El Correo Digital
Sábado, 19 abril 2014
nuboso
Hoy 4 / 16 || Mañana 6 / 15 |
más información sobre el tiempo
Temas de ocio
Estás en: > >
Diez curiosidades sobre la pasarela Cibeles

comienza el próximo lunes

Diez curiosidades sobre la pasarela Cibeles

¿Qué es la Kissing room? ¿Cada diseñador tiene sus propias modelos? Aquí va un decálogo para no iniciados en la Madrid Fashion Week

11.02.13 - 18:40 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Diez curiosidades sobre la pasarela Cibeles
El certamen de moda madrileño se celebra del 18 al 22 de febrero.

El próximo lunes, 18 de febrero, arranca una nueva edición de la Pasarela Cibeles. Hacemos un repaso de algunos de los aspectos más curiosos de este famoso certamen de moda.

1. A cada diseñador, sus modelos. No todos los diseñadores requieren a las mismas modelos para sus desfiles. Un ejemplo: las chicas que pasean por la pasarela con los diseños de la firma de ropa interior Andrés Sardá no suelen ser las mismas que necesita David Delfin. ¿Cómo elige cada diseñador a sus modelos? Pues, a partir de una preselección de hasta un centenar, el equipo de la firma en cuestión asiste a un visionado de fotos numeradas de las maniquíes. «La 3, la 7, la 9, 10 y 11, ...», se oye decir mientras las imágenes pasan a toda velocidad ante el proyector. Así, hasta que cada uno tenga sus 18 elegidas o elegidos.

2. Una peluquera para todos los desfiles. La peluquería es uno de los pilares fundamentales de Madrid Fashion Week. Entre desfile y desfile solo hay 30 minutos para cambiar a las modelos de look y prepararlas para el siguiente diseñador. Un tiempo muy ajustado que no permite pruebas de ensayo-error. Beatriz Matallana (inconfundible, por su melena rosa) es la encargada de dar forma a las peticiones y necesidades que cada modisto plantea en la prueba previa, para que a la hora del desfile la idea final esté clara. Yolanda López y José Belmonte se encargan de la parte del maquillaje, con una mecánica similar. No es difícil ver, minutos antes de cada desfile, a alguno de estos estilistas subidos a una silla aplicando los últimos retoques a las modelos.

3. La disputada «front row». La primera fila del desfile de un diseñador de la Pasarela Cibeles es aquella que momentos antes del show permanece oculta tras una cortina de cámaras de televisión, reporteros, fotógrafos y demás curiosos. Sí, ahí se sientan los famosos, los que responden, con más o menos méritos, a las siglas VIP. Y, dependiendo del diseñador, veremos clientas, incondicionales, amigos, familiares o estandartes de la firma, que con su presencia permiten que el evento ocupe más espacio en los medios de lo que ocuparía estrictamente el desfile en sí.

4. Lo que vale un desfile. En realidad desfilar en Ifema es muy barato (entre los 5.000 y 7.000 euros) debido a los patrocinios y subvenciones de la Comunidad de Madrid. Además, muchos de los diseñadores reciben ayudas del Icex, que a su vez son gestionadas por la Asociación de Creadores de la Moda Española.

5. ¿Cualquiera puede asistir a un desfile? Cualquiera que tenga invitación o acreditación. Es por esto, que el público suele estar formado básicamente por medios de comunicación, profesionales de la moda, clientes y personalidades diversas. En muchas ocasiones, además, se suelen regalar o sortear pases de acceso al conocido como «Cibelespaci0», que no es otro que el que acoge los stands promocionales de los patrocinadores y marcas asociadas a la pasarela madrileña.

6. El «backstage». Es la zona del making of, de la preparación del desfile, las bambalinas. Solo puedes acceder a él con acreditación o pase especial de personal. Dentro encontrarás a multitud de modelos desperdigadas fuera de los camerinos que tratan de pasar el tiempo, leyendo, comiendo algo, escuchando música o navegando con sus smartphones. Eso, cuando no están corriendo del camerino a la pasarela, entre cambio y cambio de look, mientras se visten o se desvisten. A veces sorprende el poco tiempo que tienen para cambiar de diseño y el ajetreo que puede llegar a haber tras los focos debido a esto.

7. «Kissing room». Es aquella sala, normalmente patrocinada por una marca de alcohol, en la que se reúne el diseñador con sus invitados para tomar un cóctel tras el desfile. Pero ciudado, no todas las invitaciones dan derecho a entrar en este exclusivo espacio. Si eres uno de los elegidos, tranquilo, lo sabrás. Si no, has de saber que quedarse en la puerta a ver quién entra o sale, no tiene nada de glamour.

8. El «sitting» de prensa. Suele ser algo caótico, pero hay una idea clara. Cuanto más cerca de la pasarela esté tu asiento, más «intocable» eres. Es por esto que las dos primeras filas del sector de prensa de un desfile suelen estar formadas por periodistas de medios tradicionales, mientras que prensa online (cada vez más presente) y bloggers se pelean por los asientos de atrás, en los que, por cierto, se suele tener una mejor perspectiva del show.

9. El orden de los desfiles. Tradicionalmente lo decidía la organización, en consonancia con los diseñadores. Ahí intervenían criterios de antigüedad, notoriedad y conveniencia de las firmas. Pero en la edición de febrero de 2013 parece que ha intervenido el azar y por eso Roberto Verino no será el encargado de inaugurar la semana, como en las últimas ediciones.

10. ¿Se puede comprar allí directamente? La respuesta es NO, aunque con un «pero». Porque los jóvenes diseñadores, los que forman parte del EGO, disponen de un espacio fuera de la pasarela en el que exponen cada año algunas de sus propuestas. Así, si te acercas a uno de sus stands, aparte de conocerles (suelen estar por allí), puedes llevarte uno de sus diseños a un precio bastante razonable. Eso sí, hay que insistir en que son JÓVENES diseñadores. Para que nadie se lleve sorpresas...

En Tuenti
Pasarelas de moda
Fotos de las propuestas de todos los diseñadores
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.