El Correo Digital
Lunes, 1 septiembre 2014
sol
Hoy 14 / 26 || Mañana 15 / 27 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
La isla de los famosos

destino de lujo

La isla de los famosos

24.08.13 - 01:00 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
La isla de los famosos
Raquel Sánchez Silva, Paris Hilton o Di Caprio, amantes de la siempre animada Ibiza./ E.C.

Rafa Nadal toma el sol en la cubierta de un yate en Ibiza, Guti y Romina pasean a su bebé Enzo con su sombrero de paja y su bolsito de pañales de Gucci por Ibiza, y Raquel Sánchez Silva diluye su luto en la orilla de Ibiza. Borja Thyssen y Cara Delevigne celebran su cumpleaños en un barco en Ibiza y Carmen Thyssen navega por las aguas de Ibiza en su busca. Elena Tablada presume de su novio, Amaia Salamanca del suyo y Fonsi Nieto estrena pareja en Ibiza. Bar Refaeli pone a mil a sus fans en Instagram con unas imágenes en Ibiza, Sean Penn se lía con Cristina Piaget en Ibiza, Leonardo Di Caprio practica flyboard en Ibiza. Paulina Rubio trasnocha en Ibiza, Ana Obregón inaugura temporada en Ibiza, Ana Rosa desconecta en Ibiza, Naomi Campbell duerme en el yate de Kate Moss en Ibiza, Irina Schayk saca pecho mientras Ronaldo mete barriga en Ibiza. Isabel Preysler, Ana y Tamara Boyer ejercen de ellas mismas en el mercado de Ibiza, Paula Echevarría y 'Busta' se besan en su aniversario en Ibiza y David Villa se compra una casa en la playa de Talamanca, que está en Ibiza. Después todos ellos dicen en un momento u otro de sus vidas que les encanta ese lugar por la tranquilidad y por pasar desapercibidos. Visitan lugares en los que no se cabe (no todos), les acechan enjambres de fotógrafos y las cámaras de los móviles de los turistas, que van a ver famosos a la playa como el que va a ver elefantes al cráter del Ngoro-Ngoro. Y pagan unas cuentas que podrían hundir una Pyme. ¿Por qué lo hacen? Porque Ibiza está de moda. Otra vez.

A nadie se le ocurriría negar el atractivo turístico de una de las islas más encantadoras del mundo. Además de un lugar, Ibiza es ya una suerte de estado de espíritu elevado. Está cerca del corazón de Europa, se puede uno bañar en calas desiertas, pasear por el campo y ver unas puestas de sol que hacen que cientos de miles de corazones sean un poco más felices. Ibiza y sus 572 kilómetros cuadrados son una joya, eso no hay nadie que lo niegue, pero el ser humano responde a extrañas mecánicas que hacen que un tipo que gana millones de euros y que podría alquilarse un atolón en los Mares del Sur para él solo termine en una tumbona en un chiringuito bebiendo champán de a 6.000 euros la botella. Está pasando.

En el aeropuerto la mezcla es absoluta. Coinciden gentes que viajan en masa y pagan por cada maleta que cargan en el avión con Paris Hilton, anfitriona de la fiesta de 'Foam&Diamonds' (espuma y diamantes) en Amnesia. Lleva 22 bultos de equipaje. «En la isla hay un turismo 'low cost' y otro que viene a gastar muchísimo. Es como en la edad media, que estaban los reyes y los parias». Habla Carlos Martorell, relaciones públicas de Pachá y uno de los personajes locales que llegó en 1968 a un lugar en el que circulaban los caballos y los Meharis destartalados, antes de que desembarcaran los Lamborghinis y los Hummer limusina en los que entra un equipo de baloncesto.

Camareros de lengua fácil

Uno de los epicentros del famoseo, de la marea de cuerpos con tatoo y montañas de músculo es la playa de Las Salinas, allá donde hace unos decenios paseaban a caballo los pioneros de la isla. El lugar ofrece varias opciones: o pegársela en tierra, o pegársela en el mar. Ahora está de moda el agua. Si no quieren juntarse con 'el pueblo', algunos de los famosos acuden con sus yates (alquiler, unos 6.000 euros el día), fondean frente a la playa y les traen comida y bebida en zodiac. De paso, les fríen los fotógrafos que pagan bien a camareros de lengua fácil (entre 100 y 500 euros por contar dónde está el famoso o dar algún detalle sobre su veraneo).

