El Correo Digital
Martes, 30 septiembre 2014
llovizna
Hoy 15 / 25 || Mañana 13 / 24 |
más información sobre el tiempo
Temas de ocio
Estás en: > >
Ponte el jersey, vuelve el grunge auténtico

MÚSICA | EL SONIQUETE

Ponte el jersey, vuelve el grunge auténtico

Soundgarden estrena 'King Animal', con el que regresa al poderoso sonido de Seattle de los primeros años 80

14.12.12 - 18:14 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Seattle empezó a producir un sonido propio a principios de los años 80. Sin embargo, hubo que esperar al final de esa década y al fenómeno Nirvana para que la principal metrópoli de Washington se convirtiera en sinónimo del grunge. Daba igual que bandas como Screaming Trees, Soundgarden o Green River llevaran ya unos años en la carretera. El grupo de Kurt Cobain y el final suicida de éste lograron, sin inventar nada, la sensación de que el grunge nació con ellos. Es más, que el grunge fueron ellos y solo ellos. Con una manita de las majors, amplificaron la fórmula básica del género (a saber, entre otros factores distorsión a patadas, sonidos pesados, orbitaciones heavies, apatía y voces que diríanse recién salidas de la cama) y adornarla con una buena cantidad de excesos y del ego propios del rock; algo que le pareció muy bien a una industria que buscaba un revulsivo al funk, el pop, el r'n'r' y el rock sinfónico y progresivo de los veinte años anteriores. Al fin y al cabo, surgía una nueva generación de adolescentes y postadolescentes a los que era necesario venderles algo diferente, no fuera a ser que se contentaran con tirar de la discoteca de sus padres.
Lo bueno de aquello es que te ponías el jersey, unos vaqueros desgastados y unas chanclas o deportivas, te ibas a Seattle y triunfabas. Aunque muchas formaciones, encabezadas por Mad Seasons o los talentosos Mother Love Bone, apenas perdurasen un par de años, en este último caso por la muerte de su frontman, Andrew Wood. Todo gracias a un efecto Nirvana que, en su lado negativo, hizo que bastantes grupos particularmente buenos quedaran relegados bajo su sombra y simplificados bajo el genérico término grunge, aunque sus sonidos estuvieran enriquecidos por otros géneros. Uno de ellos fue Soungarden, paradójicamente el grupo considerado por los expertos como el ideólogo del movimiento. Sin embargo, la popularidad de esta formación emblemática fundada en 1984 por Chris Cornell se vio primero fagocitada por la banda de Kurt Cobain y, después, difuminada a medida que Nirvana se convertía en un recuerdo; en una aventura, sí, pero con final. De ahí, que sus cuatro miembros, Cornell (una de las mejores escalas vocales del rock), el batería Matt Cameron, el guitarrista Kim Thayil y el bajista Ben Shepherd, decidieran disolver su proyecto en 1997 para embarcarse en unas trayectorias personales, algunas de ellas verdaderamente desastrosas.
Pero he aquí que llegó el final de la última década, un periodo de gozoso reencuentro de bandas históricas. Algunas, por el simple placer de tocar; otras, demandadas por una industria que conoce que son un éxito seguro en estos tiempos de falta de creatividad; y las últimas, por simple necesidad económica. El cuarteto de Seattle volvió a resurgir en 2010 y, después de una serie de conciertos y de componer para unas cuantas películas ('The Avengers' es su última participación en este campo), acaba de estrenar nuevo disco, ‘King Animal’, un trabajo por el que merece la pena hacerse las siguientes preguntas: ¿Dónde han estado estos tipos en los últimos años? ¿Por qué no han hecho este álbum antes? ¿Qué desayunan para mantener su agreste tendencia al rock psicodélico y a desarrollar pasajes contundentes y pesados, como una atmósfera repleta de polvo de hormigón?
Con 'Worse Dreams' como uno de los temas más potentes del disco, que se edita 16 años después de aquel 'Down on the Upside' que cerró su ciclo inicial, 'King Animal' es un regreso al Seattle primigenio pre-Nirvana. Sí, es cierto, puede decirse que el material recién editado no aporta nada novedoso en la carpeta de sonidos de Soundgarden. No provoca sorpresa, pero sí sorprende por el hecho de que estos cuatro tíos sean capaces de elaborar un álbum químicamente puro, profesional, donde ofrecen lo que sus fans posiblemente demanden: su rollo tradicional. Al fin y al cabo, si hubieran preferido incursionar en el punk, se llamarían Nirvana.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Ponte el jersey, vuelve el grunge auténtico
Chris Cornell, vocalista de Soundgarden.
Pasarelas de moda
Fotos de las propuestas de todos los diseñadores
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.