El Correo Digital
Miércoles, 22 octubre 2014
llovizna
Hoy 17 / 23 || Mañana 15 / 22 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
¿Cirujanos o ebanistas?

el taller del hospital

¿Cirujanos o ebanistas?

11.01.14 - 00:01 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
¿Cirujanos o ebanistas?
Diversas herramientas de trabajo de los cirujanos./ Fernando Gómez

El quirófano de traumatología es lo más parecido a un taller mecánico que puede encontrarse en un hospital. Taladros, martillos, punzones y gubias permiten a los cirujanos ajustar tornillos, colocar prótesis y reparar huesos rotos. En dos palabras, chapa y pintura. «La especialidad ha cambiado mucho en los últimos veinte años, de una manera radical, pero sí es cierto que somos un poco el taller de los servicios de salud», reconoce el jefe de Traumatología del hospital de Cruces, Carlos Lozano. Ya no se ven en las habitaciones pacientes colgados de pesas y poleas o con la pierna suspendida en el aire, pero «sí es aquí donde se atiende a los heridos con politraumatismos, a los lesionados en accidente laboral y a las víctimas de la carretera». El área hospitalaria donde el trabajo se parece más al del carrocero, al menos en apariencia, es también, sin embargo, el espacio donde se practica la cirugía más minuciosa, la más sofisticada, la mas 'micro' de todas... Y también la más cara.

«Con frecuencia oímos eso de que somos mecánicos, pero yo siempre les matizo: carpinteros sí, pero, ¡ojo!, ebanistas. Esto es carpintería fina», apostilla Marian Aranaz, enfermera de quirófano en el servicio de Traumatología del hospital de Galdakao. El cuerpo de enfermería conoce mejor que nadie los entresijos de ésta y de cualquier especialidad, porque son ellas quienes organizan las intervenciones del día, preparan la cirugía para que nada falle y se ocupan de dar servicio al cirujano. Además, acogen al paciente, le preparan y le brindan todo lo que esté a su alcance para que entre en el quirófano tranquilo, sereno y libre de temores.

La confidencialidad que se forja entre el paciente que va a ser operado y la enfermera que le asiste, aunque se acaban de conocer, es «terriblemente mayor» de lo que uno pueda imaginarse «Literalmente, se ponen en tus manos», relata Aranaz, mientras se dirige al almacén de la unidad. «Recuerdo a una mujer que iba a entrar al quirófano y estaba muy nerviosa porque su hijo tenía que venir del extranjero y no había llegado aún. Por si acaso, quería despedirse. Retrasamos el inicio de la cirugía hasta que comprobamos que estaba allí y pudimos tranquilizarla. Al final, todo salió bien», cuenta y abre las puertas del local para mostrar el interior del almacén. «Aquí está», hace los honores.

Cientos de cajas que parecen de herramientas se apilan, debidamente ordenadas, en las estanterías que llenan la sala. A un lado las que se utilizan para las operaciones de prótesis de rodilla, con sus taladros, cucharillas, punzones, tijeras, articulaciones metálicas, generalmente de titanio... Todo lo que puede necesitarse durante la operación. Junto a ellas esperan su momento los juegos de maletines que permiten cambiar una cadera, restaurar una columna vertebral, recuperar la articulación de la mano... No falta nada. En cualquier instante, puede llegar al hospital un accidentado con mil y una roturas y hay que echar mano de los cofres muy concretos. Un cambio de rodilla ocupa seis cajas. «Un recambio de cadera pueden llegar a necesitar hasta 26», detalla Aranaz.

