El Correo Digital
Sábado, 2 agosto 2014
tormenta
Hoy 17 / 27 || Mañana 16 / 23 |
más información sobre el tiempo
Temas de ocio
Estás en: > >
Rock de cine

música | El soniquete

Rock de cine

Guns N' Roses y Metallica saltan a la gran pantalla y en tres dimensiones

02.02.13 - 19:49 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

El circo del rock existe. Y lo demuestra con cada avance tecnológico. Todos los excesos y la megalomanía que se atribuyen a la profesión han sido tradicionalmente una fuente de espectáculo y el cine no podía quedarse atrás. ¿Qué mejor que grabar un concierto de rock en alta definición y tres dimensiones para proyectarlo en las salas del cine? La iniciativa, de la que U2 fueron auténticos visionarios en 2007 con una deliciosa película que mostraba su gira en Hispanoamérica, lleva camino de convertirse en una escala obligatoria entre las grandes estrellas, como parecen haber entendido Metallica y Guns N' Roses, que este mismo año llegarán a la gran pantalla en alma y, sobre todo, cuerpo.

Los DVD musicales han sido históricamente un artículo apto para melómanos o fans acérrimos de un grupo o cantante. Más aun en España, donde escaseaban hasta hace no demasiados años y eran considerados como un producto menor o complementario por no pocas distribuidoras. Tampoco es que su calidad fuera excelsa: muchos recogían únicamente videoclips o actuaciones grabadas de forma rutinaria. Aunque caben algunas excepciones: 'The Last Waltz', el histórico concierto de despedida de The Band, se convirtió en 1978 en el primer ejemplo auténtico de documental musical que recogía al cien por cien y de modo pormenorizado las interioridades y el vértigo de un directo. Y todo gracias a la buena intuición de Robbie Robertson, que ya entonces se encargó de reclutar a un revolucionario Martin Scorsese como director de este desfile de leyendas que unió sobre un mismo escenario a Eric Clapton, Ringo Starr, Emylou Harris, Neil Diamond y Bob Dylan, por citar a algunos de los invitados.

La visión del documental musical experimentó, sin embargo, un definitivo salto cualitativo a principios del presente siglo. A medida que decrecían las ventas de cedés debido a los nuevos medios digitales, Internet y, sobre todo, la piratería, las compañías vieron aquí un nuevo nicho de mercado bastante aceptable. Y paralelo al auge de los conciertos, convertidos gradualmente en una fuente de ingresos para el artista incluso superior al de las ventas de discos. A estos movimientos no es ajeno que una parte sustancial de los destinatarios pertenecen a la generación nacida en los años 60 y 70 que ahora dispone del poder adquisitivo para comprar entradas y cuantos productos se editen ligados al rock.

U2 fue probablemente una de las primeras bandas que se percató de que los conciertos podían salir de los estadios y entrar en los cines sin perder un ápice de espectáculo. Maleado ya en el terreno cinematográfico tras su filme 'Battle and Hum' de 1988, el grupo irlandés se embarco casi veinte años después en 'U2 3D', un impresionante largometraje basado en su gira hispanoamericana, en lo que se convirtió en el primer documental grabado íntegramente en tres dimensiones y proyectado en salas dotadas de la tecnología IMAX. Circo y espectáculo en estado puro y, como siempre en esta industria, con algún truco que garantice el éxito. Igual que David Bisbal llevó a casi una veintena de clubes de fans a su concierto grabado en el Albert Hall, la banda de Bono eligió para el rodaje Argentina, Chile o México, donde cuentan con decenas de miles de seguidores y el rock se vive con fervor, garantizando que en las imágenes aparecieran estadios abarrotados y un público fervorosamente entregado. ¿Quién quiere ver a espectadores consultando su móvil o que no saben corear correctamente las canciones de su estrella?

Cabe decir que después de aquella exitosa experiencia, U2 volvió a repetir en 2010 con el 360º Tour, una gira realmente majestuosa, cuya grandeza en escenarios y potencia ha tenido reflejo en un DVD editado a todo lujo y que en su pack de alto standing incluye incluso una bolsa de púas. Los irlandeses y su compañía volvieron a contratar para la ocasión a Tom Krueger, reputado director de documentales y vídeos musicales bien conocido en Sundance que también ha trabajado para David Bowie, Lenny Kravitz o Bruce Springsteen. Porque si de algo se han percatado las estrellas del rock es de la importancia de un buen realizador a la hora de captar la energía escénica. No bastan cuatro cámaras fijas situadas enfrente y a los extremos del escenario, como antiguamente se registraban los directos. La intensidad de un concierto requiere ahora un amplio despliegue de cámaras, un plan milimétrico de grabación y un montaje vibrante.

Aunque si de directores se trata, la palma se la llevan obviamente los Rolling Stone, que en 2008 lograron que Martin Scorsese firmara el documental 'Shine a Light'. La grabación del concierto, bellísima en imágenes aunque falta de sorpresas, concilió tanto la afición del realizador por la banda británica (cuyas canciones ha usado más de una vez en las bandas sonoras de sus filmes) como la admiración de Jagger por 'The Last Waltz' y los documentales de Scorsese dedicados al blues y a Bob Dylan.

Precisamente de 2008 data también el concierto de Led Zeppelin en el 02 de Londres que salió a finales del año pasado en una lujosa edición en DVD. 'Celebration Day', registrado con un enorme despliegue técnico, aparece así como el antecedente inmediato de las dos películas en 3D que este mismo año trasladarán a los cines la intensidad de dos de las bandas más duras del planeta: Guns N' Roses y Metallica. Los alemanes serán los primeros en llegar a la gran pantalla y el 9 de agosto lanzarán a nivel mundial 'Metallica trough the never' que ilustra sus conciertos en Vancouver de 2012 bajo la dirección de Nimròn Antal, realizador de 'Predators'. Una combinación a priori de escándalo para un filme con el que Metallica, propietaria ya de los derechos de su catálogo, quiere poner en órbita su nueva productora independiente y revalidar el éxito de un documental precedente, 'Metallica: some kind of monster', que en 2004 recaudó cifras millonarias.

Y si la ración de rock duro en tres dimensiones no te deja satisfecho, a finales de este año surgirá la oportunidad de encerrarse en la oscuridad de los cines IMAX para presenciar a Guns N' Roses y su 'Appetite for Democracy'. La película fue grabada el pasado noviembre, mes que la banda de Axl Rose pasó mayoritariamente actuando en el Hard Rock de Las Vegas y, conociendo sus virtudes, disfrutando de los muchos placeres de la ciudad del juego. El largo documental contiene nada menos que 26 canciones y algunos momentos en los que podría dejar en pañales (y mira que es difícil) a Motorhead y sus despliegues en directo de chicas ligeras de ropa y pirotecnia. El circo del rock en todo su esplendor. Y tres dimensiones.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Rock de cine
Axl Rose, vocalista de Guns N'Roses.
Pasarelas de moda
Fotos de las propuestas de todos los diseñadores
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.