El Correo Digital
Sábado, 19 abril 2014
nuboso
Hoy 4 / 16 || Mañana 6 / 15 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Los nuevos hipotecados vascos destinan al piso el 31% del sueldo, frente al 47% de 2007

LA VIVIENDA SIGUE SIENDO EL PRINCIPAL GASTO

Los nuevos hipotecados vascos destinan al piso el 31% del sueldo, frente al 47% de 2007

La cuota mensual media en Euskadi baja un 23% en los últimos cinco años al pasar de 908 euros a los actuales 705

05.05.13 - 01:34 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Los nuevos hipotecados vascos destinan al piso el 31% del sueldo, frente al 47% de 2007

La vivienda sigue siendo el principal gasto al que tiene que hacer frente una familia. Pero ya menos. Si hay que buscar algo bueno traído por la crisis económica quizás debamos mirar a la racionalización del mercado inmobiliario. En 2007, en plena pujanza del boom del ladrillo, los vascos que firmaron una hipoteca afrontaban una cuota mensual media de 908 euros. Es decir, destinaban a pagar el piso casi la mitad de sus ingresos (el 47% de su sueldo bruto). El año pasado, tras cinco ejercicios de penurias y recesión, el panorama ya había cambiado de manera radical: los nuevos hipotecados pagan, de media, 705 euros al mes (un 23% menos) y eso les supone dedicar únicamente el 31,5% de sus ingresos antes de impuestos.

Los datos son de la Estadística Registral Inmobiliaria elaborada por el Colegio de Registradores de la Propiedad, Bienes Muebles y Mercantiles de España. El documento ofrece una completa y amplia panorámica sobre el mercado de la vivienda, tanto en el conjunto del Estado como en las diferentes comunidades autónomas, lo que facilita las comparaciones. Como viene siendo habitual, Euskadi se mantiene entre los territorios más caros. Su hipoteca de 705 euros al mes solo es superada por la de los madrileños, que pagan 833. La media española son 586, «situándose a niveles de comienzos de 2005», señala el estudio. Esto significa consumir un 30,79% de los ingresos brutos de las familias, «lo que supone un nuevo mínimo en la serie histórica, dando lugar a una mejora de 18,35 puntos en menos de cinco años» para el conjunto del Estado.

La explicación para este fenómeno es la evidente: «La intensa reducción del precio de la vivienda y las restricciones crediticias», mediante las cuales las entidades financieras limitan los préstamos a los compradores más solventes para evitar riesgos de impago. Es decir, los pisos son más baratos y los compra gente con más dinero, lo que explica que el esfuerzo medio para hacer frente a los pagos haya bajado.

Accesibilidad bajo el 30%

Puede haber quien piense que este relajamiento en la cuantía de los pagos mensuales podría deberse, al menos en parte, a que se contratan hipotecas a más años. Pero no. Más bien al contrario. El préstamo medio suscrito en Euskadi durante 2007 tenía una duración de 340 meses (es decir, más de 28 años), mientras que en 2012 había bajado a 298 (o, lo que viene a ser lo mismo, a 24 años y diez meses).

Así que estamos, según dice el estudio de los registradores, ante una «mejora de los indicadores de accesibilidad» ya que el endeudamiento cada vez es menor. «De hecho, el próximo trimestre -el primero de este año, para el que aún no hay datos- previsiblemente la accesibilidad se situará por debajo del 30% del coste salarial», señala el informe. Pero, pese a ello, «habrá que esperar a la recuperación de las variables macroeconómicas para encontrar una reactivación del mercado inmobiliario», que lleva años en caída libre y sin perspectivas cercanas de mejora.

En este sentido, el documento también deja claro el brutal impacto que ha tenido la crisis en la venta de pisos. El pasado año en Euskadi se produjeron 12.583 compraventas, es decir, un 19,5% menos que en 2011, lo que supone una caída que duplica la media estatal. Pero, si se abre el foco, el cambio de ciclo aún es más visible, porque en 2007 se habían registrado 26.230 operaciones, más del doble que en 2012. Y si nos remontamos al lejano 2005, con el mercado inmobiliario totalmente enloquecido, nos encontramos con 35.313, casi el triple que el año pasado.

Eso sí, el comportamiento de los tres territorios vascos ha sido bastante diferente. Es cierto que durante 2012 las compraventas de pisos cayeron en todos ellos, pero la intensidad del desplome fue dispar. Álava es la provincia con un menor retroceso (del -9,65%, al registrarse 2.940 operaciones), seguida de Gipuzkoa (-13,3% tras venderse solo 4.193 casas). Y lo de Bizkaia es lo más llamativo porque, pese a concentrar más de la mitad de población de Euskadi, solo ha visto formalizarse 5.450 compraventas, lo que supone una caída, según el estudio de los registradores, del 27,67% interanual. De hecho, se trata de la segunda provincia española que más baja, solo superada por Palencia, donde la contracción ha sido del 32%.

En realidad, ya sea en mayor o menor medida, el desplome del sector inmobiliario es una constante en toda España. Las 330.750 viviendas vendidas el año pasado son bastantes menos de la mitad que en 2007 (entonces fueron 788.518). Y las perspectivas para el presente ejercicio siguen siendo negras, porque 2013 «puede venir marcado por la consecución de nuevos mínimos históricos», pronostica el Colegio de Registradores. La reflexión que hacen es la recurrente: «En un escenario de incertidumbre económica, laboral y financiera resulta difícil tomar decisiones relevantes para una economía familiar, como es la compra de una vivienda. Todo ello, unido al elevado nivel de desempleo y la escasez de crédito hipotecario, genera un mercado limitado a un porcentaje muy reducido de población», dice el informe. Cada vez menos gente quiere comprar, y buena parte de quienes desean hacerlo no encuentran financiación por parte de bancos y cajas.

Pedimos 137.005 euros

Aunque parezca que todo cambia, hay cosas que siguen igual. Por ejemplo, que los vascos continúan siendo, tras los madrileños, los ciudadanos que más pagan al mes de hipoteca, como se adelantaba más arriba. Eso, naturalmente, tiene que ver con la cuantía del préstamo. En Euskadi el importe medio de los créditos contratados el año pasado fue de 137.005 euros, un 11,5% menos que el anterior y un 21% menos que en 2007. Esto confirma que, aunque durante los primeros años de la crisis el descenso fue moderado en territorio vasco, lo que no se bajó entonces se baja ahora.

Aún así, la comunidad autónoma sigue estando muy por encima de la media española, donde el importe medio de los nuevos créditos hipotecarios se queda en 105.421 euros (en 2007 eran 151.432), y, de hecho, la cifra vasca solo es superada por la que deben enfrentar los madrileños, que se dispara hasta 171.002 euros. Eso sí, ellos deben destinar al pago de la hipoteca el 37,4% de su sueldo bruto, frente al mencionado 31,5% de los vascos.

Una vez más, y a la vista de la evolución mostrada por la estadística, los registradores no dibujan novedades para el presente ejercicio. «El endeudamiento hipotecario mantendrá su senda bajista» en 2013, vaticina el informe. «Las dificultades por las que atraviesa el sistema financiero profundizan la tendencia a la reducción del endeudamiento en la medida que el escaso volumen de crédito hipotecario es concedido con mayores requisitos de ahorro». En definitiva, queda por delante un año en el que el agujero amenaza con hacerse aún más profundo.

En Tuenti
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.