El Correo Digital
Miércoles, 22 octubre 2014
nuboso
Hoy 10 / 11 || Mañana 8 / 17 |
más información sobre el tiempo
Temas de ocio
Estás en: > >
Tras las fuentes del Nela

ruta en bicicleta

Tras las fuentes del Nela

Una dura y exigente ruta para conocer el nacimiento del río más importante de la comarca burgalesa de Las Merindades

07.12.12 - 10:40 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
La ruta de hoy es de altos vuelos. Un recorrido sólo apto para ciclistas iniciados y con un fondo trabajado. Son 50 kilómetros. A simple vista puede parecer una distancia asequible, pero el recorrido esconde una exigencia física y técnica muy importante. La excursión es tan dura como bellos son los paisajes que nos va a deparar. La aventura nos llevará a conocer los montes de Samo, que dividen Cantabria y Castilla y León, a través de los verdes prados donde nace el río Nela, muy querido por los burgaleses. Nuestro objetivo final será el pico Cotero Mayor (1.494 metros), que se encuentra situado no muy lejos de la estación de esquí de Lunada.
Antes de calentar motores hay que tener cuatro cosas en cuenta. La primera: se debe cargar una buena cantidad de agua (mínimo una mochila de dos litros). Hay manantiales en abundancia en la zona y brotan en apariencia limpios, pero la presencia de ganadería es nutrida y es mejor no arriesgarse. Segundo: la ruta no es circular, es decir, no acaba y empieza en el mismo sitio. Mi consejo es que, previamente, se deje un coche en la carretera CA-633, a la altura del kilómetro 10, o bien quedar con algún amigo o familiar para que nos venga a recoger allí o al puerto de Estacas de Trueba, que no queda muy lejos. Tercero: es preferible evitar el invierno, ya que la presencia de nieve es casi perpetua entre noviembre y marzo. Y última recomendación: nos vamos a adentrar en uno de los entornos más despoblados de Burgos. Conviene llevar GPS.
La jornada arranca en Villarcayo, municipio ubicado a una hora en coche de Bilbao. Tomamos la carretera hacia Ciguenza, donde atravesaremos el puente que lleva a Salazar. Tras cruzarlo giraremos a mano izquierda para meternos de lleno en un sendero que serpentea paralelo al Nela. El río, cuyas aguas cristalinas recorren la comarca de Las Merindades de oeste a este, será nuestro inseparable compañero de viaje. Tanto es así que remontaremos su curso hasta hallar sus fuentes, que brotan con fuerza en el límite con los valles pasiegos de Cantabria.
Los primeros kilómetros son muy divertidos y de fácil pedaleo. El estrecho camino discurre encajonado entre un bosque de ribera y la vieja vía férrea abandonada de la inconclusa línea Santander-Mediterráneo. Atravesaremos varios muros y puentes que son auténticas obras de ingeniería. Aún hoy se yerguen orgullosas sobre la frondosa espesura de los aledaños del Nela.
Pronto arribamos a Escaño, donde existe una de las iglesias románicas más pequeñas e interesantes de España. En este punto abandonaremos el camino para transitar unos pocos kilómetros por carretera. Será el único asfalto que toquemos a lo largo de todo el día. En el pueblo de Brizuela, donde destaca una estación de tren rehabilitada como albergue y cafetería, retomaremos la pista por la que antaño rodaba el tren.
Puentedey y el túnel de la Engaña

