El Correo Digital
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 5 / 10 || Mañana 6 / 10 |
más información sobre el tiempo
Temas de ocio
Estás en: > >
"O me regalas un fin de semana o te pongo a parir en la Red"

CHANTAJES a las casas rurales

"O me regalas un fin de semana o te pongo a parir en la Red"

Millones de opiniones sobre hoteles pululan en Internet y cada vez son más los clientes abusones que usan estos foros como arma arrojadiza

08.10.12 - 18:15 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
'O me regalas un fin de semana o te pongo a parir en la Red'
Cuando la fama de un hotel se conquista por la cantidad de comentarios sin contrastar, proliferan los pufos.
Son buitres de la pernocta, carroñeros del desayuno por la cara, extorsionistas del convite... Han salido a la luz hace unos días, pero su actividad era tan odiada como pública y notoria entre los propietarios de casas rurales de medio país. «O me regalas algo o te pongo a parir en la Red», amenazan. Con esas mismas palabras. Proliferan sobre todo en los alrededores de Madrid y sus víctimas propiciatorias son los dueños de hoteles rurales, lugares a los que el chantajista puede regresar con facilidad.
«Hay gente 'pa tó'», que decía Rafael 'El Gallo'. «Las personas normales no hacen esas cosas. Nosotros llevamos 9 años abiertos y 6.000 personas alojadas y solo me han amenazado una vez en esos términos. Pero en las casas rurales cercanas a Madrid es algo cotidiano. Yo fui el primero en denunciarlo», explica Antón Vázquez, propietario de Casa do Batán, una preciosidad de cuatro habitaciones entre los ríos Loureiro y Cana Vella, en Viveiro (Lugo).
Vázquez conserva como oro en paño los 'mails' que una pareja de clientes le hizo llegar tras sentirse mal atendida. Le amenazaba con poner críticas destructivas en la web de Toprural: 160.000 opiniones publicadas (un 5% de las cuales son negativas) y 20.000 comentarios nuevos cada año. Vázquez optó por hacer pública la amenaza y la cosa no pasó a mayores. «La gente se aprovecha. Ahora tienen en sus manos el arma de la opinión. Y no necesitan haber sido clientes ni identificarse para ponerte a parir en esa página», protesta Antón.
Joseba Cortázar, director de comunicación de Toprural, reconoce las prácticas abusivas denunciadas por Antón y que algunos de sus clientes han abandonado la web por este sistema de comentarios. La mayoría anónimos, ya que basta darse de alta como usuario con una cuenta cualquiera de correo electrónico. «La publicación de las opiniones es inmediata», resalta. De todas formas, los comentarios, asegura Cortázar, se someten a un filtrado. «Tenemos un equipo de siete personas que realiza una moderación a posteriori para asegurarse de que se respetan las normas, como no insultar o no publicar datos personales», señala.
Respecto a los abusos digitales, Cortázar airea que «la experiencia en estos doce años es que las actuaciones fraudulentas de individuos sin escrúpulos no son exclusivas del sector de viajes y, en cualquier caso, son prácticas minoritarias y marginales. La única solución posible -subraya el director de comunicación- es la denuncia ante las autoridades».
TripAdvisor es la mayor web del mundo en materia de recomendaciones de hoteles y restaurantes. Posee una comunidad de 60 millones de usuarios y 75 millones de opiniones disponibles. Sin embargo, recientemente, una asociación de cocineros italianos amenazó con acciones legales contra esta empresa de reservas, después de que un proveedor quisiera 'premiar' a uno de sus miembros poniéndole cinco buenas críticas en el portal.
Un hecho que, según algunas fuentes, pone de manifiesto bien a las claras que la compra y venta de comentarios positivos para ese tipo de páginas es un negocio boyante. Incluso existen empresas, bautizadas eufemísticamente como gestores de reputación on line, que se encargan de crear buena 'fama digital'. En Reino Unido, asociaciones de hostelería han denunciado a portales especializados en gastronomía debido a la proliferación de comentarios negativos que saltaban a la Red sin control alguno. Al parecer, no era extraño encontrar a propietarios de restaurantes animando a sus familiares a saturar de críticas tóxicas a la competencia.
