El Correo Digital
Sábado, 26 julio 2014
claros
Hoy 18 / 24 || Mañana 17 / 26 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
¿Qué consecuencias tiene la prórroga de los Presupuestos?

decidida por el gobierno vasco el pasado jueves

¿Qué consecuencias tiene la prórroga de los Presupuestos?

27.04.13 - 00:08 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
¿Qué consecuencias tiene la prórroga de los Presupuestos?
El Gobierno vasco decidió la prórroga de los Presupuestos en un consejo extraordinario. /Efe

«Todos sabemos que todo resulta más fácil con un Presupuesto aprobado, aunque si no se consigue hay que seguir adelante. El Gobierno tiene que seguir adelante y el país tiene que seguir adelante». La premonitoria frase fue pronunciada la semana pasada por el lehendakari, Iñigo Urkullu, ante un nutrido grupo de empresarios reunidos en la asamblea anual de la sociedad financiera Elkargi. Este jueves, las peores predicciones se cumplían y el Gobierno vasco confirmaba su decisión de prorrogar las Cuentas de 2012 al mismo tiempo que cargaba contra la oposición asegurando que, durante las encalladas negociaciones, habían estado en el «no por el no». La pregunta que muchos se harán es: ¿qué va a pasar ahora?.

Pese a ser un hecho relevante, no contar con un Presupuesto aprobado tampoco es el fin del mundo. Se trata, sin duda, de un duro varapalo en el terreno político, al demostrar la incapacidad del Gabinete de Urkullu para alcanzar consensos en una materia tan trascendente como la planificación del gasto público y evidenciar que la apuesta por la «geometría variable» en la búsqueda de acuerdos se ha tornado en un instrumento ineficaz.

Pero, de la misma manera, desde la vertiente práctica, en el terreno de la gestión diaria de la Administración vasca, la prórroga no supondrá problema alguno para el Gobierno. Incluso, puestos a hacer de la necesidad virtud, gestionar el año 2013 con las cuentas de 2012 permitirá al gabinete tener un amplio margen para absorber a lo largo del ejercicio aumentos de gasto que no fueron contemplados en el proyecto remitido el pasado mes de marzo al Parlamento. Entre ellos, la posible ampliación del margen del déficit si accede a ello el Gobierno central, como ha anticipado Mariano Rajoy, y también los aumentos de recaudación pronosticados por el diputado general de Bizkaia, José Luis Bilbao, procedentes de la actualización de balances de las empresas y de los nuevos impuestos aplicados a la generación de energía eléctrica.

Estas son algunas de las principales claves que presidirán la gestión del Ejecutivo vasco obligado a convivir con un Presupuesto prorrogado.

¿Puede ajustar el Gobierno la prórroga a su proyecto sin acudir al Parlamento vasco?

Si. A pesar de que este año el Ejecutivo de Iñigo Urkullu dispondrá de 1.100 millones menos, funcionará con el presupuesto del año pasado cuyo límite de gasto es mayor, por lo que no será necesario presentar en el Parlamento un proyecto de ley para modificar el capítulo de gastos e ingresos, como establece el Reglamento de la Cámara. «Teóricamente podríamos gastar hasta el límite que tenemos en cada una de las partidas. Pero como evidentemente vamos a hacer una gestión responsable, y ahora se dispone de menos dinero, vamos a ajustar todos nuestros capítulos de gasto al escenario del proyecto presupuestario» finalmente retirado, han explicado fuentes del Gabinete de Urkullu.

Si la situación hubiera sido la contraria, es decir que 2012 hubiera sido un ejercicio económicamente muy malo y 2013 fuese mejor, con una previsión de disponer de más ingresos, en ese caso sí habría sido necesario acudir al Parlamento y someter a votación un proyecto de ley para que autorizase ampliar los ingresos, han precisado. «El proyecto de presupuestos retirado será el espejo» en el que deberán fijarse todos los departamentos para ir ajustando cada una de las partidas, han añadido las citadas fuentes. Tampoco hará falta hacer ajustes vía decreto porque la prórroga presupuestaria es automática y, de hecho, ya se está funcionado con la prórroga desde el 1 de enero.

¿Gastó el Gobierno todo lo que había presupuestado en 2012?

Nunca se gasta todo y siempre hay partidas que no se ejecutan. Según los datos que se acaban de dar a conocer esta semana, el gasto real alcanzó la cifra de 10.245 millones. Hay que tener en cuenta que la Administración vasca ahorró algo más de 200 millones de euros al no abonar la paga extra de Navidad a los empleados públicos.

¿Hay algún problema para pagar las nóminas de los empleados públicos?

Ninguno. El Presupuesto elaborado por el equipo de Iñigo Urkullu contempla la congelación salarial para 2013 e incluso un descenso del gasto en este capítulo de casi el 2%, ya que no se cubrirán algunas plazas que queden vacantes por jubilaciones. Por tanto, en el capítulo 1 –el de gastos de personal– hay crédito suficiente para atender las nóminas de todo el año.

¿Corre peligro la Renta de Garantía de Ingresos si la demanda es mayor que el pasado año?

La respuesta también es negativa. Este tipo de partidas, que son del todo impredecibles porque dependen de la demanda de los ciudadanos que cumplan las condiciones para tener derecho a la prestación –lo mismo sucede en las cuentas del Estado, por ejemplo, con las cantidades que se destinan al desempleo–, se presupuestan como «créditos ampliables». Esto es, que pueden incrementarse sin necesidad de que ello suponga trámite parlamentario alguno.

¿Qué sucede con las inversiones?

Es el punto más conflictivo en una prórroga presupuestaria porque el destino del dinero suele ser finalista y se concreta exactamente para qué proyecto va destinado. En otras palabras, el Gobierno no podría iniciar inversiones que no hubiesen sido planificadas y aprobadas en años anteriores. Pero no habrá grandes problemas en este capítulo, ya que una de las características del proyecto presentado por Urkullu es la congelación de todas las inversiones nuevas y la ralentización de las que ya están en marcha.

¿Corre peligro la financiación de inversiones ya iniciadas como la ‘Y’ o el pago del crédito del BEC?

Ningún problema por este lado. Cuando el Gobierno inicia una inversión de importancia siempre compromete en sus Presupuestos la dotación para los siguientes ejercicios, de tal forma que se dé seguridad jurídica al inicio de una obra o, como sucede en el caso del BEC, a la formalización de créditos con entidades financieras. El dinero para las obras de la ‘Y’ o el crédito asumido en la construcción del BEC están garantizados en los Presupuestos de años anteriores.

¿Tendrá margen el Departamento de Hacienda y Finanzas para emitir la deuda que necesita?

Más que de sobra. La previsión para este año es emitir una cifra en el entorno de los 600 millones de euros, además de haber utilizado un margen de otros 200 millones que figuraba en el Presupuesto de 2012 y que ya se ha colocado en el mercado financiero. El Presupuesto prorrogado contenía autorizaciones para emitir deuda por encima de los 1.000 millones de euros, por lo que tiene margen suficiente para lo que necesita este año.

¿Qué ocurre si el Gobierno quiere dotar un gasto para el que no tiene autorización en el Presupuesto prorrogado?

En este caso, el Ejecutivo estaría obligado a remitir al Parlamento un proyecto de ley puntual para conseguir la autorización de gasto. En este supuesto, tendría que buscar un acuerdo, también puntual, con algunas fuerzas políticas de la oposición que le garantizasen una mayoría suficiente. En la práctica, lo que tendría que proponer en ese proyecto de ley sería una modificación del Presupuesto en vigor.

En Tuenti
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.