El Correo Digital
Miércoles, 16 abril 2014
claros
Hoy 12 / 26 || Mañana 14 / 29 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Rajoy se blinda en vacaciones

con el móvil encendido en agosto

Rajoy se blinda en vacaciones

El presidente cambia su apartamento en la playa de Sanxenxo por una casa alquilada en Ribadumia, también en Pontevedra, por motivos de seguridad. Los últimos días de agosto los pasará en Doñana

29.07.13 - 13:13 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Rajoy se blinda en vacaciones
Mariano Rajoy se da un chapuzón durante unas vacaciones en Murcia.

Bárcenas sí que sabía lo que era organizar unas vacaciones en condiciones. El Himalaya, el Mont Blanc, las cumbres del Cáucaso y el Olimpo griego (con todas sus connotaciones), fueron algunos de los selectos escenarios de su ocio en los tiempos en que el éxito y las ansias de aventura le producían un cosquilleo en el pecho. También estaba ese otro Luis señorito, el que frecuentaba los restaurantes finolis de las capitales europeas y, cada agosto, se dejaba acariciar por el sol en la tumbona, en la urbanización Guadalmina de Marbella, en un apartamento para gente de verdadera categoría que, como no podía ser de otra forma, estaba a nombre de su mujer.

Este verano, en cambio, los planes son forzosamente distintos: el Estado se ha encargado de buscarle alojamiento, en régimen de pensión completa, en Soto del Real, y da la impresión de que no viajará mucho.

No ha sido el extesorero del PP el único perjudicado por el asunto de los tejemanejes financieros: el "caso Bárcenas", que viene a sumarse a una interminable lista de escándalos de corrupción, ha logrado arrinconar cuestiones de calado como la crisis, el paro o los recortes sociales, y está marcando, en particular, la agenda estival de los miembros del Gobierno y, en general, la de toda la clase política española, sobre la que se cierne la sombra de la sospecha.

Se supone que congresistas y senadores deberían estar ya de descanso -con vuelta prevista para el 10 de septiembre, fecha de sus próximos plenos-, pero la comparecencia de Rajoy el p´oximo jueves aún les mantiene entretenidos. En tal situación tampoco el Gobierno puede permitirse mucho relajo, y aunque sobre el papel tengan libre entre el 2 y el 30 de agosto, días de consejo de ministros, la consigna durante estas cuatro semanas es tener el teléfono en la mesita por si hay que salir corriendo a Madrid.

Para un hombre de costumbres como el presidente, Mariano Rajoy, todos los cambios suponen cierta contrariedad. Él, que solo pide a las vacaciones que le permitan desconectar y hacer la vida más parecida a la de una persona normal, sabe que su reposo ya no se respeta como antes y que la posibilidad de despertar sobresaltado es cierta.

Durante más de veinte años, Rajoy ha disfrutado con Elvira, su mujer, y sus hijos, Juan y Mariano, de su apartamento en primera línea de playa en Sanxenxo, en Pontevedra. Allí, la gente le conoce y le quiere (en términos generales), y los madrugadores no se extrañan de encontrárselo paseando en bermudas por A Lanzada, coincidir en el restaurante del Náutico a la hora de comer o verle salir a pescar en el barco de algún amigo.

El año pasado ya se vio obligado a modificar su rutina por la imposibilidad de incrustar el despliegue policial que garantiza su seguridad en la zona donde tiene su vivienda, así que optó por retirarse a casa de su hermano Enrique en Canelas, no muy lejos de allí. Este verano persiste el problema, de ahí que se haya decidido a alquilar una vivienda en Ribadumia -como ya hizo en sus tiempos de ministro con Aznar-, sin salir de la provincia.

Llegó a decirse que la mudanza era debida a las quejas de los vecinos, hartos de identificarse a cada paso ante los agentes que lo rodean. Alfonso Bayón, un fijo del veraneo en la localidad, lo niega. «Mi mujer incluso decía que cuando está él allí parece que estamos más seguros. La verdad es que cuando nos hemos cruzado con él por el paseo marítimo y nos hemos dado la mano, no ha venido ningún guardaespaldas a agarrarme del cuello».

Con los de las preferentes

Lo que sí le suena es que el pasado verano tuvo algún encuentro con los afectados de las preferentes que quizás esta vez quiera evitar. Se decía entonces que había un retén de estafados decididos a echársele encima en Sanxenxo; al final, solo se encontró con un par de ellos, con quienes terminó conversando amigablemente en una cafetería a pesar de no ofrecerles una solución convincente a su problema. Es posible que ya no confíe tanto en sus dotes persuasivas.

Hay que recordar además que en agosto de 2012 el país vivía pendiente de un rescate económico que parecía inminente, de modo que el presidente exigió a sus más estrechos colaboradores disponibilidad absoluta y discreción. Él mismo se saltó alguna de sus citas tradicionales, como el baile de las debutantes en el Liceo Casino o las corridas de las fiestas de La Peregrina, consciente del daño que podrían causar unas fotos suyas bailando animadamente de smoking o fumándose tan pancho un cohiba en los toros mientras los ciudadanos pasaban las de Caín. Doce meses después, y a pesar de que ya no se espera la visita de esos hombres de negro procedentes de Europa, la situación sigue sin ser boyante y se mantiene la recomendación de prudencia. La intención de Rajoy es pasar un par de semanas en Galicia y reservar el resto para Doñana, con el Palacio de Las Marismillas a su disposición. Su padre, Mariano, compartirá esos días con él.