¿El número o la verdad?
«Nos guste o no estamos obligados a vivir en un nuevo sistema de comunicación que, descaradamente, ha renunciado a la verdad, al rigor, a la comprobación del dato y a la fiabilidad de las fuentes a cambio del número de visitas. Tantas visitas tienes, tanto más líder eres en tu sector. Y me importa un carajo si es verdad o no», ha escrito en su blog el periodista especializado en viajes Paco Nadal. En TripAdvisor prefieren hablar de «la opinión de muchos», de «la sabiduría de las masas».
Claro que para los motores de reservas, la cantidad y la calidad de las opiniones es un elemento fundamental, la base del negocio. «El usuario medio lee más de una docena de comentarios antes de tomar una decisión sobre su alojamiento. Como complemento, -señala Blanca Zayas, responsable de relaciones con los medios de TripAdvisor- tenemos más de 11 millones de fotos tomadas por otros viajeros que les ayudan a elegir». También poseen un decálogo de «prácticas ilegales» y «fraudulentas», entre las que incluyen el «ofrecer incentivos como descuentos u ofertas a cambio de comentarios, la contratación de compañías de optimización o terceras partes para incluir comentarios falsos o el intento de dañar o perjudicar a competidores con opiniones negativas», resalta. Claro que si existen los diez mandamientos en la Red, es que otros tantos abusos están al alcance de internautas abusivos...
Los propietarios de las casas rurales saben mejor que nadie de la proliferación de estos jetas. Y en sus páginas web, como Clubrural, dotadas de foros exclusivos para propietarios, se pasan las señas de identidad de los extorsionadores y vuelcan sus sospechas sobre los autores de correos insidiosos. «Las opiniones en la Red son muy manipulables. Y todos sabemos que el hotel o el restaurante que más opiniones positivas consigue, se llena. Para lograr que los comentarios sean fiables, y más en un país como éste, donde florece la imaginación para putear y aprovecharse de las circunstancias, solo los auténticos clientes deberían poder opinar», sostiene José Antonio del Moral, experto en comunidades digitales.
Los que viven del cuento
Nekatur, la red que reúne a agroturismos y casas rurales del País Vasco, «solo acepta en sus páginas opiniones de personas que se hayan alojado en ellos», subraya su responsable, Idoia Ezkurdia. «En nuestro caso, los propietarios siempre pueden dar respuesta a las opiniones en la Red. ¿Chantajes? No, nunca. Eso sí, en los dos o tres últimos años, y a cuenta de que las economías familiares están más agitadas, cada vez se piden más descuentos. A la hora de elegir un alojamiento, lo primero es el destino, después el precio y, en tercer lugar, las opiniones de otros usuarios. Los comentarios -apunta Ezkurdia- son solo otra pata más de la mesa». «Las opiniones, hechas de buena fe, son positivas. Nos ayudan a mejorar», concede Elixabete Etxezarreta, de la casa rural Altzibar Berri, en Urnieta.
María Rosa Fisas, de Casa Doñano, en Ribadeo (Lugo), considera que los comentarios insidiosos «son un mal general». «No puedes hacer feliz a todo el mundo. Hoy se permite la opinión libre y los más críticos suelen ser los peores clientes. Los propietarios tendremos derecho a defendernos ante injurias, maltratos y chantajes. Yo doy un servicio y el cliente, paga. Si no le gusta, mejoraré. Pero hay mucha gente que vive de engañar y de estafar. Denunciar a quienes te amenazan es la única solución para pararles los pies», airea Fisas. Los propietarios de casas rurales propugnan que los comentarios negativos sean acompañados de facturas que acrediten el haberse alojado. De otro modo, dicen, tirar la piedra en Internet y esconder la mano es demasiado fácil...
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Pasarelas de moda
Fotos de las propuestas de todos los diseñadores
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.