Hay que dedicar al menos 20 minutos a la comida

Aunque no causa grandes problemas de salud, comer rápido sí provoca flatulencias y problemas gástricos

F. A.

La comida rápida es insana, según revela el informe 'Seguimiento de la Universidad de Navarra', pero, ¿comer rápido?¿Qué consecuencias tiene para la salud dedicar a la comida menos tiempo del debido? No tan nocivas como el abuso de pizzas y hamburguesas, pero tampoco buenas, según explica el catedrático navarro de Medicina Preventiva Miguel Ángel Martínez.

Las prisas nunca han sido buenas consejeras. Para la digestión, tampoco. El funcionamiento del aparato digestivo empeora de manera considerable si se come de pie, masticando poco y mal los alimentos y minusvalorando el tiempo de la comida. «Cada vez nos parecemos más a los estadounidenses, que se comen un sandwich a todo correr delante del ordenador; y eso sí que genera problemas de sociabilidad muy serios. No deberíamos copiarles en esto», enfatiza el experto.

Una masticación correcta favorece una salivación oportuna de los alimentos y un mejor funcionamiento del estómago, que en caso contrario se verá forzado a trabajar a toda máquina. Si se come con ansiedad se ingiere, además, más aire, lo que inevitablemente generará gases y dolores de estómago. La digestión será más lenta y se dice que las grasas tampoco se absorben adecuadamente si las cosas no se hacen como se debe. El experto de la Universidad de Navarra quita hierro al asunto. «Flatulencias y molestias gástricas son los peores problemas de comer rápido. No hay pruebas convincentes de que se den otras complicaciones a largo plazo», tranquiliza. Aun así, aconseja: «Si no se quiere tener una mala digestión, deberíamos dedicar como mínimo 20 minutos al tiempo de la comida, aunque la hagamos sin compañía».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos