El Parlamento vasco pide "acordar y debatir" impuestos

PSE, EH Bildu y UPyD han logrado sacar adelante esta propuesta, mientras que el PNV y el PP defienden el actual sistema, en el que el control de la política tributaria recae en las diputaciones

DAVID GUADILLAVITORIA
Jon Darpón e Iñigo Urkullu, durante la sesión del Parlamento vasco. / B. Castillo/
Jon Darpón e Iñigo Urkullu, durante la sesión del Parlamento vasco. / B. Castillo

PSE, EH Bildu y UPyD han logrado que el Parlamento vasco apruebe este mediodía una proposición no de ley por la cual se pide que sea en la Cámara autónoma donde "deberá debatirse y acordarse la política fiscal" del conjunto de Euskadi para conseguir la "verdadera armonización fiscal". Se trata de una decisión de alto contenido simbólico, que vuelve a evidenciar la debilidad parlamentaria del Gobierno vasco. Tanto el PNV como el PP se han mostrado en contra de esta propuesta, y han defendido el mantenimiento del actual sistema, donde el control absoluto de la política tributaria recae en las diputaciones.

La iniciativa partía del PSE, que durante los últimos meses ha insistido en que tiene que ser el Parlamento de Vitoria el que al menos fije unas reglas básicas tributarias para el conjunto de Euskadi. "No se trata de suplantar a las Juntas Generales", ha sostenido el portavoz socialista Txarli Prieto, que ha logrado el apoyo de la izquierda abertzale y de UPyD. Los tres grupos han insistido en que la Cámara en la que están representados "todos los vascos" ha de tener poder de decisión sobre las figuras tributarias y la política fiscal, aunque luego sean las instituciones forales las que legislen sobre los "detalles". Según su argumentación, esta fórmula evitaría la desarmonización de los tres territorios y permitiría que todos los ciudadanos vascos paguaran impuestos similares.

Unos planteamientos que no han convencido al PNV y al PP. Con matices, ambos grupos han defendido que el actual sistema sigue siendo efectivo y constituye la mejor herramienta para defender el Concierto Económico. Aunque se trata de una votación histórica y un duro golpe para el Gobierno de Urkullu, está por ver cuál es su aplicación real y definitiva, y si acaba siendo el primer paso para una profunda remodelación del actual sistema institucional.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos