El Correo Digital
Miércoles, 22 octubre 2014
nuboso
Hoy 13 / 20 || Mañana 13 / 18 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Un Woodstock católico para la historia

ARCA DE NOé

Un Woodstock católico para la historia

De las 'cristotecas' a la Teología de la Liberación: el viaje del Papa a Brasil, una prueba para su Evangelio social

24.07.13 - 00:07 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Un Woodstock católico para la historia
Multitudinaria 'Marcha por Jesús' en Sao Paulo.

«A partir de ahora el cielo se va a abrir y el infierno va a temblar». La que retumba es la voz de Vitor Sales, que truena, muy distorsionada, entre el ritmo sincopado del 'electro house', salpicado con alabanzas al Espíritu Santo. Sales es un DJ que pincha discos en Río de Janeiro, pero lo hace en una 'cristoteca', en una iglesia donde la música electrónica se mezcla con la catequesis, una fusión que se abre camino en los barrios pobres de la periferia de las grandes ciudades de Brasil. El coloso latinoamericano recibe estos días a Francisco con ocasión de la Jornada Mundial de la Juventud, el 'Woodstock católico'. Las grandes concentraciones de aquel movimiento, icono de la generación de los sesenta, proclamaba el amor frente a la guerra y, mas allá de los excesos que las caracterizaron, fueron jornadas contra el sistema. El Papa, que ha comenzado a limpiar bajo las moquetas del Vaticano, se enfrenta ahora a una visita especial, para profundizar en su Evangelio social, en el país donde nació la Teología de la Liberación. Y no son tiempos de carnaval. Tendrá que hacerlo sin caretas, a cara descubierta. De momento se ha solidarizado con los indignados.

Envuelto en humo blanco, con una Biblia en la mano, Sales reza una breve oración, se santigua y da rienda suelta al 'guateque santo' con canciones como 'Bailando con Cristo', 'Adoremos a María' o 'Invade mi alma'. Las 'cristotecas' han proporcionado a los religiosos un poderoso instrumento para llevar el mensaje de la Biblia a los más jóvenes en el país con más católicos del mundo. De acuerdo con los datos del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística, en 2010 había 123,3 millones de brasileños que se declaraban católicos, lo que supone el 64,6% de la población. Sin embargo, esa cifra cayó 1,3%, frente al avance neopentecostal. Por eso cualquier fórmula es buena para llegar a la gente. Incluso la de los sacerdotes cantantes del movimiento carismático, que incorpora elementos pentecostales como las palmas o la música gospel, y venden millones de copias. El número de fieles de las iglesias evangélicas pasó de 26,2 millones en 2000 a 42,3 millones en 2010, un fuerte crecimiento que ha llevado a ese colectivo a representar al 22,2% de la población. También es notorio el avance de las sectas.

En un país con una fuerte desigualdad social la religión también entra en política. En la Cámara de Diputados existe desde hace diez años el llamado Frente Parlamentario Evangélico, que hoy cuenta con 77 de los 513 miembros de la asamblea y no tiene parangón entre los católicos. En las elecciones de 2010 hubo una candidata que se identificó con la fe evangélica, la ecologista Marina Silva, que quedó en tercer lugar al superar los 19 millones de votos (el 19%). Según una reciente encuesta, Silva tiene hoy una intención de voto del 23% y supone el mayor peligro para la reelección de la presidenta Dilma Russeff, cuya popularidad ha caído del 50% al 31% tras las masivas protestas de junio. Pero también tienen sus ovejas negras. La principal figura evangélica de la política es el diputado y pastor Marcos Feliciano, presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara baja. Pese a su cargo, el legislador, de 40 años, es un fundamentalista que ha desatado la ira de lo movimientos sociales por sus opiniones homófobas y racistas.

Las réplicas de aquellas protestas no han terminado. Si en el país mas futbolero se desataron las críticas al dinero invertido en los estadios para el Mundial de 2014, en el que también es el más católico se critica ahora el presupuesto del viaje papal. El coste de la Jornada Mundial oscila entre 320 y 350 millones de reales (145 y 160 millones de dólares), de los cuales 118 (53 millones de dólares) son pagados por los cofres públicos. Embratur, la agencia de turismo del Gobierno, espera que 1,8 millones de personas participen en la JMJ, que va a generar un impacto en la economía brasileña de 540 millones de dólares. Un estudio de Embratur calcula que los jóvenes inscritos en la JMJ permanecerán un promedio de siete días en el país, con un gasto medio diario de 43 dólares, además de los gastos de hospedaje. Los organizadores calculan que se generarán cerca de 20.000 empleos. La última JMJ, que se celebró en Madrid en 2011, tuvo un impacto de unos 450 millones de dólares en la economía española.

