El Correo Digital
Sábado, 30 agosto 2014
cubierto
Hoy 16 / 18 || Mañana 17 / 24 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
Los conejos de la tele

EL PISCOLABIS

Los conejos de la tele

Pocas cadenas dieron la talla al conocerse el dramático accidente ferroviario de Santiago de Compostela. La palma se la llevó La 1, que hasta hora y media después no se centró en el accidente

27.07.13 - 00:00 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Los conejos de la tele
Informadores gráficos en las proximidades del lugar del siniestro. / Efe

No tengo claro si son conejos o liebres. Porque están famélicos y asilvestrados de forma atípica. De hecho creo que hay miembros de ambas especies. Aunque ayer vi uno que era "un conejo de libro". Miró con descaro y, sin venir a cuento, pegó una voltereta sobre sí mismo, atravesó la verja por un agujero y a punto estuvo de caer a la vía del Metro Ligero, una vía que discurre paralela a Prado del Rey, en Pozuelo de Alarcón, Madrid. Una de las casas de RTVE. Y estoy empezando a pensar que ni son conejos ni liebres. Son las mentes pensantes del ente público. Porque lo sucedido el miércoles, tras el dramático accidente ferroviario de Santiago de Compostela, solo puede explicarse así. No pretenden ser estas líneas una lección de ética periodística, porque ni ha lugar ni soy quién. Tan solo hablo como el perplejo ciudadano que no daba crédito a lo que veía. O, para ser exactos, a lo que no veía.

Estábamos cenando, con el telediario de la 1 de fondo, cuando nos sorprendió un detalle. No decían nada de un accidente que ya era un clamor en las redes sociales. Sobre todo en twitter. Ojo, hablo de mensajes de agencias de información, de total credibilidad, y no de los habituales 'illuminati' de la Red. Es más, en la CNN y en la BBC ya hablaban de ello. En la pública, mientras tanto, la presentadora conectaba un instante con un compañero, vía telefónica, y nos mostraban un mapa de Galicia. De ahí dió paso a otro tema, como quien lee el resultado del Bayern-Barça, y siguió el telediario. Antena 3 ofrecía información a través de unos faldones sobre las imágenes del partido amistoso del Madrid y nos anunciaba un especial, tras él, de un cuarto de hora. Como en Tele 5, donde 23 minutos después del accidente hacían la primera mención. Y la Sexta anunció un especial tras 'Juego de Tronos'. Con todo, la palma se la seguía llevando la pública, que siguió con 'Comando Actualidad' y hasta hora y media después no volvió al accidente.

Tampoco lo hizo mejor el Canal 24 horas, que arrancó cerca de las 11. Salvo la autonómica Gallega y alguna otra, pocas dieron la talla. Y resulta curioso que fueran las más pequeñas. Lo que demuestra que no hay excusas. Es evidente que las reducciones de plantillas, el verano y que era de noche limita la capacidad. Pero otras veces, con menos, se ha informado. No se trata de la calidad. Tampoco de la cobertura. Ni siquiera del interés de las imágenes o su cantidad. A veces un presentador, conectando por teléfono con compañeros y testigos, basta para hacer un trabajo digno. Ya se ha hecho. Pero parece que todo eso es pasado. Porque pasamos de nada a todo. De no hablar del accidente a convertirnos en expertos en raíles, trenes y velocidades. Pero tarde.

El jueves un conocido me llamó indignado para decirme que estaba en una bar tomando un café y en la tele tenían puesto 'Sálvame'."¿Cómo pueden emitir ésto y no hacer un especial?". Más allá del impacto general, le preocupaba el tema porque decían que siete paisanos suyos estaban entre los desaparecidos."No le pidas peras al olmo", respondí. Siendo una televisión privada no se le puede exigir lo que a una pública. Aunque quizá sí, al menos, algo de decencia. O de sentido común. Desentona hablar de ciertas cosas en estos días. Pero no es nuevo. El 11 de marzo de 2004 y en los días posteriores fui testigo de un hecho similar. Trabajaba por entonces en 'Un domingo cualquiera', programa presentado por Ramón García. Y fue él quien convenció a los responsables de entonces de que era una indecencia hacer el programa tres días después del mayor atentado terrorista en España. Les aseguro que se empleó a fondo para lograrlo. La anécdota es ya pública y conocida, pero me sigue costando entender aquellas reticencias a cambiar la programación.

Podría contarles casos similares en otras cadenas. Y me duele porque amo la televisión. Pertenezco a la generación que se crió a su vera y me ha dado de comer durante años. Pero a veces no la reconozco. Ahora sabemos que el tren iba a 190 km por hora y que la televisión va demasiado lenta. O lo que es peor, va tan deprisa, que no se para en lo que de verdad importa. Al final no va a ser conejo lo que vi, sino liebre. La que por no pensar, acabó llegando detrás de la tortuga.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Te ofrecemos todos los eventos de cada día: teatro, conciertos, exposiciones...
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.