El Correo Digital
Miércoles, 23 abril 2014
claros
Hoy 7 / 19 || Mañana 9 / 16 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
«Yo quería quedarme, pero no había trabajo»

EN BUSCA DE OPORTUNIDADES

«Yo quería quedarme, pero no había trabajo»

Joana Arrizabalaga y Ainize Iriondo son dos jóvenes vascas que han decidido buscar un futuro profesional en otro país

22.08.13 - 00:01 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
«Yo quería quedarme, pero no había trabajo»
Joana Arrizabalaga y Ainize Iriondo se buscaron nuevas oportunidades en Suecia y Alemania./ E.C.

La situación está complicada. Miremos por donde miremos es prácticamente imposible encontrar trabajo, y más siendo un recién graduado. Después de haber pasado veintidos años estudiando –quince en el colegio, cuatro o cinco en la universidad y uno en el máster–, y con uno o varios idiomas para manejarse en el extranjero, muchos jóvenes deciden hacer las maletas. Como Joana y Ainize, dos jóvenes vascas que se han marchado a otro país en busca de un futuro.

Joana Arrizabalaga, Alemania

«Sé que tendré más oportunidades de trabajo con el alemán»

Joana Arrizabalaga está licenciada en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad de Deusto, sabe hablar euskera, castellano, inglés, algo de francés y ahora alemán. A sus veinticuatro años, esta joven de Ondarroa ha pasado de estar un año en Estados Unidos para terminar sus estudios a buscar trabajo en Munich (Alemania). «Vine expresamente a aprender el idioma, porque sé que tendré mayor oportunidad de trabajo en un futuro». Aunque tenía claro que quería alejarse de casa, al menos por un tiempo, para afrontar nuevos retos y tener nuevas experiencias, no era su primera opción. Después de barajar diferentes alternativas –una de ellas fue quedarse en Estados Unidos a trabajar– valoró estudiar un curso intensivo de alemán.

Tras seis meses de experiencia y otros seis que le quedan como mínimo, Joana hace un balance positivo ya que ha encontrado trabajo en la empresa Stylight, una comunidad de moda ‘online’ en la que se pueden compartir estilos tanto de publicistas como de personas corrientes. «Soy muy afortunada por haber llegado hasta aquí. Al principio no fue fácil, el alemán es más difícil de lo que pensaba, pero la gente es disciplinada, trabajadora y luchadora», señala Joana, quien cree que en muchos aspectos Alemania se parece al País Vasco.

El trabajo le viene como anillo al dedo: desde pequeña negociaba con su madre para elegir la ropa, «un día yo y otro día ella», explica. Adora ir de compras y observar diferentes tendencias y estilos. «La moda siempre ha sido uno de mis sectores favoritos para trabajar», recalca Joana. Cuando supo de la oferta de trabajo de Stylight sabía que podía encajar en su cultura empresarial.

Ahora colabora en el lanzamiento de la página web en España, en el departamento de marketing, donde crea contenidos editoriales, mejora la reputación y posicionamiento de la plataforma, observa y analiza distintos mercados, y por supuesto, está pendiente de las últimas tendencias. Pese a estar a más de 1.500 kilómetros de su casa es feliz, porque tiene trabajo y un techo bajo el que vivir.

Ainize Iriondo, Suecia

«Las condiciones no son comparables con las de Euskadi»

Terminó la carrera y quería empezar a trabajar como es lógico, después de pasarse cinco o seis años «hincando codos». Pero desafortunadamente tuvo que cambiar de planes. «Yo quería quedarme en Bilbao, pero no había trabajo», lamenta Ainize Iriondo, una joven vizcaína que estudió Derecho Económico en la Universidad de Deusto. Entonces, se fue a San Francisco, a California, a seguir estudiando, esta vez un master y especializarse en Derecho de la Propiedad Intelectual y las tecnologías de la información y comunicación, y esperar a que la situación se estabilizara. Pero no fue así. A su vuelta, empezó a estudiar el doctorado y a trabajar como abogado por su cuenta, pero «en lo económico, está muy difícil salir adelante», explica.

Inquieta, sin miedo al cambio y con facilidad de adaptación, decidió solicitar una beca de la Fundación Novia Salcedo para salir al extranjero y dejar el doctorado que estaba haciendo por un tiempo. Cuando recibió la carta de aceptación no lo dudó ni un segundo. «Lo tenía claro, era una oportunidad increíble. En dos semanas ya estaba en Lund (Suecia), viviendo una experiencia profesional en un centro europeo», dice Ainize.

Desde finales de mayo está trabajando en la European Spallation Source, un proyecto en fase de construcción de un centro de investigación de materiales con la técnica de espalación de neutrones. Se ha incorporado en el departamento legal, en el que realiza tareas de contratación, propiedad intelectual y establece las bases que dirigirán la empresa.

De momento, se queda hasta finales de noviembre, pero no descarta prolongar su estancia por más tiempo. «Las condiciones que nos ofrecen en Suecia no son, por desgracia, comparables con las que ahora mismo están viviendo muchos de mis compañeros. Por lo tanto, me considero muy afortunada», recalca Ainize.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti

Ahora en portada... elcorreo.com

Visitar portada
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.