El Correo Digital
Viernes, 1 agosto 2014
tormenta
Hoy 17 / 27 || Mañana 16 / 23 |
más información sobre el tiempo

batallitas

La otra conquista

Esclavos y criados negros participaron en la expansión española en América y guerrearon contra los pueblos indígenas

26.05.13 - 18:21 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

La expansión española en América, la que relatan los manuales de Historia, no fue un asunto exclusivo de hombres blancos, o mejor, de 'empresarios armados', expresión utilizada por los historiadores Matthew Restall y Felipe Fernández-Armesto en el ensayo 'Los conquistadores: una breve introducción'. Esclavos y criados de raza negra, que a partir de 1521 fueron llevados a cientos desde África al nuevo continente, participaron en las campañas contra los indígenas y se significaron en ellas como "feroces combatientes". Sin embargo, su protagonismo fue ignorado por los cronistas, quienes corrieron un velo parecido sobre los indios que se aliaron con los invasores europeos para vengarse de sus opresores locales (a los nahuas mexicanos no les gustaba la costumbre azteca de capturar prisioneros para arrancarles el corazón, cortarles la cabeza y exhibir los cráneos a miles).

Restall y Fernández-Armesto, que son amenos y concisos, matizan algunos lugares comunes acerca de la conquista, sin aprobarlos o descalificarlos. El caballo ya había existido en América, aunque se extinguió, y los españoles lo reintrodujeron. No es cierto que los indígenas americanos vieran a los europeos como dioses. Ahora bien, ser extranjeros sí resultó útil a estos últimos para manipular las querellas locales, inmiscuyéndose en antiguas rivalidades. Por último, los conquistadores no fueron todos españoles, aunque sí la inmensa mayoría, obviamente.

Entre los personajes menos conocidos de aquella época y que se salen de lo corriente -suponiendo que Cortés, Pizarro o Lope de Aguirre fueran hombres corrientes- se encuentra Juan Garrido, esclavo africano que vivió en Portugal y que acabó en América tras haber sido comprado por un español. Obtuvo su libertad después de pelear en Puerto Rico, Cuba y otras islas del Caribe. Entre 1520 y 1530 luchó contra los aztecas, y servicios fueron recompensados con una propiedad en la ciudad de México, donde se asentó con su familia. Allí trabajó de "guardia y pregonero público, ambas ocupaciones habituales para los conquistadores negros que se convertían en colonos". Como muchos españoles en América, Garrido escribió a la Corona exaltando sus méritos, y contó que había sido el primero en sembrar trigo en México.

Los africanos liberados de la esclavitud ocuparon siempre una posición intermedia entre los blancos en la América del XVI y la población indígena. Otro caso parecido al de Juan Garrido fue el del negro Sebastián Toral, veterano de las campañas contra los mayas en el Yucatán, en las que también intervinieron los indios nahuas. Toral llegó a aquella península mexicana en la década de 1530, siendo joven y esclavo, y reapareció en la región hacia 1540, "ya libre, junto a los españoles que intentaron sojuzgar por tercera vez a los mayas". Este colono también trabajó de guardia y formó un hogar. Cuando la metrópoli creó un impuesto para los hijos de los negros de América, Toral protestó y viajó a España para obtener la exención del tributo. También tuvo permiso para llevar armas.

Restall y Fernández-Armesto desgranan pequeñas historias de la colonización, pero no por ello menos interesantes e ilustrativas. "En 1533 -cuentan ambos historiadores-, un grupo de varias docenas de esclavos naufragó frente a las costas de lo que actualmente es Ecuador. Fueron arrastrados hasta la playa, desprovistos de todo, desaliñados y con poco o nada que les valiese como víveres o armamento". Al frente de aquella desgraciada expedición se colocó Alonso de Illescas, un africano bautizado que había vivido en Sevilla. Enseguida trabó relación con el cacique local y se casó con su hija, convirtiéndose automáticamente en el sucesor.

Illescas y su gente actuaron como mercenarios en las querellas de los indios con sus vecinos. Los colonos españoles de Quito lo conocieron como "el rey negro de las Indias" y enviaron "misiones diplomáticas" a su pequeño Estado para que les autorizara a abrir un camino hacia la costa, donde él tenía un puerto. La Corona lo nombró gobernador y prosperó de forma notable, si bien su reino se fragmentó.

Uno de los descendientes, Francisco de Arove, sería inmortalizado con sus dos hijos en un cuadro pintado en 1599 por un artista de Quito. Los tres posan con joyas en la nariz y las orejas, esgrimen lanzas y visten jubones, ponchos y gorgueras "tan lujosas que las estrictas leyes suntuarias las hubieran prohibido en España". Costumbres africanas, ropa española e indígena y tejidos asiáticos.

"La trayectoria hasta el poder de don Francisco de Arove y sus colegas fue la de muchos, o la mayoría de conquistadores españoles, cuyas carreras parecen imitar o simular, concluyen Restall y Fernández-Armesto.

Ver todos los artículos de Batallitas.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
La otra conquista
Francisco de Arove y sus hijos, en un cuadro pintado en 1599 en Quito.
pliega/despliegaLo más leído
pliega/despliegaLo más comentado
pliega/despliegaLo último de elcorreo.com
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.