El desafío de la vejez

Basta abrir una de ellas para explicarse el 'parentesco' entre la traumatología y el bricolaje. Si nunca ha visto una de ellas, ahí tiene como botón de muestra la galería de fotos que acompaña este reportaje. «Hasta los colegas de otras especialidades nos ven como obreros», reconoce el especialista Carlos Lozano. «Lo que no te diré es cómo les vemos nosotros a ellos, ja, ja, ja», bromea. Aun así, lo reconoce sin prejuicios: «Es verdad que en la cirugía del traumatismo hay mucho de trabajo artesanal, de tornillo, broca y chapa. Un hueso roto se recompone abriendo la pierna y con tornillos y placa, fijando fragmentos, igual que un carpintero, pero ésa es una visión parcial de la traumatología: todos los tratamientos, aunque desde fuera parezca mentira, se basan en conocimientos biológicos».

Si un visitante se pone la bata, las calzas, los guantes y la mascarilla pertinentes para asistir 'en vivo' a una intervención, obviamente no presenciaría algo tan jaleoso como el ambiente de un taller mecánico. Pero sí oiría, además del suave cris-cras de tijeras y separadores, ruido de 'tuercas', martillazos y el potente rugido del motor de una sierra, que es un equipo parecido a un taladro que sirve para cortar hueso y adaptarlo a las necesidades de la prótesis que se quiere implantar.

Pese a esa imagen histórica de taller mecánico, la traumatología actual poco tiene que ver con la que se practicaba hace sólo quince o veinte años. En un centro 'de batalla' como el de Cruces -«que cuenta con la tecnología más moderna, pero que ha de afrontar un día a día de saturaciones, listas de espera y demoras», según admite Lozano-, las Urgencias nutren los quirófanos de traumatología durante el fin de semana con heridos por peleas, accidentes de tráfico y «traumatismos de todos los colores». Los accidentes de circulación, sin embargo, ya no son lo que eran.

El desafío al que cada día tienen que enfrentarse, y cada vez más, los servicios de traumatología del mundo entero es la atención de los problemas de salud generados por el envejecimiento de la población. Las camas del servicio estaban llenas en la década de los ochenta y los noventa por víctimas de la carretera, jóvenes en su mayoría, con importantes traumatismos. Esas mismas camas las ocupan hoy ancianos de 80, 90 y hasta 100 años «que se han roto la cadera con un soplo de viento», tal como describe de manera gráfica el jefe de traumatología de Cruces. «Ése es el reto de los servicios de salud del mundo entero, no sólo del nuestro. La población envejece, sus huesos se debilitan e, inevitablemente, se rompen. Es la epidemia del siglo XXI», advierte.

Con el agravante de que la cirugía de la traumatología figura entre los servicios más caros de un hospital. Entre otros motivos, porque se trata de una especialidad en la que se incluye también a la ortopedia y otras pequeñas ramas de la medicina ligadas a ella, como la microcirugía. Una operación tan sencilla como la liberación del túnel carpiano, un conducto angosto de la muñeca que si se estrecha genera dolor y constriñe los dedos de la mano, cuesta unos 1.500 euros. Una cirugía complicada de columna supera los 18.500. Aviso a navegantes: «Existe ya un debate interno, del que nadie se atreve a hablar en público, sobre el copago de la cirugía», adelanta el experto.

Cadera nueva en 80 minutos

La cirugía navegada, que permite visualizar con detalle a través de un ordenador el campo sobre el que se opera; la fibra óptica y otros avances como la endoscopia, que posibilita la realización de intervenciones con una mínima incisión, han encarecido enormemente la traumatología, pero también la han permitido avanzar de un modo inimaginable en otro tiempo. La primera prótesis de cadera que se cambió en Cruces hace 40 años requirió una intervención que se prolongó durante 9 horas. Hoy, esa misma operación se resuelve en 80 minutos. «Es una especialidad muy agradecida, porque hoy casi todo es operable. En la mayoría de los casos entras al hospital con dolor y sales sin él», destaca la supervisora de enfermería de Cruces, Flor Bilbao.

«El nuestro -resume el cirujano- es un hospital de batalla, un taller, donde trabajamos con tecnología de la NASA, pero no somos una clínica suiza de lujo. La noche del sábado tenemos que afrontar sangre, sudor y lágrimas. Hay cosas que nunca cambien, pero con sus carencias ofrecemos un servicio de calidad».

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.