El Correo Digital
Miércoles, 3 septiembre 2014
sol
Hoy 15 / 25 || Mañana 13 / 28 |
más información sobre el tiempo

ISLA MUJERES

La mujer alada

La chilena de origen vasco Margot Duhalde pilotó aviones de combate durante la Segunda Guerra Mundial y por sus méritos figura en la Legión de Honor francesa

17.09.13 - 00:11 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
La mujer alada
Margot Duhalde, a los mandos de uno de los aviones que pilotó

"Finalmente ocurrió. Un avión cayó muy cerca de la casa debido a una emergencia; cuando me acerqué y lo pude tocar supe inmediatamente que quería ser aviadora. Por supuesto que todos pensaban que estaba loca, pero se me metió en la cabeza ser piloto y no hubo nada ni nadie que me lo impidiera". Y vaya si lo logró. Todos esperaban que Margot Duhalde Sotomayor (1920, Río Bueno), nacida en Chile en el seno de una familia "muy tradicional" de origen vasco, encontrara un buen hombre que la mantuviera y que le diera hijos. Pero desde muy pequeña tenía otra idea para su vida y a los 16 años, "de alguna manera me las arreglé para que mi padre, que me aguantaba todo, me pagara el curso de piloto".

Acabado el curso y con pocas expectativas de volar en Chile ("ya era piloto civil, pero qué hacía yo en un país en el que me suspendían cada vez que volaba y donde los hombres me cacheteaban cada vez que se les daba la gana"), cuando las tropas de Hitler invaden Francia, decide enrolarse como voluntaria en la Fuerza Aérea Libre del general De Gaulle. A sus padres les dijo que iba a ejercer de instructora en Canadá, y la creyeron. Se presentó en el consulado francés, pero no fue admitida. Se desplazó a Gran Bretaña, donde llegó en mayo de 1941. En Londres pasó detenida cinco días mientras investigaban sus antecedentes. Allí permaneció hasta recibir la llamada de la Royal Air Force de Inglaterra.

Después, ingresó en las Fuerzas Francesas Libres de De Gaulle pero, como no le permitían pilotar, logró que la transfirieran al Air Tansport Auxiliary (ATA). El ATA se encargaba de trasladar los aviones desde la fábrica hasta sus unidades de combate y retirar los aparatos necesitados de revisión. Primero trabajó como mecánica y, cuando aprendió el suficiente inglés, como piloto. Realizó alrededor de 1.000 vuelos de transporte en más de 100 tipos diferentes, la mayoría cazas Spitfire. Finalizada la contienda sirvió en L'Armée de L'Air en Gran Bretaña, Marruecos y la Metrópoli. Regresó a Chile donde trabajó como piloto en diversas líneas aéreas, como instructora de vuelo, como controlador aéreo y como responsable del Servicio Aéreo de Búsqueda y Salvamento.

Margot Duhalde describe su carácter como "fuerte y decidido, mitad indio y mitad vasco". Ha sido condecorada por el Duque de Kent por sus servicios a Gran Bretaña y por servicios distinguidos a la corona británica. Francia la nombró Caballero de la Legión de Honor en 1946. En su 80 cumpleaños decidió saltar en paracaídas desde 11.000 pies de altura y en 2006, a los 87 años, Francia de nuevo la condecoró con el título de Comendador de la Legión de Honor. Para su autobiografía escogió el título 'La mujer alada'. El libro termina así: "Después de todos estos homenajes, en realidad no me siento diferente de cómo me he sentido toda mi vida y siempre tengo proyectos, porque gozo de excelente salud, camino treinta minutos diarios con mi perrita Maitechu, asisto tres veces por semana a clases de hidrogimnasia en una piscina temperada, practico baile entretenido, manejo mi auto diariamente, vuelo por lo menos dos horas mensuales como piloto al mando, bebo vino tinto y whisky. En resumen: ¡viviré cien años!...". En ello está.

Más mujeres en la II Guerra Mundial

Otras mujeres de origen vasco como ella participaron en el Segunda Guerra Mundial, aunque es difícil atisbar sus nombres en los libros de historia. En la Resistencia antialemana destacaron la vizcaína Regina Arrieta, quien perteneció a la dirección de la MOI (mano de obra inmigrante) del maquis en Toulouse; la isabarra Pilar Claver, que provocó la primera manifestación en Angouleme cantando 'La Marsellesa', como en la película 'Casablanca', tras convertirse en una de las mejores espías de la resistencia antinazi; la donostiarra Dolores Clavero y María Lavayro. En las redes de espionaje sirvieron Vitxori Etxeberria, Itziar Mujica, Delia Lauroba y Tere Verdes. Por su parte, Catalina Aguirre y Marichu Anatol fueron elementos esenciales en las redes de evasión aliadas.

Ver todos los artículos de Isla Mujeres

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
pliega/despliegaLo más leído
pliega/despliegaLo más comentado
pliega/despliegaLo último de elcorreo.com
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.