente. No es fiable guiarse por los símbolos. También Ozzy Osbourne tuvo su época de colgarse crucifijos y ya ven, se comió la cabeza de un murciélago en el escenario. Una buena pista es que la diferencia está en las letras.

b) De tal premisa tampoco debe desprenderse que la designación del nuevo pontífice desencadenará una oleada de canciones loando su figura, terreno abonado para grupos cristianos de base preparando la excursión del sábado , pero no para auténticas bandas de culto. Es seguro que en el mundo habrá más canciones que hablen de Paquirrín que de Francisco I. Porque lo que tratan de demostrar los militantes del rock cristiano es que las personas pasan, pero la fe permanece. Sus letras versan sobre Dios, las creencias, el poder redentor de la religión y los peligros que la amenazan. Les gustan las frases rotundas, las sentencias, grandilocuentes, más solemnes y dramáticas a medida que se asciende hacia el norte de Europa. Y, cuidadito, ni les gusta ironizar ni hacen bromas con estos asuntos.

c) El rock cristiano no tiene nada que ver con el rock argentino por mucho que el papa Bergoglio sea hijo del barrio bonaerense de Flores y aficionado al tango. Este estilo surgió en Estados Unidos y sus parroquias más potentes se encuentran evidentemente allí, en Canadá y en algunas zonas de Europa. México y Brasil también son plazas fuertes, aunque su expansión por Latinoamérica fue tardía y lenta; un proceso achacable en gran medida al profundo enraizamiento del catolicismo más severo en la sociedad y a la existencia de una potente escena rockera que en los años 70 las mentes bienpensantes asociaban al diablo y los hábitos más perniciosos de la condición humana.

Curiosamente, el infierno está muy presente en el origen del rock cristiano; movimiento surgido a finales de la década de 1960 después de tres lustros de matraca por parte de los sectores más conservadores de la sociedad estadounidense (y del resto del planeta) sobre los peligros del r'n'r' y las caderas de Elvis Presley. Un buen día, cantantes y grupos en la órbita de las iglesias evangélicas comenzaron a considerar como una sinrazón que les estuvieran vedados algunos de los mejores ritmos del planeta, idea que el músico Larry Norman plasmó en una canción editada en 1971 bajo el significativo título 'Why should the devil have all the good music?'; esto es, ¿por qué Satanás tiene que tener la mejor música?

A partir de tal revelación, el movimiento fue creciendo y sumando adeptos; entre ellos, numerososos hijos reconvertidos del 'flower power' de los 60 (englobados entonces en una especie de colectivos neohippies con nombres como 'Movimiento Jesús' y 'Jesus People') y un nutrido grupo de buenos profesionales que empezaron a experimentar con combinaciones de gospel, blues y rock sureño. El grunge de los 90, que pese a su imagen de cuidada rebeldía y desdén tuvo mucho de jersey Lacoste con las mangas cruzadas sobre los hombros, acabó por eclosionar esta corriente, que hoy es parte fundamental del MCC, las siglas de 'Música Cristiana Contemporánea'. El MCC cse trata de un apartado dentro de la industria del entretenimiento de fronteras difusas. Bebe tanto de la ideología como del marketing, su mercado es muy amplio y entre los factores que lo visten figuran la fe cristiana, como argumento central de su repertorio, y la tendencia evangelizadora de sus intérpretes. Aunque esta no sea una condición general. Los más fundamentalistas del MCC aborrecen de que el heavy, el rock o el punk formen parte de este cajón de sastre.

De un modo u otro, la 'Jesus Music' se encuentra hoy presente en todas las ramificaciones del rock. He aquí un breve listado de grupos que lo demuestra y que sirve de guía básica para desenvolverse bajo palio:

La fe de las guitarras

De izquierda a derecha: Petra, Stryper y The Devil Wears Prada.

Petra. Surgida en Indiana en 1972, esta banda se considera la pionera del rock cristiano. Comenzó como un cuarteto, pero ha llegado a integrar hasta a siete miembros en su dilatada trayectoria, que cerró en 2007 con un gran concierto en Buenos Aires. Su estilo, similar en los orígenes a Lynyrd Skynyrd, derivó más tarde hacia el hard rock. Editó 25 discos. Vendió once millones de ejemplares.

Jerusalem. Ulf Christiansson creó esta banda en Suecia en 1975 con fuertes repercusiones musicales y mediáticas en el viejo continente. Fue la primera vez que cristianismo y hard rock se fusionaban en un grupo. Y, además, de forma absolutamente entregada. Con una decena de grabaciones a sus espaldas, el grupo aún rula por los escenarios.

HB. Los seis finlandeses que forman esta banda desde 2003 son el ejemplo más claro del metal sinfónico cristiano. Como muchos metaleros del norte de Europa combinan los coros y las orquestaciones líricas con la formación básica de guitarra-bajo-batería y la tralla del hardcore. Si te gusta Within Temptation, esto es lo tuyo.

