El Correo Digital
Miércoles, 24 septiembre 2014
claros
Hoy 13 / 20 || Mañana 12 / 19 |
más información sobre el tiempo
Temas de ocio
Estás en: > >
Johnny Depp vuelve a piratear

música | el soniquete

Johnny Depp vuelve a piratear

El actor se embarca de nuevo con Gore Verbinsky y Hal Willner en otra superproducción sonora que reúne 36 viejas canciones de corsarios y lobos de mar

16.02.13 - 11:22 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Hay que reconocer que el álbum es oportuno. Con el panorama político sembrado de corruptos y dinero opaco, no hay momento mejor que el actual para lanzar 'Son of Rogue's Gallery: Pirate Ballads, Sea Songs & Chanteys', un excepcional doble disco que documenta el antiguo cancionero de los corsarios y lobos de mar. ¿Les suena a 'Piratas del Caribe'? En realidad, así debería ser, puesto que los artífices de este amplio y denso repertorio de 36 canciones son el actor Johnny Depp, el insólito capitán Jack Sparrow de la franquicia, y Gore Verbinsky, director de sus tres primeras películas. Junto a ellos, se han embarcado en la aventura uno de los principales especialistas en este tipo de documentales sonoros, Hal Willner, y Brett Gurevitz, guitarrista de Bad Religion, propietario del sello Epitaph Records y quien se ha encargado del encaje técnico de semejante aventura. Porque lo es. Pocas hazañas hay en la industria discográfica capaces de reunir a auténticos colosos de la música como Tom Waits, Patti Smith y Keith Richards con la misión de rescatar unas canciones que acumulan el polvo de varios siglos.

El doble disco saldrá a la venta el próximo martes en España si se cumplen las previsiones de las distribuidoras y, en realidad, es una secuela. El 'hijo', como refleja su título, de 'Rogue's Gallery: Pirate Ballads, Sea Songs & Chanteys', otra superproducción compuesta por 43 antiguas canciones marineras interpretadas en 2006 por una pléyade de estrellas. En los créditos aparecían, entre otros, Bono, Lou Reed, Lucinda Williams, Sting, Nick Cave, Brian Ferry y Andrea Corr. El sueño de cualquier productor. Y, de hecho, el álbum reportó una buena cantidad de doblones, pese a que su promoción y comercialización fue realmente escasa en algunos países; entre ellos, España, donde el disco debió de parecer demasiado viejuno e intelectual para que se le prestara atención en medio de una avalancha de 'triunfitos' y otros fenómenos comerciales de las radiofórmulas.

¿Cómo es posible que la élite del rock, el pop o el jazz se presten a participar unidos en un disco de este estilo? El nombre de Johnny Depp pesa bastante. Durante el rodaje de la segunda parte de 'Piratas del Caribe' y en plena efervescencia corsaria a nivel planetario, al actor, profundamente metido en su papel de Jack Sparrow, se le ocurrió hacer una recopilación de viejas canciones marineras. Depp no estaba solo en la travesía. Le acompañaba Gore Verbinsky, tan borracho como él de antiguas historias de bandidos, saqueos y piratas, que ambos se pusieron manos a la obra con entusiasmo. Baste decir que en aquel momento la Tierra se dividía en dos facciones: la que había visto 'Piratas del Caribe' y los infames, indecorosos e 'impolutos' (el último y bien errado insulto surgido de los 'reality') que no lo habían hecho.


'Shenandoah', interpretada por Tom Waits y Keith Richards.

El instante, por lo tanto, resultaba el idóneo para un proyecto que en otra época cualquier productor hubiera calificado de marciano y ordenado pasar por la quilla a sus autores. Pero no. Depp y Verbinsky convencieron para su tripulación a Hal Willner, productor de Filadelfia y uno de los más respetados de la industria por sus dignísimos discos documentales y de tributo. Él ha recuperado desde los tesoros de Nino Rota o el folk americano hasta el repertorio de Kurt Weill, Thelonius Monk y Charles Mingus. Otros elementos que definen su verdadera dimensión como productor son que Willner supervisó durante una década la parte musical de 'Saturday Night Live', un show que basaba gran parte de su éxito precisamente en la música, y Scorsesse le llamó para que realizara la cuidadísima selección sonora de 'Gangs of New York', de forma que no se colaran en la película temas extemporáneos ni su banda sonora se convirtiera en una colección de viejos éxitos, sino que reflejara las auténticas canciones de la época.

Otro ilustre que terminó por subirse al barco de la franquicia 'Rogue's Gallery: Pirate Ballads, Sea Songs & Chanteys' ha sido Brett Gurevitz, quien ha influido de manera decisiva en el perfil del personal que canta y toca los instrumentos en la segunda entrega. Tanto Gurevitz como Willner han surcado los siete mares durante los últimos años en busca de las perlas que componen 'Son of Rogue's Gallery: Pirate Ballads, Sea Songs & Chanteys'. Un auténtico trabajo de arqueología musical.

Eso sí, que nadie espere un doble álbum plomizo y con sabor añejo, aunque, hablando de añadas, es fácil suponer que el ron corrió en abundancia durante los ensayos si se tienen en cuenta algunos de sus nombres. En línea con la primera entrega, este segundo disco cuida los detalles, combina diferentes géneros y encauza la personalidad de cada intérprete hacia un repertorio de temas populares y otros menos conocidos, que alguien escribió hace muchos, muchos años en viejas tabernas, callejones oscuros y cubiertas de barco.

En el listado, donde se recuperan unas pocas versiones históricas, aparecen artistas veteranos y otros más jóvenes o procedentes de la escena independiente. Sean Lennon, Jenni Muldaur, Dr. John, Frank Zappa, Mariane Faithfull, Broken Social Scene, Richard Tomphson, Warren Ellis, Todd Rundgren, Marc Almond, Macy Gray...

Y, al final, destaca la profesionalidad de los viejos perros. Aparte de las irreverentes y desbocadas actuaciones de Iggy Pop, Tom Waits y Keith Richards firman una tremenda versión de 'Shenandoah', canción de principios del siglo XIX que era interpretada en las riberas del Missouri. El disco se cierra con algunos indudables golpes de efecto, como los dúos formados por Michael Stipe y Courtney Love ('Río Grande') o Patti Smith y Johnny Depp, que desarrollan la clásica 'The Mermaid'. Aunque para cañonazo en la línea de flotación, la canción que abre el álbum, 'Leaving of Liverpool', hará las delicias de melómanos y cinéfilos al alimón: reúne al irlandés Shane MacGowan (antiguo cantante de The Pogues) con el propio Johnny Depp y Gore Verbinski, que se lanzan a la piscina con dos inéditos solos de guitarra. En definitiva, un doble disco que, como todos, no admite pirateos.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Johnny Depp vuelve a piratear
Johnny Depp, caracterizado como el pirata Jack Sparrow.
Pasarelas de moda
Fotos de las propuestas de todos los diseñadores
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.