El Correo Digital
Viernes, 25 julio 2014
claros
Hoy 18 / 24 || Mañana 17 / 26 |
más información sobre el tiempo

CONSUMO Y OCIO | EROSKI CONSUMER

Alergias de verano

Los baños de agua fría, el sol, los insectos y la comida fría pueden provocar urticarias

19.08.13 - 21:10 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Alergias de verano
Elementos tan comunes como la luz solar o el agua de mar provocan alergias. /Afp

En verano la piel se vuelve vulnerable. Existen diversos factores realmente insospechados que pueden provocar lesiones y alterar su equilibrio. De este modos, elementos tan comunes como el agua y el sol pueden dar lugar a reacciones alérgicas curiosas y poco conocidas, pero que son más frecuentes de lo que se cree. En este artículo se describen algunas alergias características del verano que, incluso, pueden llegar a ser graves, como las provocadas por los baños de agua fría, la exposición solar o las causadas por picaduras de insectos.

Los riesgos del agua fría

La alergia al frío, también conocida como urticaria ‘a frigore’, es una hipersensibilidad poco común que se desencadena con las bajas temperaturas. En este caso, al cabo de pocos minutos de exposición al frío surgen habones pruriginosos en la piel, al mismo tiempo que se produce un enrojecimiento cutáneo. Si la alergia es importante o el contacto prolongado, puede provocarse la hinchazón de la totalidad de la zona afectada. Las lesiones suelen ser pasajeras y se desvanecen de forma rápida a la media hora tras cesar la exposición.

A menudo los primeros síntomas pasan inadvertidos; pueden mostrarse en forma de enrojecimiento y ligero picor en las manos al contacto con agua u objetos fríos, o a través de la inflamación de los labios al comer alimentos a bajas temperaturas. En otras personas puede manifestarse como un cuadro de malestar con dolor de cabeza y fiebre que difícilmente hace sospechar que sea producido por una alergia.

Los motivos de esta urticaria son variados. En algunos afectados el origen es genético y puede aquejar a otros miembros de la familia. Asimismo, puede mostrarse en el curso de otras enfermedades inmunes e infecciones víricas como la varicela, la rubeola o la mononucleosis.

Para las personas que sufren urticaria a frigore severa, la exposición al frío puede provocar lesiones en toda la piel y, a su vez, dar lugar a una bajada brusca de la presión arterial y provocar desmayos. Estas reacciones graves suelen producirse al nadar en aguas frías, con el consiguiente peligro de ahogamiento. Por otro lado, si se padece esta alergia, se debe evitar tomar alimentos demasiado fríos, ya que pueden ocasionar hinchazón en la lengua y las mucosas de la garganta, que pueden ser graves al desembocar en dificultad respiratoria.

Esta clase de urticaria provocada por el frío se puede diagnosticar mediante la colocación de un cubito de hielo sobre la piel durante varios minutos. En las personas que la padecen, cuando se retira el hielo y la piel empieza a recuperar su temperatura, se produce el enrojecimiento y la hinchazón de la piel.

La evolución es variable; niños y adolescentes suelen mejorar por sí solos después de algunas semanas o meses. Pese a que no hay un tratamiento específico para la urticaria a frigore, estas reacciones dermatológicas pueden minimizarse con fármacos, como los antihistamínicos, que limitan la reacción alérgica. Lo más importante es conocer que se padece el problema para poder evitar exposiciones que revistan peligrosidad.

Alergia al agua

Pero no siempre que surgen habones en la piel tras un baño en la playa o en la piscina es el frio el desencadenante; a veces es la propia agua la que provoca la alergia. Esta es la denominada urticaria acuagénica, que se produce por contacto con el agua independientemente de la temperatura a la que se halle.

En general, los síntomas son leves y no se acompañan de manifestaciones sistémicas. Es una forma de alergia rara y en algunos pacientes se ha podido comprobar cierta tendencia familiar.

Cuando el sol irrita

Otra dolencia curiosa y poco frecuente es la alergia producida por el sol, también conocida como urticaria solar. En este caso, se manifiesta con enrojecimiento y habones a los pocos minutos de la exposición a la luz solar.

El primer síntoma es el picor, al que siguen las lesiones en la piel que desaparecen entre una y tres horas después. Si se han expuesto al sol grandes áreas de la piel, las reacciones pueden ser más serias, con síntomas generales como dolor de cabeza, hipotensión y dificultad respiratoria.

Dado que parte de la radiación solar puede atravesar telas finas, en ocasiones las lesiones pueden desarrollarse incluso en zonas cubiertas. Otra curiosidad es que este tipo de irritación también puede ser consecuencia de la exposición a la luz fluorescente.

Para confirmar el diagnóstico se intenta reproducir las lesiones con la exposición a la luz solar o a determinadas fuentes de iluminación artificial.

Alergia y picaduras

Otra alergia de verano es la desencadenada por la picadura de insectos. Hay personas que, tras una picadura, sufren reacciones inflamatorias exageradas, incluso con cuadros generales similares a los provocados por las alergias a los medicamentos. Si se producen varias picaduras al mismo tiempo, el afectado puede mostrar síntomas generales como náuseas, mareos y dificultad respiratoria. En ocasiones, puede revestir gravedad. Para estas personas puede estar indicado un tratamiento desensibilizador y, en caso de picadura, la autoadministración de adrenalina.

Fotosensibilidad por medicamentos

La alergia al sol puede confundirse con la fotosensibilidad por medicamentos. En este caso, determinados medicamentos y productos químicos se depositan en la piel y pueden dar lugar a lesiones cuando se exponen a la radiación solar. Algunas de estas reacciones tienen una base alérgica pero, en su mayoría, es un efecto tóxico.

Existen personas que pueden desarrollar quemaduras solares después un día de playa y extrañarse de que, a pesar de que han estado poco tiempo al sol y de haber usado fotoprotector, la reacción haya sido tan intensa. En este caso debe sospecharse que el culpable pueda ser algún fármaco. Si se sigue algún tratamiento, no está de más leer el prospecto que lo acompaña o preguntar al médico para evitar problemas.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
pliega/despliegaLo más leído
pliega/despliegaLo más comentado
pliega/despliegaLo último de elcorreo.com
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.