El Correo Digital
Miércoles, 30 julio 2014
sol
Hoy 13 / 23 || Mañana 13 / 25 |
más información sobre el tiempo
Temas de ocio
Estás en: > >
¿Quién bautiza a las estrellas?

un nombre para cada sol

¿Quién bautiza a las estrellas?

Por solo 38 euros puedes bautizar un sol distante con el nombre de un ser querido. ¿De ahí a la eternidad? No tanto

20.12.12 - 20:11 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
¿Te imaginas que alguien le regala un certificado de bautismo de una estrella con su nombre? Es posible, porque no es muy caro. Basta con 38 euros para que el Registro Internacional de Estrellas (ISR) ponga el nombre que tú quieras a un sol lejano y le mande el correspondiente certificado, acompañado de un mapa estelar para que puedas localizarlo y de un folleto firmado por un astrónomo. Un regalo bueno, bonito y... fraudulentoo. Más falso que una moneda de tres euros.
ISR es una empresa estadounidense que se dedica desde 1979 a la venta de nombres de estrellas. A principios de este año sumaba más de un millón de bautizos estelares. El negocio es redondo y, como solo en nuestra galaxia hay unos 100.000 millones de estrellas, puede que no haya dos clientes a los que hayan asignado la misma. Aunque eso importe poco, ya que sus certificados carecen de validez y cada una de las otras firmas dedicadas a este negocio pasa de los registros de la competencia.
Para cubrirse las espaldas, estas compañías avisan a sus clientes de que no son registros oficiales, ni mucho menos. "Somos una empresa privada que ofrece paquetes de regalos. Los astrónomos no reconocerán su nombre debido a que se publicará solo en nuestro catálogo de estrellas", admite ISR en la sección de preguntas de su web.
Así que, ya sabe, si bautiza una estrella por 38 euros solo está pagando por un pedazo de papel sin valor alguno. Tendría el mismo un certificado que usted se imprimiera en casa por su cuenta y riesgo, o que un doctorado en cualquier cosa de esos que pueden comprarse por la Red. ¿Pero quién bautiza las estrellas?
Un nombre para cada sol
El más antiguo sistema de denominación estelar lo propuso Johann Bayer en 'Urianometria', en 1603. Consiste en dar a cada estrella como apellido el nombre de la constelación de la que forma parte y, como nombre, una letra griega, siguiendo el orden del alfabeto y según su brillo.
Así, Alpha Centauri es la estrella más brillante de la constelación del Centauro -además de ser la más próxima a nosotros-; Beta Centauri es la segunda más brillante; Gamma Centauri, la tercera... Casi todas esas estrellas tienen nombres populares que vienen de antiguo, como Aldebarán, Betelgeuse y la Estrella Polar, que son Alpha Tauri, Alpha Orionis y Alpha Ursae Minoris, respectivamente. Pero, como hay muchas más estrellas en el cielo que las visibles a ojo desnudo -unas 3.000, por si se lo pregunta-, ese sistema solo sirve para unas pocas.
Hay otros métodos de nomenclatura estelar posteriores al de Bayer, y algunos específicos para sistemas múltiples -con dos o más soles girando en torno a un centro de masa común-, supernovas y las denominadas estrellas variables. Son siempre nombres técnicos, como V 1500 Cygni y HD 197433, por ejemplo, porque no se bautizan estrellas con nombres comunes, aunque sí asteroides. Así que, ya sabe, ni Bisbal, ni doña letizia, ni Jesús Vázquez, ni Steven Spielberg, ni Madonna ni ningún otro famoso tiene una estrella con su nombre, por mucho diploma que cuelguen en la pared de donde sea.
El asteroide Achúcarro
El planeta menor 22191 (2113-PL) es ahora conocido también como el asteroide Achúcarro, en honor al pianista bilbaíno Joaquín Achúcarro. Forma parte del Cinturón de Asteroides, que se encuentra entre las órbitas de Marte y Júpiter. El músico vizcaíno no tuvo que pagar nada a nadie por tal honor, sino que alguien presentó una propuesta a la autoridad científica competente y esta dio el visto bueno.
El bautismo de asteroides es una exclusiva de la Unión Astronómica Internacional (IAU) y está supervisado por una comisión formada por astrónomos profesionales. Los descubridores de esos objetos son los que proponen un nombre común. Tiene que cumplir unas normas mínimas: menos de 16 letras, ser pronunciable, no insultante, no ser de contenido comercial... Luego, el grupo de sabios lo admite, o no.
Ciudades, artistas, pensadores... tienen asteroides con sus nombres y no han pagado nada porque los bautismos de otros mundos no están en venta.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
¿Quién bautiza a las estrellas?
Las empresas avisan a sus clientes de que estos registros de estrellas no son oficiales, ni mucho menos.
Pasarelas de moda
Fotos de las propuestas de todos los diseñadores
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.