El Correo Digital
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 13 / 26 || Mañana 12 / 22 |
más información sobre el tiempo
Temas de ocio
Estás en: > >
El blues de la caja 'B'

mÚSICA | EL SONIQUETE

El blues de la caja 'B'

El rock siempre ha sabido que la política y la corrupción forman una canción

09.02.13 - 11:09 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

El rock y el folk siempre han sabido que la política guarda trapos sucios. Mucho antes de que naciera Luis Bárcenas o de que Mariano Rajoy aplicara su programa de ajustes económicos, hubo un músico llamado Blind Alfred Reed que, en plena Depresión americana, compusó un tema en el que se preguntaba cómo un hombre pobre podía soportar los tiempos de miseria y corrupción y seguir viviendo. Aquel interrogante lanzado al aire en 1929 se convirtió en la primera canción protesta de la música estadounidense. Nada extraño. Blind Alfred Reed tenía muchas cosas por las que protestar. Nació en Virgina en 1880 y murió en 1956, convertido en pastor metodista y lejos del reconocimiento que merecía su contribución a la música popular. En el camino, este violinista ciego dejó un puñado de buenas canciones (recopiladas en un disco de homenaje tan tardío que se publicó en 2007) y textos caracterizados por su crítica política y social. 'How Can a Poor Man Stand Such Times and Live?' ha tenido una importancia capital en la historia del folk y, como tal, ha sido interpretada por decenas de músicos, desde Ry Cooder hasta Bruce Springsteen. Sin embargo, no es la única. Hay muchas más canciones adecuadas para estos tiempos de sobres y recortes.

Para los ERE. 'Walls Come Tumbling Down', de The Style Council. Fue éste un grupo fundado por un par de tíos de los que no podía esperarse otra cosa que lo que hicieron: lanzar dardos más ácidos que la lejía contra el capitalismo y los políticos, amen de otra retahíla de canciones rebeldes con causa. Ellos eran Paul Weller, histórico miembro de The Jam, y Mike Talbolt, otro que tal que procedía de las filas de los iconoclastas Dexys Midnight Runners. En este tema dicen así: “Los enemigos públicos son quienes juegan el juego del poder. Ellos cogen las ganancias y tu tienes la culpa cuando te dicen que no hay aumento de sueldo”.

Para los sobresueldos. 'Corrupto', de Soziedad Alkoholika. La banda vitoriana creada en 1988, que pasaba por la turmix y a la vasca géneros como el trash, el hardcore y el punk, lanzó hace dos décadas largas un tema que recogía ya lo mejor de la cultura del pelotazo. Hoy como ayer, poco ha cambiado. “Sobornos, cohechos, tramas mafiosas. Es su auténtico programa electoral (...). La pasta es su paraíso; la corrupción, su nación”. Pues eso.

Quien pasa por taquilla, pasa por el banquillo. 1992 fue el epicentro de la movida; de la movida de casos de corrupción que afectaron a España y sumieron las dos últimas legislaturas de Felipe González en una especie de teleserie de suspense donde tan pronto salía un pagaré indebido como un tesorero con más dobleces que el mantel de la abuela. Filesa, Flick, 'caso Casinos', fondos reservados, 'caso Osakidetza' y, de nuevo hoy como ayer, el 'caso Naseiro' salpicaron al PSOE, PP y CiU, entre otros, y convirtieron los juzgados en algo así como el salón de casa para los asiduos al telediario. Barón Rojo, banda cuya historia ha recopilado ahora Mariano Minuesa en un interesante libro, editó por aquel entonces 'Desafío', su octavo larga duración, con 'Político' como uno de sus cortes destacados. “Eres un político, eres un gran cínico. Odio tu habilidad dándole al pico, odio tu ostentación de nuevo rico”, subrayaban los 'hevis' históricos del rock español.

Para dignificar el sueldo público. Salvatierra en 1979 fue tierra de profetas. Ya mucho antes de que los parlamentarios españoles admitieran colgar sus patrimonios en la red, los punkies de la Polla Records avanzaron en 'Revolución' (1985) que pobre, lo que se dice pobre, no debía ser la clase política. Precisan los políticos que sin un sueldo digno nadie ocuparía un cargo público o que en la empresa privada vivirían mejor (se supone que serán empresas a las que no les afecta la crisis ni los EREs). Y Evaristo responde en 'El Congreso de los ratones': “Como primer punto del día, actualizaremos nuestro sueldo. Como segundo punto, bajaremos el de los demás. Que felices son haciendo el mamón, siempre en nombre de la razón”.

Para el movimiento 15-M. En tiempos oscuros, la esperanza está en la gente. Más o menos, esa es la idea que llevó a Patti Smith a escribir, junto con Fred Smith, 'People Have the Power', un himno de los desencantados y los marginados que exige entregar a los ciudadanos “el poder de soñar, de dirigir, para luchar contra el mundo de los necios”. Tampoco conviene olvidar a Bob Dylan, que en 'The times they are a-changin' defiende un nuevo tiempo mientras advierte: “Si pensáis que estáis a tiempo de salvaros será mejor que comencéis a nadar u os hundiréis como piedras”. Más cerca, y especialmente dedicado al movimiento ciudadano, el andaluz Guillermo Rayo acaba de iniciar su gira española de “asambleas musicales constituyentes” para presentar su disco-ley 'Pro-Testa', donde cuenta cosas como que “el artista mileurista trabaja de equilibrista”. Aunque si se trata de meter la directa, nada mejor que el 'Let's Impeach the President' de Neil Young, donde el californiano reclama directamente la impugnación de George W. Bush “por mentir”.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
El blues de la caja 'B'
'People Have the Power', de Patti Smith, un himno a los desencantados y marginados.
Pasarelas de moda
Fotos de las propuestas de todos los diseñadores
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.