El chiringuito Malibú es el preferido de los futbolistas. Los lleva allí Labi Champion, un relaciones públicas especializado en las estrellas del deporte. Él les consigue lo que haga falta en la isla y a cualquier precio. Una mesa, un coche, un barco, reservas en Pachá y en Amnesia, las discotecas donde sigue la fiesta… Hasta los RRPP están segmentados por públicos y a los más relevantes se les llama VIP Concierge. «Antes VIP significaba Very Important People; ahora son Very Important Precio», dice Carlos Martorell. «Les encanta pagar caro y punto. Si algo es barato, no les gusta», admite. En las mesas de Las Salinas corre el dinero como la brisa, con una alegría inusitada, casi obscena. Lo que antes eran 'after hours' se han reconvertido en 'beach lounge', espacios elegantes en los que lo mismo se baña uno con un bebé que se mata a gintonics de cardamomo. Es como en cualquier chiringuito, pero a otro precio y con otro glamour. No busquen los manteles de papel, los camareros sudorosos y las cuentas ajustadas. Se trata más bien de un despliegue de comida internacional de calidad, de vinos exclusivos y un personal que podría desfilar en pasarela. «Hay música todo el día. La marcha se está comiendo la calma». Martorell, que promete haber visto a un crío negarse a hacer caca en un servicio porque no había DJ, asegura que los precios que se manejan en el exclusivo mundo de las celebrities se van de las manos. 30.000 euros por una mesa, botellas de Louis Roederer a 20.000. «Uno se llenó el jacuzzi con champán», recuerda. Si le pisan el acelerador con la tarjeta de crédito no hay límites: 200.000 euros en un día es algo relativamente común.

Los que lo gastan están en lo alto de la extensa pirámide de turistas de Ibiza, que son multitud. El destino que comenzó en los años 30 como el refugio de intelectuales perseguidos, que se reconvirtió a lo 'hippie' en los 60 y se urbanizó en los 90, vive ahora una tercera o cuarta juventud.El pasado año visitaron las Pitiusas (Ibiza y Formentera) más de 4 millones de turistas (más de la mitad extranjeros, sobre todo ingleses). Tienen 145.000 vecinos. En Cádiz, con 1.245.000 habitantes reciben la mitad de visitantes.

Abel Matutes 'Junior' ha visto cómo un cliente gastaba 100.000 euros en una botella de champán (30 litros, con virutas de oro) y 7.000 en todo lo demás. El hijo de Abel Matutes, que fuera ministro de José María Aznar, es uno de los mayores empresarios de la isla. Ha vivido con el cambio: «Antes había turismo de alto 'standing' en casas que alquilaban o compraban». Es el caso de Guti (cuentan que gastó 300.000 euros en compras de decoración en una hora), David Villa o Elle McPherson, que vivía de alquiler. «Faltaba una oferta complementaria. Ahora encuentran hoteles que colman todas sus aspiraciones». Uno de ellos es suyo. Se llama Ushuaia Tower y es uno de los centros del lujo. Lo estrenó LeonardoDiCaprio y allí pinchan los mejores DJs del mundo. «En las calas está la calma, pero también puedes encontrar la marcha».

De sus clientes no dice ni 'Pamplona', pero la media de edad es de 40 años y triplican el gasto de un cuatro estrellas: 300 euros por persona y noche. De ahí hacia arriba. Empiezan dándose un baño, comen algo en la piscina (ostras y caviar, por ejemplo), se lanzan unos mojitos al pecho y por la tarde empieza la fiesta. La mesa VIP principal tiene un consumo mínimo de 22.000 euros, aunque caben 25 personas. «Es un ambiente muy diverso. Hay de todo y a los famosos les dejan tranquilos».

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Pasarelas de moda
Fotos de las propuestas de todos los diseñadores
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.