El Correo Digital
Jueves, 31 julio 2014
sol
Hoy 13 / 23 || Mañana 13 / 25 |
más información sobre el tiempo
Temas de ocio
Estás en: > >
Claves para sobrevivir al 'Ra-ta-plan' donostiarra

tamborrada de san sebastián

Claves para sobrevivir al 'Ra-ta-plan' donostiarra

Aquí van algunos consejos para moverte este fin de semana por la capital guipuzcoana y disfrutar de su fiesta grande

18.01.13 - 18:52 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Llega el gran día del año para los donostiarras. Este domingo es 20 de enero, San Sebastián. 24 horas de fiesta al ritmo de la Tamborrada. Una fiesta única que los ciudadanos de la capital guipuzcoana la viven con devoción. 20.000 personas -15.000 adultos y 5.000 niños- toman las calles de la ciudad para disfrutar de un Ra-ta-plán constante a los sones de las piezas del maestro Raimundo Sarriegi. Ellos son los protagonistas de la fecha más especial del año para los donostiarras, pero la Tamborrada es más que una fiesta local. Cualquiera puede unirse, aporrear el tambor o seguir a las cientos de compañías que, en un programa estudiado para que la fiesta llegue durante 24 horas a cualquier esquina de la ciudad, recorren las calles de San Sebastián.
El origen de la fiesta tiene que ver con la dominación francesa a comienzos del siglo XIX y también con la cercanía de los carnavales. De hecho, en la Marcha de San Sebastián, la pieza principal de Sarriegi escrita en 1860, así se señala, y es que con la fiesta del día 20 se iniciaba un ciclo de celebraciones que concluía con el entierro de la Sardina. La Unión Artesana, la compañía que se encarga de la arriada de la bandera con el final del día 20, es la más antigua, ya que vio la luz en 1836. Euskal Billera y Umore Ona también son centenarias, mientras Gaztelubide, que celebra la izada de la bandera, comenzó su andadura en 1934. Este domingo, en la ciudad circularán 125 compañías, o lo que es lo mismo, 15.143 participantes, a los que hay que sumar los más de 5.000 niños de la infantil.
Advertencias
Una vez presentada la fiesta, es hora de dar algunas claves para disfrutarla como se merece. Porque aunque no se seas donostiarra, es un buen plan acercarse a San Sebastián a ver el espectáculo. Eso sí, hay que recalcar dos cuestiones. La primera es que al coincidir la fiesta el domingo, la ciudad estará abarrotada, con lo cual, espectáculos como la izada (a las 0 horas del día 20) se convertirán en una odisea para las personas que quieran verlo en directo desde la plaza de la Constitución. Y la segunda es que la Tamborrada dura 24 horas, pero a nadie se le ocurre estar permanentemente detrás de las compañías desde el inicio hasta el fin de la celebración. Hacerlo sería una sobredosis de tambor que nos llevaría a odiar para el resto del año todas las melodías del maestro Sarriegi.
La noche
La Tamborrada se disfruta seleccionando. Hay quienes optan por los actos multitudinarios, otros por los emotivos, otros por los más donostiarras, y hay quien opta por la mezcla al gusto. Es la mejor manera para vivir la fiesta sin saturarse. Para un donostiarra, la fiesta arranca antes de que llegue el día 20. Porque la cena del 19 es el banderazo oficioso del día grande. En casa o en sociedades, la gente se reúne pronto para cenar, y de ahí acudir a la Parte Vieja para presenciar el acto en el que el alcalde levanta la bandera de la ciudad desde el balcón de la vieja biblioteca municipal. Si alguien quiere acudir a San Sebastián desde la tarde del sábado, lo mejor es reservar con tiempo para cenar, porque los restaurantes estarán atestados. Otra solución es hacerlo fuera de la ciudad, en cualquiera de las localidades colindantes, donde no habrá tantos problemas para encontrar una mesa libre.
