El Correo Digital
Miércoles, 22 octubre 2014
nuboso
Hoy 9 / 12 || Mañana 8 / 13 |
más información sobre el tiempo
Temas de ocio
Estás en: > >
Nostalgia del azufre

BILBAO AL FONDO

Nostalgia del azufre

Al aire de Bilbao le pasa como a los tomates: tampoco sabe como antes

15.02.13 - 18:34 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

La noticia vino de la Red de Control y Vigilancia de la Calidad del Aire del País Vasco y eso ya deja ver la delicadeza de los tiempos. Incluso tenemos una Red de Control y Vigilancia de la Calidad del Aire. «El Gran Bilbao reduce a más de la mitad los niveles de óxido de azufre», decía el titular. Y era una buena noticia. Y eso enrevesa las cosas. Porque, después de leer aquello, salí a la terraza y respiré a fondo. Y sentí una involuntaria nostalgia de los compuestos azufrados.

La causa es del todo biográfica. Yo nací en Bilbao en los setenta y no debí de conocer antes a mis tíos que a la lluvia ácida. Puedo imaginar a mis padres saliendo de aquella clínica: «Ten cuidado con la cabecita, tápale bien que hace frío, cúbrelo con estas telas asfálticas, no vaya a abrasárnoslo una de esas gotas que caen en llamas.» Como a tantos de ustedes, al llegar a casa me esperaba tras la ventana del confortable cuarto infantil la ciudad tóxica, oscura, amenazante. El cielo era siempre del color del hierro y las altas fachadas lucían tiznadas, emborronándose aún más al paso de las nubes industriales. Todo ahí afuera parecía dibujado con una mezcla violenta de mugre y sanguina.

Y fue en esas calles donde aprendimos a vivir y respirar. Dicen las estadísticas que en 1976 había en Bilbao 400 microgramos de azufre por metro cúbico de aire. Es una plusmarca. Y todavía en 1989 el Gran Bilbao era considerado por la UE como la comarca más contaminada de Europa. Lo cierto es que, comparada con la actual, aquella ciudad nuestra no era tanto otro paisaje como otro planeta: el humeante sistema vertedero en las afueras de Tatooine. Hagan memoria. Se bajaban del tren los familiares que llegaban de visita y se ponían a toser y lagrimear. Con los ojos arrasados, se doblaban los pobres parientes, boqueaban buscando oxigeno. Y nosotros, en fin, nos moríamos de la risa. Incluso aplaudíamos. Con las manos habituales y con las manos nuevas que nos habían salido en la espalda, después del último escape sin importancia en Sefanitro.

Y ahora ya lo ven: en las noticias dicen que el aire de Bilbao pasa sin problemas los controles. Han surgido los parques y los museos donde estaban las fábricas y disfrutamos de un aire limpio y sensato, europeo, airoso, pasteurizado. Es algo magnífico, por supuesto. No le abriremos aquí ningún flanco a la añoranza. Maldita sea siempre esa alimaña. Sin embargo, a veces... A veces se encuentra uno de viaje por el mundo adelante, en uno de esos lugares que parecen haberse detenido en nuestro propio pasado, y se llega, sin saber cómo, a un desmonte industrial, a un ruinoso taller abandonado, a un callejón donde arde la basura y se amontona la chatarra. Y entonces es difícil explicarle a nuestros acompañantes por qué parecemos expectantes y felices, por qué nos pasamos por las encías el dedo que acabamos de sumergir en ese charco de lluvia, amoníaco y gasolina, por qué aspiramos tan fuerte cuando el tubo de escape estropeado expectora una buena ráfaga carbónica. Pero cómo hacerles entender que no es nada. Apenas un reflejo condicionado sin importancia. Tan solo el deseo irrealizable de volver a casa.

Ver todos los artículos de Bilbao Al Fondo.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Nostalgia del azufre
En 1989 el Gran Bilbao era considerado por la UE como la comarca más contaminada de Europa.
Pasarelas de moda
Fotos de las propuestas de todos los diseñadores
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.