El Correo Digital
Miércoles, 23 abril 2014
claros
Hoy 7 / 19 || Mañana 9 / 16 |
más información sobre el tiempo
Temas de ocio
Estás en: > >
Te echamos de menos, Constantino

LOS PASILLOS DE LA TELE

Te echamos de menos, Constantino

Muchos vendedores de enciclopedias ganarían buenas comisiones gracias a ‘El tiempo es oro’, uno de los mejores programas de la televisión

14.12.12 - 17:59 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
No vamos a echar de menos a Constantino Romero. Es que ya le echábamos de menos desde hacía mucho tiempo. A él le debemos uno de los mejores programas de nuestra televisión. ‘El tiempo es oro’ (TVE 1, 1987-1992) fue el concurso intelectual de finales de los años 80, antes de que llegaran las cadenas privadas y se empezaran a poner de moda los llamados ‘concursos de gran formato’, que premiaban la habilidad del concursante corriendo por una superficie mojada, bailando, escalando... como ‘Humor amarillo’ pero sin chinos. Ahora ya no se hacen concursos de ese tipo porque cuestan un dineral. Y no sabemos si alegrarnos o sentir nostalgia.
Constantino y Janine (la azafata) entretenían las tardes del fin de semana con una propuesta para todos, porque los chavales, como no había otra cosa en aquellos tiempos de la televisión única, también lo veíamos. Constantino ponía aquel rictus severo del profesor a punto de amonestar al alumno que se despistaba pero también dejaba ver la entrega del maestro que ha nacido para enseñar. Sin duda, alguna, aquello era mucho más divertido que ir a clase.
La mejor parte del programa era la prueba final, cuando el concursante tenía que corretear por aquella biblioteca televisiva que era el modesto y sobrio plató de TVE en busca de una respuesta puñetera como ella sola. Aunque para él resultara un poco estresante, visto desde fuera, el trajín del concursante resultaba muy entretenido y a uno le entraban ganas de coger la enciclopedia y cronometrar cuánto tiempo tardaba en encontrar esta o aquella palabra, aunque luego no hubiera premio. Siempre había algún figura que la clavaba y no necesitaba ni llamar a casa para que le ayudaran. Y entonces Constantino, que siempre fue un señor muy serio pero tiene también una de las sonrisas más cálidas de la televisión, parecía alegrarse de verdad, como el profesor que por fin puede poner un diez al alumno.
En aquellos años no había familia que pudiera permitírselo y que no tuviera una enciclopedia llenando los huecos del armario del salón. Seguro que muchos vendedores de los que iban puerta a puerta ganaron buenas comisiones por venta gracias a ‘El tiempo es oro’. ¡Cuánto te echamos de menos, Constantino!
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Te echamos de menos, Constantino
Constantino Romero presentaba 'El tiempo es oro’ a finales de los 80.
Pasarelas de moda
Fotos de las propuestas de todos los diseñadores
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.