El Correo Digital
Viernes, 22 agosto 2014
cubierto
Hoy 14 / 20 || Mañana 15 / 21 |
más información sobre el tiempo
Temas de ocio
Estás en: > >
Cómo entretener a los niños en el coche

trucos para que no se aburran

Cómo entretener a los niños en el coche

Aquí van algunos consejos para hacer más agradable la ruta a los chicos y lograr que el trayecto no se convierta en una pesadilla

19.02.13 - 17:15 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

A uno siempre le apetece pasar tiempo con sus hijos. Bueno, en el coche seguramente no. A poco que se alargue el viaje por carretera, los txikis se aburren y empiezan a convertir la ruta en un infierno que ni el mismísimo Job. Aquí tiene algunos sencillos trucos para hacer más agradable la ruta a los pequeños y, de paso, lograr que los mayores disfruten también del trayecto. No hay duda de que la batalla será dura, así que planifique bien el recorrido. Cuantas más respuestas lleve preparadas mejor. Puede que el “¿falta mucho?”; “y eso ¿cuántos kilómetros son?”; “¿dónde estamos?”; “jo, entonces falta mucho”; “¿podemos parar?”... le parezca un tipo de tortura china con el que su descendencia le castiga por alguna razón metafísica que no llega a comprender o por algo que hizo en una vida anterior, sin embargo, son solo fruto del cansancio y de una sana curiosidad. Todos hemos sido niños y no siempre hacíamos estas cosas por fastidiar. Por cierto, la edad de los pequeños obligará a hacer ajustes sobre estas recomendaciones generales. No es lo mismo un niños de 3 años que uno de 9.

La hoja de ruta

Como si de una excursión se tratara cuente a su familia a dónde van, qué recorrido van a seguir, cuales son los horarios y el cometido de cada uno. Encargue alguna tarea que puedan realizar sin demasiado esfuerzo y conseguirá que se involucren, que vean el viaje como un juego y que se aburran menos. Ese es el truco: luchar contra el hastío. Prevea igualmente la ropa más adecuada. Estarán más cómodos y se quejarán menos.

Lo mejor -y así cumple también con las recomendaciones de seguridad de la DGT- es que pare cada 200 kilómetros o dos horas. Tenga previstos estos altos en el camino. A ser posible que sirvan para realizar otra actividad. Tomar un tentempié en un área de servicio, por ejemplo. No tiene que ser algo complicado. Si conoce -o se inventa- una historia sobre el lugar, mejor. “Cuando aita era pequeño y viajaba con aitite y amama nos deteníamos aquí porque había un puesto de zumos naturales. El señor que lo regentaba se jubiló y ya no está la tienda, pero a mi me sigue gustando beber un poco de zumo de naranja en este lugar”. Cuénteles las penas de Murcia y de paso que se animen a beberse el zumo.

Otro truco muy bueno es convertir en copilotos a los chavales. Es más sencillo si recorren una carretera secundaria en la que se ven más cosas por la ventana. Haga que sean ellos los que le indiquen la ruta, como si no pudiera llegar sin su ayuda.

Además, y esto ya es de nota, adelante la salida. Madrugue. Si sale muy temprano logrará que los niños pasen sin darse cuenta de la cama a la silla o el sistema de seguridad necesario -no lo olvide y téngalo en condiciones optimas-. Para cuando se despierten ya habrá ganado un par de horas. Puede hacer coincidir ese momento con el primer 'pit stop' echar gasolina y aprovechar para despojar del pijama a los peques y vestirles de calle. Además, en esa bolsa de viaje extra con la ropa puede guardar alguna que otra sorpresa -unas gominolas, plastilina, muñequitos- que le servirán después para inventar una nueva actividad cuando ya nada funcione.

Juegos, cuentos y canciones

Quizá le resulte más entretenido debatir sobre física cuántica, pero si consigue entablar una conversación sobre algo que a sus hijos les interesa, la carretera se hará menos monótona. Si lo prefiere proponga algún juego. Un clásico es el de las palabras encadenadas. Muchos adultos todavía recuerdan su particular lista como si de los reyes godos se tratara. “Teléfono, noche, chepa, padre, drenaje, Jesús, susto, tomate...., teléfono”. Socorro. Pero, parafraseando a Michael J Fox, a sus hijos les encantará. Hay muchos otros juegos: la frase maldita, la letra prohibida, la vocal obligatoria, contar matrículas, veo-veo, etc...

Una variante muy extendida es la de cantar en el coche. Puede apoyarse en lo que pinchen en ese momento en la radio fórmula que lleva memorizada en el estéreo. Tampoco es plan de volver a los cánticos de autobús. Aunque, bien pensado, por qué cree que surgió lo de 'el señor conductor no se ríe'. Le pondrán la cabeza como un bombo, pero todo es mejor que un continuo sollozo, la plegaria por volver a ir al baño o el imprevisible mareo.

Si lo prefiere, puede ser usted el que cuente un relato corto, una película de vaqueros o una de piratas. En definitiva, convierta el viaje en una aventura, le puede resultar de lo más cómico, pero evitará que sea una tragedia.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Cómo entretener a los niños en el coche
Antes de salir cuente a su familia a dónde van, qué recorrido van a seguir, cuales son los horarios...
Pasarelas de moda
Fotos de las propuestas de todos los diseñadores
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.