El Correo Digital
Miércoles, 22 octubre 2014
cubierto
Hoy 14 / 21 || Mañana 12 / 22 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
Ya somos europeos en trabajo a tiempo parcial

NO LABORABLE

Ya somos europeos en trabajo a tiempo parcial

El 16,4% de la población ocupada utiliza esta modalidad, en la que es frecuente el fraude

08.09.13 - 00:01 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

La larga y dura crisis económica ha logrado que el mercado laboral español se haya equiparado de manera acelerada con el europeo en un viejo objetivo de las autoridades laborales: el porcentaje de trabajadores a tiempo parcial. Es decir, aquellos cuya jornada laboral está por debajo de la habitual en una empresa o sector, y que las estadísticas oficiales estiman en un 16,4% del total de las personas ocupadas del país, una cifra que encaja en los estándares europeos, donde está en torno al 19%. Muy lejanos quedan aún los niveles de los países nórdicos, donde más se utiliza.

El desarrollo de esta modalidad de ocupación en España se ha acelerado en el último año, con 154.000 nuevos casos, lo que supone una tasa de crecimiento del 6%, hasta sumar 2,754 millones de personas, una cifra sin precedentes. En el primer trimestre de 2008, al comienzo de la crisis económica, la tasa de trabajadores a tiempo parcial era del 12%.

La jornada de trabajo parcial puede ser una aspiración de muchos trabajadores, pero también, en la mayoría de las ocasiones, si se ha de hacer caso a los sindicatos, que son los que mejor conocen su situación, es una opción no deseada, aunque sea la alternativa menos mala cuando no pueden encontrar un empleo a tiempo completo.

Los trabajadores a tiempo parcial han sido noticia en los últimos meses por los pronunciamientos judiciales que condenaron la discriminación que han venido sufriendo a la hora de acceder a una pensión, lo cual suponía en muchos casos un agravio más al que ya padecían por no poder conseguir una jornada completa. Y en el caso de las mujeres, esa marginación se agrava, porque más de dos tercios de las personas que trabajan en estas circunstancias son del sexo femenino.

Existe un consenso generalizado en que una jornada parcial voluntaria mejora la calidad de vida de las personas que optan por ella, y por tanto de la sociedad en su conjunto, pero a nadie se le oculta que con los elevados niveles de paro existentes, esta fórmula es considerada por las autoridades como una forma de reparto del escaso trabajo existente que contribuye a rebajar las listas de paro y, por ende, el malestar social. Por ello, con frecuencia el Gobierno español ha promovido este tipo de empleo con diversas medidas. Claro que, dado el nivel de paro existente en España, con seis millones de personas sin trabajo, su efecto es como una gota en cubo de agua.

Sin embargo, estos incentivos han favorecido de una forma descarada el fraude en varias áreas de actividad. Cuando de trabajo a tiempo parcial se trata, una cosa es lo que dicen los contratos, con las horas que se cotizan a la Seguridad Social, y otra es las horas efectivamente trabajadas. La hostelería y el comercio son áreas en que es muy frecuente este tipo de fraude. La fórmula permite al empleador mantener la apariencia de legalidad ante una posible inspección de trabajo y le supone ahorrar los pagos a la Seguridad Social. Y eso siempre que al final se pague a los trabajadores la prolongación de jornada en dinero ‘B’, cosa que no siempre sucede. Es posible que la crisis no deje a los empleadores otro camino que el de la picaresca, o el fraude puro y duro, pero no menos lo es que esta actitud supone de violación de los derechos laborales y de vulneración de la libre competencia con el dumping social que supone.

Por si fuera poco, el abuso de esta forma de trabajo condena a millones de trabajadores a percibir en el futuro pensiones más bajas, en proporción a lo cotizado, lo que a la postre supone un factor de pobreza para las personas de un colectivo tan vulnerable como el de los jubilados.

En la Unión Europea hay unos 41 millones de trabajadores a tiempo parcial, y su cifra ha crecido moderadamente durante la crisis. En algunos países es una fórmula muy arraigada, que crece cuando la economía va mal, debido a que se utiliza como fórmula de reparto del empleo. El caso más emblemático es el de Holanda, donde la mitad de la población ocupada tiene un trabajo a tiempo parcial. La fórmula es más frecuente en los países nórdicos, como Alemania, donde la tasa es del 34%, que en los del sur. Así, Francia ostenta un 17,6% e Italia, el 17,8%, mientras que en el Reino Unido es del 25,6%.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Ya somos europeos en trabajo a tiempo parcial
Dos tercios de las personas que trabajan en estas circunstancias son mujeres./ Fotolia

Convertir

en
Resultado
pliega/despliegaLo más leído
pliega/despliegaLo más comentado
pliega/despliegaLo último de elcorreo.com
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.