La izada de bandera es el momento esperado por todos. Este año, además, será más especial que nunca. Porque se ha establecido que la Tamborrada sea el punto de salida de la celebración del bicentenario de la quema de la ciudad (31-8-1813), con lo cual se introducirán nuevos elementos en un acto muy marcado, muy marcial. Habrá dantzaris que escenificarán la quema y reconstrucción de la ciudad a los sones de la Primitiva Marcha -la pieza que el Ayuntamiento ha invitado a tocar a todas las tamborradas con motivo de la conmemoración-.
Pero si uno no quiere verse agobiado entre la marea humana que rebosará la plaza, hay un acto a la vuelta de la esquina más tranquilo, menos vistoso quizá, pero más emotivo. Cuando Gaztelubide termina de interpretar las piezas en el escenario de la Constitución, recorre las calles de la Parte Vieja hasta la plaza Sarriegi, donde preside la estatua del maestro que compuso las piezas que tocan las compañías. Ahí se puede disfrutar sin tanta gente de un acto especial.
La mañana
Huelga decir que la fiesta dura toda la noche, que el plan es de lo más variado, y que cada barrio tiene su encargado de despertar a primera hora de la mañana a los vecinos para que salgan a la calle. Porque al mediodía, la tamborrada infantil copa las calles de la ciudad. Más de 5.000 niños desfilan por el centro para orgullo de padres y familiares. Un acto muy bonito, pero que a decir verdad, a aquel que no tiene a un pequeño desfilando, se le puede hacer repetitivo y cansado. Un buen plan para la mañana pasaría por acercarse a la basílica de Santa María a las 10,30 horas y observar como se vive el acto de la misa en honor del Santo (San Sebastián), dejarse caer por Alderdi Eder al mediodía para ver el arranque de la Infantil, y después sumergirse en la Parte Vieja, que a buen seguro estará menos concurrida de lo habitual, al estar media ciudad viendo a los más pequeños.
Por la tarde
La comida del día 20 se celebra en familia. Si la cena del 19 se realiza en las sociedades y con los amigos, la comida se hace en casa. Por eso, para un visitante, será más sencillo encontrar un lugar para comer sin tener que salirse de la ciudad. Es el momento de reponer fuerzas para otra dosis de tamborrada vespertina. Entre las 5 y las 8 es el momento de mayor movimiento y hay recorridos para elegir. Sólo entre la Parte Vieja y el Centro hay 48 tamborradas en 24 horas, 70 si le unimos al barrio de Gros, por citar los más céntricos. Cada una es un mundo, y aunque parezca lo contrario, no hay dos iguales. Las hay marciales, las hay clásicas, las hay juerguistas o familiares. Pero por citar dos especiales y complementarias, uno no debería perderse la de la Peña Anastasio ni la de Ollagorra.
La primera arranca en la calle Easo a las cinco. Y destaca por su número (385 personas), por la vistosidad de sus trajes y por su buen hacer. La segunda toca las primeras notas a las 20,30 horas y lo hace desde un lugar privilegiado, la Batería de las Damas, en el monte Urgull. De ahí bajan hacia la Parte Vieja para finalizar con el fin de fiesta.
Precisamente la arriada de la bandera es un acto que pasa por ser mucho más ‘privado’ que la izada. Después de 24 horas, los visitantes están saciados, agotados o aburridos de tanto tambor y se han ido para casa, mientras los donostiarras despiden ‘su’ fiesta. La Unión Artesana se encarga de recordar que solo quedan 365 días para el siguiente encuentro, aunque esta vez, la pena será mejor llevada. Al coincidir el día 20 en domingo, en San Sebastián el día 21 será este año festivo.
En Tuenti
Claves para sobrevivir al 'Ra-ta-plan' donostiarra
El sonido de miles de tambores inundará la ciudad durante 24 horas.
Pasarelas de moda
Fotos de las propuestas de todos los diseñadores
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.