No hay planes extraordinarios para los ministros que han accedido a revelarlos, y prácticamente todos coinciden en un rutinario programa de familia, lectura y descanso en sus casas de veraneo. Eso es, más o menos, lo que piensa hacer Luis de Guindos, responsable de Economía, en cuanto le dejen escaparse a Marbella. Cuenta también con poder jugar al tenis, una de sus grandes aficiones, que le permitirá sacudirse a raquetazos la tensión que seguro le producen los reveses de los mercados. Por el contrario, Cristóbal Montoro, ocupado también en asuntos de dinero, empleará su tiempo en actividades mucho más contemplativas, quizás influido por la serena panorámica que contempla desde su refugio en Guadarrama: el titular de Hacienda busca su equilibrio a través de la jardinería.

No tienen tampoco mucho misterio los días de asueto de Ana Mato, ministra de Sanidad, después de un curso duro. Viajará -posiblemente en la semana del 12 al 18- hasta el Puerto de Santa María, donde tiene un apartamento, para estar con los suyos, relajarse en la playa y mantener el bronceado. En todo caso, da por descontado que habrá de hacer alguna ronda por su despacho.

La costa es siempre un buen destino, sobre todo para los aficionados al mar como José Manuel García-Margallo, a cargo de la cartera de Asuntos Exteriores. La vela es su pasión, así que siempre que tiene la oportunidad acude con la familia a su refugio de Jávea, en Alicante, y sube a bordo de su velero de doce metros para quitar la gana de navegar. Antes tenía el amarre en esa misma localidad, pero en vista de cómo están los precios se ha decidido a llevarlo hasta Burriana, en Castellón.

Jorge Fernández Díaz, puede que por ser ministro de Interior, introduce algo de intriga en su tregua estival. Explica que, como hace habitualmente, pasará estos días con su familia, leyendo, descansando y pendiente del teléfono por lo que pueda suceder. Eso sí, no revela dónde, por motivos de seguridad.

El móvil fue un verdadero martirio para Miguel Arias Cañete el año pasado: cada vez que sonaba era para avisarle de un nuevo incendio. Espera que este agosto no sea tan angustioso: la lluvia caída y el verano remolón hacen que disminuya el riesgo de que el fuego devore los bosques. Es sabido que el ministro de Agricultura es un enamorado de los coches y experto piloto, pero en esta época se olvida de la velocidad y cambia las carreras por los paseos. Se retirará a su casa de Jerez para estar con su mujer, sus hijos y, sobre todo, los nietos. Si le dejan, cogerá algún libro de novela negra.

Si no hay novedad, José Manuel Soria (Industria) y Ana Pastor (Fomento), volverán, respectivamente, a Las Palmas y Sanxenxo, donde cada uno acostumbra a recargar la batería. Con algo menos de seguridad se puede aventurar que Alberto Ruiz-Gallardón, ministro de Justicia, repetirá vacaciones en Nerja, la localidad malagueña famosa gracias a Chanquete.

Los demás, no sueltan prenda. La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, nunca ha sido amiga de contar sus planes; José Ignacio Wert (Educación), el ministro más pitado, tampoco ofrece pistas, como tampoco las dan Fátima Báñez (Empleo) ni Pedro Morenés (Defensa).

En cuanto a sus correligionarios, se puede dar por hecha la presencia de Dolores de Cospedal, secretaria general del partido, en Marbella. Alfonso Alonso, portavoz del PP en el Congreso, se rodeará de chiquillería en Chiclana. Esperanza Aguirre seguirá fiel a Asturias, aunque también tiene previsto viajar a Noruega para participar en un torneo de golf en el que se ganó una plaza. Mientras, Aznar lucirá sus abdominales en Guadalmina.

La oposición también descansa. El socialista Alfredo Pérez Rubalcaba volverá a bañarse en la playa de Toranda aprovechando su estancia en Llanes (Asturias), donde intentará revalidar su fama de buen jugador de mus. Toni Cantó, de UPyD, con vivienda en Ibiza, no tiene que pensar a dónde ir. Su presidenta, Rosa Díez, prefiere Cádiz: ha adelantado sus vacaciones a julio para trabajar el resto del verano.

A Josep Antoni Duran i Lleida (CiU) sí que le espera una temporada movida: pasará unos días en Begur (Gerona) con su familia, no se perderá las fiestas de su pueblo, Alcampell, en la Franja de Aragón, y terminará con un viaje a Paraguay, donde asiste como invitado a una boda.

Mucho más sencillos son los proyectos de Cayo Lara y Gaspar Llamazares, de Izquierda Plural, dispuestos a recuperar fuerzas en casa: el uno, en Argamasilla de Alba (Ciudad Real), y el otro, en Oviedo. En ambos casos es fácil imaginar el calor que van a pasar. De todas formas, siempre es preferible achicharrarse al sol que, como Luis Bárcenas, pasar el verano a la sombra.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.