En apenas 10 minutos estaremos ya en Puentedey. Localidad que destaca por la caverna natural de gran belleza y magnitud que el Nela ha labrado en sus entrañas. Conviene pararse a recoger agua en la última fuente que tendremos a nuestra disposición. De paso, admiraremos el monumento natural. A partir de aquí, el camino se empina de verdad. Encaramos unos tres kilómetros de gran dureza para llegar a un páramo llano donde abandonaremos la senda en dirección a la izquierda, hasta alcanzar el borde de un acantilado de gran belleza.
Estamos en la altura intermedia de la zona conocida como las siete peñas, que se extienden desde este punto cercano a Puentedey hasta el pico Bedón (1.081 metros). A nuestros pies, unos 200 metros por debajo de nuestras bicicletas, se levanta el pueblo de Pedrosa de Valdeporres. Las vistas son formidables. Descendemos por un camino que quien desconoce el mountain bike calificaría ‘de cabras’. Conviene tener precaución, pero la bajada resulta tan técnica y revirada como excitante.
Tras la adrenalina que nos proporciona el kilómetro aproximado de descenso llegamos, de nuevo, a la omnipresente vía del tren de la Santander-Mediterráneo. Estamos muy cerca de donde murió el proyecto: el túnel de la Engaña, la obra de ingeniería más ambiciosa que se proyectó durante la posguerra. Construido tras la Guerra Civil por presos republicanos, se excavaron 6.976 metros y, a la larga, supuso la tumba de la línea, dado el enorme esfuerzo desarrollado y las dificultades que rodearon a la iniciativa.
Nuestra ruta pasa a pocos metros del emboquille. Merece la pena desviarse y contemplar el acceso. Hoy el túnel está cerrado por desprendimientos, pero aún hay gente que se aventura a cruzarlo. Desde este punto pondremos rumbo a San Martín de Porres. Será el último núcleo poblado que veamos en el día.
Ascenso muy exigente

Aquí comienza una dura subida que nos lleva a remontar el curso alto del Nela. Las aguas del río bajan con fuerza, encajonadas en un estrecho valle. Lo que viene ahora es una sucesión de senderos, pistas y collados, a través de un embriagador paisaje dominado por la encina, el roble, el castaño, el nogal y el brezo. El suelo arcilloso va dejando paso a la turba. El amplio abanico de fauna con el que podemos cruzarnos contempla el corzo, el jabalí, el buitre leonado y el águila ratonera, entre otros animales.
El ascenso es muy solitario y, en algunos puntos, resulta exigente tanto física como técnicamente. En varias ocasiones tendremos que echar pie a tierra para salvar zonas de piedra y algunos charcos que sobreviven incluso al más caluroso verano. Tras media docena de kilómetros, abandonaremos el bosque para salir a una zona despejada. Encontraremos aquí las rampas más duras del día, con pendientes que rozan el 30%. Muros que han tenido que ser hormigonados para evitar la erosión del agua. A nuestra izquierda aparecen los prados de donde parten las fuentes del Nela.
A simple vista no se ve, pero allí brota el manantial, de diversos puntos indefinidos que confluyen hacia el valle que hemos ganado, no sin esfuerzo. En el collado en el que nos encontramos se puede contemplar la carretera CA-633. Esta calzada y los molinos del parque eólico al que subiremos representan el único signo de civilización en varias decenas de kilómetros a la redonda. El paisaje está también trufado de brañas o casetas para los pastores, deshabitadas durante casi todo el año.
La parte final de la excursión nos conduce a través de una ancha pista de tierra. Es subida, pero si no sopla el viento, se hace con facilidad. Poco a poco vamos ganando altura. La ascensión hacia el pico Cotera Mayor es muy larga, pero las vistas son espectaculares. En días despejados se puede divisar el mar Cantábrico hacia Santander, mientras que si miramos a Burgos, contemplaremos la comarca de Las Merindades, en casi toda su extensión. Y hacia el oeste, en algunos puntos, se observa el embalse del Ebro, muy cercano al nacimiento del río más caudaloso de España.
A mitad de subida hallaremos un reloj de sol de grandes dimensiones. Ha sido fundido recientemente y su presencia llama la atención, en un punto totalmente dejado de la mano del hombre. En el camino, a medida que avanzamos bajo el inquietante sonido de las palas de los gigantescos molinos, también hay más sorpresas como un todoterreno abandonado por cazadores por avería. A kilómetro y medio de la cima dejaremos atrás la segura pista del parque eólico para subir un repecho casi imposible y alcanzar la valla que separa Cantabria y Burgos. El cercado nos acompañará hasta la cima, a 1.494 metros de altitud. Para descender es recomendable deshacer lo andado hasta la carretera.
Tras las fuentes del Nela
Mapa de Googleearth.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Tras las fuentes del Nela
La excursión es tan dura como bellos son los paisajes que nos va a deparar.
Tras las fuentes del Nela
Pasarelas de moda
Fotos de las propuestas de todos los diseñadores
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.