Pero el otro impacto que preocupa a la Iglesia, y a todos los niveles, es el religioso. Francisco se enfrenta al reto histórico de cambiar el rostro de la Iglesia católica, mas allá de oxigenar el gobierno central de la institución con la reforma de la Curia, que ya ha comenzado. En Río de Janeiro visitará la favela de Varginha, en la zona de Manguinhos, pacificada el año pasado. Le servirá para comprobar 'in situ' la brecha entre ricos y pobres. Los pobres, su obsesión. Seguro que se refiere a ellos en la misa campal en la empobrecida región de Guaratiba. En su peregrinación al santuario de Aparecida, lugar emblemático de la Teología de la Liberación –como lo fueron Medellín y Puebla– Francisco tiene la oportunidad de rehabilitar y marcar la reconciliación con ese movimiento que pretendió renovar el mensaje central de la Iglesia con la opción preferencial por los pobres en una de las regiones con mayores desigualdades del planeta. Allí nació hace cuatro décadas y fue severamente condenada por el Vaticano. Roma, bajo el pontificado de Juan Pablo II, acusó de marxista a la Teología de la Liberación por resaltar la opción preferencial de Dios por los pobres y sancionó a varios sacerdotes vinculados a ella, como el brasileño Leonardo Boff o el nicaragüense Ernesto Cardenal. También pidió precisiones al sacerdote dominico peruano Gustavo Gutiérrez – autor de 'Teología de la Liberación. Perspectivas' (1971)–, uno de los padres de esa corriente teológica junto al jesuita uruguayo Juan Luis Segundo, que luego siguieron personajes de la talla de Óscar Romero, asesinado en 1980 en El Salvador, Helder Cámara o Jon Sobrino, autor de 'La salvación está en los pobres'.

En 2007, el documento que hablaba de esa opción preferencial como uno de los rasgos que marca la fisonomía de la Iglesia latinoamericana y caribeña llevaba la firma del cardenal Jorge Bergoglio. «Francisco es un fruto inesperado de la Teología de la Liberación, porque es un representante de la llamada Teologia Popular, que no es marxista ni está politizada, pero que si denuncia con fuerza los horrores de la miseria, la desigualdad y sus mecanismos económicos», sostiene el vaticanista Marco Politi.

El exsacerdote brasileño Leonardo Boff destacó en su blog a inicios de julio que «la práctica pastoral del Papa Francisco está en la línea de la Teología de la Liberación». «Eso es verdad porque el Papa está haciendo suyos términos que la Teología de la Liberación ha usado desde el principio: 'iglesia de los pobres', 'tenemos que estar con los pobres', 'la Santa Sede tiene que ser más austera'», ha declarado a la agencia Efe la teóloga Gladys Huamán, investigadora del Centro de Estudios y Publicaciones.

Hay que recordar que el prefecto de la Doctrina de la Fe es el obispo y teólogo alemán Gerhard Müller, quien fue designado en ese cargo por el Papa Benedicto XVI en 2004. Müller y Gutiérrez se conocen desde 1988 y ambos escribieron en 2004 'Del lado de los pobres, Teología de la Liberación', libro que contiene reflexiones sobre el aporte de esta corriente a la práctica del catolicismo cuya primera edición se publicó en Alemania y en español en 2005. Durante la presentación de la versión en italiano, Müller aseguró que la Teología de la Liberación «es una de las corrientes más significativas de la teología católica del siglo XX». Ratzinger diría después que el conflicto fue un pleito político, no teológico.

Habrá que estar atentos las señales. Tras renunciar a los lujos del palacio apostólico y apostar por la vida austera y sencilla parece que el optimismo de quienes fueron perseguidos está más que justificado. Francisco ha puesto ya en marcha los mecanismos para la reforma de las estructuras del Vaticano, ahora está por ver su papel y decisión en lo que afecta a la doctrina de la Iglesia.

Ver todos los artículos de Arca de Noé

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
pliega/despliegaLo más leído
pliega/despliegaLo más comentado
pliega/despliegaLo último de elcorreo.com
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.