El Correo Digital
Jueves, 24 abril 2014
claros
Hoy 7 / 19 || Mañana 9 / 16 |
más información sobre el tiempo
Temas de ocio
Estás en: > >
6 marcas de txakoli para disfrutar relajado y en copa

de bizkaia, álava y gipuzkoa

6 marcas de txakoli para disfrutar relajado y en copa

Modernos, audaces y bien de precio, los blancos vascos por excelencia han evolucionado hacia un vino de calidad que no se debe escanciar

09.11.12 - 11:57 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
6 marcas de txakoli para disfrutar relajado y en copa
¿Apetece un vino fresquito, vivo, cítrico y amable, de los que se dejan beber con suavidad? Pues entonces apetece un txakoli. Cada vez queda menos de aquellos caldos blancos vascos que se elaboraban de forma de forma artesanal en el caserío, vinos a granel poco cuidados y ácidos que tienen en algunas zonas de Euskadi, como Getaria, Bakio o las Encartaciones una larga, larguísima tradición de siglos. Los txakolis actuales, al menos los que aspiran a convertirse en una alternativa más dentro de la gran amplitud de vinos blancos de la Península, son ya elaboraciones evolucionadas, cuidadas, mimadas por profesionales y al cargo de enólogos que tratan de sacar lo mejor de las uvas tradicionales, como la Hondarribi Zuri (que ocupa cerca del 85-90% de la superficie de viñedos), e incluso se han atrevido a mezclarlas con frutos foráneos como la Riesling centroeuropea para dar complejidad al líquido resultante.
Pero no siempre es fácil desprenderse de la historia, y muchos aún tienen en la retina esos servicios de txakoli bravío en las rondas de poteo, con el camarero brazo en alto para romper el vino en el costado del vaso ancho, tratando de ocultar sus deficiencias gracias al carbónico que resulta del escanciado. Ha sido una estampa tradicional en las partes viejas de capitales y multitud de poblaciones vascas y aún perdura, aunque lo fino, y lo correspondiente a los txakolis de nuevo cuño, es ennoblecerlo con una copa adecuada y con un tratamiento más cariñoso, sirviendo a cierta altura, unos diez centímetros, pero sin provocar que salte el carbónico. La burbuja es inevitable porque es seña de identidad del vino, producto natural de su fermentación. Y es agradable. Pero no debe enmascarar las esencias primarias y la textura de un buen txakoli. Los grandes caldos vascos, de hecho, ya recomiendan abiertamente descartar el escanciado y servir el vino a la manera clásica, como si se tratara de un blanco de calidad de cualquier otra región vinícola.
Hay muchos buenos txakolis en el mercado vasco, procedentes de las tres denominaciones de Getaria, Bizkaia y Álava. Es difícil elegir sólo media docena de los que aseguran calidad y tienen detrás un trabajo bien hecho. Así que, como siempre, les invitamos a compartir sus preferidos ahí abajo, en los comentarios. Nosotros proponemos seis.
Txomin Etxaniz. Getaria. 9-10 euros.
Uno de los clásicos vascos, tanto por historia, con referencias ya a Domingo Echániz ligado a los viñedos en el siglo XVII, como por producción. Es uno de los txakolis que más fácilmente se puede localizar en las tiendas especializadas de Madrid, Barcelona y el resto de España. Dentro de su carácter comercial, es un valor seguro, de bonito color amarillo pálido y aromas frutales, como es norma en el txakoli de Getaria mecido por el mar y el monte. En Etxaniz se elabora también un espumoso, Eugenia, fruto de su apuesta por la innovación.
K5 Argiñano. Getaria. 12-13 euros.
La incursión del cocinero en el mundo del vino del televisivo cocinero vasco Karlos Argiñano y de otros socios se centra en Aia, tercer vértice del triángulo de la Hondarribi Zuri gipuzcoana junto a Getaria y Zarautz. La bodega surge en 2005, cuando comienzan a adquirir viñas con la intención de crear un gran vino vasco, con 100% de uva autóctona. El resultado es K5, un blanco que se recomienda servir en copa, sin golpear, para que el carbónico natural evolucione suavemente y contribuya a potenciar sus notas minerales y frutales. Y muestra de su modernidad es también el tipo de comida con el que se aconseja acompañar. No sólo el clásico marisco, pescados y carnes blancas, sino también con el sushi, una preparación de origen japonés con la que no es fácil acertar con el vino, motivo por el que habitualmente se toma con cerveza. La última producción ha sido de 50.000 botellas.
Itsasmendi 7. Gernika. 10-12 euros
Uno de los más reconocidos txakolis de Bizkaia. Se elabora en Gernika, con vendimia especialmente seleccionada en los mejores años de cosecha. Este '7', procedente del depósito de la bodega con esa numeración, se comenzó a elaborar en 2003 con la intención de obtener otra forma de expresión de la variedad Hondarribi Zuri y Zerratie. Esta idea llevó a los enólogos a mezclar la uva autóctona con un porcentaje variable de riesling, que permitió lograr un txakoli con más estruxctura, volumen y sensación de untuosidad. Madura durante varios meses con sus lías, resultando así un vino más duradero y con cierta capadidad de guarda. En la bodega la sitúan en tres o cuatro años, y en cualquier caso se recomienda una crianza en botella no inferior a tres o cuatro meses. La producción 2011 ha sido de 54.000 botellas.
Egia Enea. Balmaseda. 7-9 euros
Poseedor de premios a nivel nacional, como el segundo puesto en los Baco 2010, otorgado por catadores expertos, Egia Enea es un txakoli que representa de forma magnífica el vino de autor vasco y el txakoli de las Encartaciones, lugar que históricamente ha cultivado la viña desde su aparición en el medievo posiblemente traída por monjes franceses a través del camino de Santiago. La finca que comanda Alfredo Egia fue adquirida en 2001 y poco a poco ha ido creciendo en amplitud, con 5 hectáreas ya en 2007. Egia Enea presenta olores de frutas exóticas, cítricos y melocotón y una entrada en boca con buena acidez y un final largo y limpio.
Señorío de Otxaran. Zalla. 9-10 euros
Firma ligada a otra familia, Laiseka, de gran tradición histórica en el cultivo de la viña y la elaboración de txakoli en las Encartaciones, Señorío de Otxaran es otro de los grandes clásicos de Bizkaiko Txakolina. Destaca por su color amarillo pajizo-verdoso y se presenta con aromas de fruta madura y cítricos. Encontrará numerosos aficionados que lo colocarán en su 'top' de txakolis del territorio vizcaíno.
Beldui. Llodio. 5-7 euros
Arabako Txakolina es la más reciente de las tres denominaciones de origen vascas de txakoli. Tiene sede en Amurrio, pero las viñas se distribuyen por diversas localidades de la comarca de Ayala. Sus productores están empezando a sacar al mercado buenos vinos, que ya pueden competir en calidad con los mejores de las denominaciones vecinas. Uno de ellos es Beldui, de Llodio, bodega que además de txakoli de año elabora una variante fermentada en barrica, un espumoso y un rosado.
En Tuenti
Pasarelas de moda
Fotos de las propuestas de todos los diseñadores
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.