El Correo Digital
Lunes, 20 octubre 2014
sol
Hoy 13 / 27 || Mañana 15 / 22 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
La comida basura es deprimente

HÁBITOS ALIMENTICIOS

La comida basura es deprimente

Un estudio revela que el consumo habitual de pizzas y hamburguesas incrementa en un 51% elriesgo de sufrir depresión

28.04.13 - 00:01 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Ya está confirmado. La comida basura deprime. Un amplio estudio de las universidades de Navarra y Gran Canaria concluye que los consumidores habituales de pizzas, hamburguesas, salchichas y bollería industrial tienen un 50% más de riesgo de sufrir una depresión. Los autores del trabajo han llegado a esta conclusión después de haber seguido durante más de seis años a un grupo de 9.000 personas sanas con formación universitaria. El trabajo contiene, además, algunos datos sorprendentes. Por ejemplo, que los más aficionados a la comida rápida acostumbran no sólo a hacer menos ejercicio, sino también a quedarse solteros.

«Sabíamos que este tipo de alimentación, rica en grasas trans y aceites que no son de la mejor calidad favorecían la obesidad y las enfermedades cardiovasculares. Ahora también tenemos la certeza de que influyen en la enfermedad mental», afirma el catedrático de Medicina Preventiva Miguel Ángel Martínez, responsable del estudio que se ha llamado 'Seguimiento de la Universidad de Navarra'. El trabajo, que ha merecido su publicación en la reconocida revista internacional 'Public Health Nutrition' ('Nutrición y Salud Pública') comenzó a fraguarse hace doce años. En él, participa también la Universidad de las Palmas de Gran Canaria, donde trabaja desde hace años su primera autora, Almudena Sánchez-Villegas, que llegó procedente de la capital navarra.

Asesorados por la Universidad de Harvard, los responsables del informe reclutaron para el estudio un amplio grupo de hombres y mujeres sanos, de diferentes edades y con formación universitaria. Esta última decisión se tomó tras es cuchar a los expertos americanos, que les indicaron que los grupos de voluntarios con formación académica suelen ser más fieles, es decir que con el paso del tiempo no abandonan el proyecto. Después de más de seis años de trabajo, el 90%de los participantes continúan en él.

La nutrición es fundamental para el buen estado de la salud mental. Miguel Ángel Martínez lo explica de manera muy didáctica. La unidad básica del sistema nervioso central, detalla, son las neuronas, unas células que se comunican mediante señales que se envían unas a otras a través de sus membranas. Ese tejido, la membrana, está cosido fundamentalmente a base de ácidos grasos, que serán de mejor o peor calidad en función de la grasa que se consuma con la dieta. «Somos lo que comemos», recalca el experto.

La comida rápida suele estar cocinada con grasas trans, típicas de los alimentos industrializados. No son naturales, sino generadas de manera artificial mediante un proceso químico llamado hidrogenación, que permite una mejor conservación de los productos. «Es una grasa muy barata, que hace que la comida se conserve mejor y sea más sabrosa, pero su consumo continuado puede resultar perjudicial para la salud», alerta el experto. El estudio sobre la salud mental lo demuestra.

Derrumbamiento

El seguimiento de los 9.000 voluntarios, que fueron seleccionados a través de colegios profesionales de toda España, ha revelado que esa grasa trans artificial se pega a las neuronas como una lapa y aumenta seriamente el riesgo de padecer depresión. No una tristeza profunda, que es una emoción superable, sino un trastorno mental que lleva a la infelicidad y el derrumbamiento personal. Pasado el tiempo de observación, más de 500 voluntarios acabaron desarrollando cuadros de depresión de diferente intensidad, lo que lleva a concluir que el riesgo de padecer la enfermedad es un 50% superior entre los consumidores de 'fast food'.

Uno de cada cinco afectados, el 20%, presentó cuadros de depresión grave, situación que padecieron las pesonas que tenían la dieta más rica en comida basura. ¿Cómo se mide algo así? «Una dieta rica en comida rápida -detalla el experto- es la toma, al menos, de una ración diaria de hamburguesas, pizzas y salchichas». Del mismo modo, el trabajo firmado por Sánchez-Villegas y Martínez permite concluir que una dieta sana y equilibrada, rica en frutas, verduras y pescado y aliñada de ejercicio, previene contra la depresión.

Las consecuencias para la salud del abuso de la bollería industrial resultan incluso peores. «Incluso pequeños consumos se asocian con un riesgo significativamente mayor de desarrollar depresión», concluye la investigadora de la universidad canaria. Los datos obtenidos corroboran los obtenidos en otras investigaciones similares. La Universidad del País Vasco publicó recientemente en 'Nature Neuroscience' un estudio que concluye que la depresión puede verse favorecida por una dieta inadecuada, pobre en ácidos grasos omega 3, que están presentes en el pescado azul, como el atún, las sardinas y las anchoas.

La Organización Mundial de la Salud estima que la padecen más de 120 millones de personas en el mundo, lo que convierte la depresión en una de las principales causas de incapacidad. El estudio de las universidades de Navarra y las Palmas de Gran Canaria contiene, además, algunos datos curiosos. Los individuos que consumen más comida rápida y bollería industrial son más propensos a estar solteros y ser menos activos. Comen peor y su dieta suele ser escasa en frutos secos, pescado, fruta y aceite de oliva. Por lo general, fuman más y también trabajan más, por encima de las 45 horas semanales. Pura estadística.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
La comida basura es deprimente
Los mayores consumidores de comida rápida se quedan solteros./ E.C.
pliega/despliegaLo más leído
pliega/despliegaLo más comentado
pliega/despliegaLo último de elcorreo.com
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.