The Devil Wears Prada. Poderosa y ruidosa banda de metalcore formada hace ocho años en Ohio. Sus seis componentes son creyentes convencidos, aunque nadie apostaría por ello, especialmente a la vista de los numerosos tatuajes que cubren el cuerpo de su vocalista, Mike Hranica. El discurso del grupo es diáfano. “Todo nuestro esfuerzo lo hacemos por Dios y nuestro Señor Jesucristo”, proclaman. Para conocerles más a fondo, es aconsejable la breve obra escrita por el propio Hranica sobre la trastienda de TDWP, 'One & A Half Hearts'. Hablando de libros, la banda adoptó el nombre de la novela escrita por Lauren Weisberger como un modo de denuncia del materialismo.

Brian Welch. Otro individuo cuyas pintas harían correr a más de uno en una noche oscura. Parecido a Robert Mitchum en 'La noche del cazador', Welch se ha hecho tatuar en los nudillos, el cuello y los brazos la palabra Jesús y varios versículos de la Biblia; todo ello, enmarcado por un cuerpo y unas maneras propias de un ángel del infierno de peso medio recién bajado de la harley. Pero ahí le tienen, evangelizando a los fervientes seguidores del nu metal y el rapcore. El cantante y guitarrista californiano fue uno de los fundadores del muy áspero grupo Korn. Toxicómano, dueño de un historial cargado de excesos, llegó al límite con la muerte de su esposa, víctima de las drogas. En 2005 viajó a Tierra Santa, se bautizó en el Jordán y se convirtió al cristianismo. Dejó Korn por lo ofensivo de sus canciones. “Era una estrella del rock, pero estaba muerto por dentro”, suele recordar Welch, que ha mantenido una prometedora carrera en solitario o como líder de Head, formación también conocida como Love and Death. Este año ha decidido reincorporarse a Korn para su gira mundial, convencido de que su “mensaje” llegará así mejor al lado oscuro.

Brian Welch.Creed. Máximo exponente del grunge cristiano, Creed es uno de los grupos del género mejor conocidos en España, ya que su discografía se ha distribuido aquí con generosidad y, en el último año, a precios muy asequibles. Duros, guitarreros, los de Florida surgieron en los años 90 y han oscilado entre el hard rock y el postgrunge más comercial, hasta el extremo de sonar con cierta asiduidad en emisoras pop. Aunque en 2003 pusieron fin a su carrera, seis años más tarde se reunieron para grabar un disco lleno de momentos brillantes, 'Full Circle'.

Stryper. No podía faltar en este listado el grupo californiano que se encuentra en el epicentro del rock cristiano. Los hermanos Michael y Robert Sweet, el bajista Tim Gaines y el guitarrista Oz Fox moldearon este proyecto en 1983 dentro del circuito de bandas de metal estadounidense y un año más tarde lanzaron su primer álbum, del que vendieron medio millón de copias y que les situó como el gran referente del rock cristiano previo al grunge, en una línea melódica muy parecida a Iron Maiden, Black Sabbath y Scorpions. Se bautizaron como Stryper para recordar las llagas de Cristo y en sus conciertos una gran cruz luminosa de veinte metros de altura preside el escenario. Como todos, han tenido dudas sobre su fe y suelen reflejarlas en sus canciones. El próximo 26 de marzo publicarán 'Second Coming', su nuevo álbum, grabado después de un año largo de gira y del lanzamiento en 2011 de 'The Covering', un disco de versiones en el que reflejan todas sus influencias, desde Deep Purple, Kiss y Led Zeppelin a Judas Priest y Van Halen. Para que digan que la música no tiene poder redentor.

Padre Jony. Desde el punto de vista patrio, es obligado hacer un hueco al Padre Jony si se escribe sobre rock y religión. Al sacerdote Joan Enric Reverté le cabe el arrojo de haber celebrado las primeras misas rockeras en el país de Rouco Varela y haber llevado a las iglesias a más de medio millar de jóvenes para corear sus versiones de canciones litúrgicas y los temas originales que él mismo ha editado en discos como 'Aborregau'. Desde el seminario de Tortosa ya apuntaba maneras: se juntó con un grupo de compañeros para formar el grupo, ejem, Seminari Boys. Tras su ordenación en 1991, comenzó a dar clases de guitarra en Morella. Los chavales decidieron apodarle Padre Jony y así se quedó. Ha llegado a compartir escenario con Rosendo, una de sus influencias junto con Barricada, Slash, U2 y Ramones. Lo que vale una misa.

Ver todos los artículos de El Soniquete.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
La fe de las guitarras
Al padre Jony le cabe el arrojo de haber celebrado las primeras misas rockeras.
Pasarelas de moda
Fotos de las propuestas de todos los diseñadores
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.