"Me pidió un beso y dijo que nos veríamos después de Semana Santa... y ahora fíjate"

Maritxu, responsable del club del jubilado en el que Vicente pedía a diario un cortado y jugaba a las cartas con los amigos, recuerda junto con otros vecinos a los tres fallecidos

SOLANGE VÁZQUEZ , JON GARAY JAN ECHEVARRÍABILBAO

La muerte de Jesús Fernández Camoerias, su mujer, Yolanda, y Vicente, el padre de ésta, ayer por la tarde en la localidad palentina de Carrión de los Condes ha conmocionado a Trapagaran, la localidad donde residían desde hace "20 ó 25 años", según ha señalado Ángel, un vecino de la localidad vizcaína. "Me he quedado helado al saber la noticia", ha afirmado consternado al tiempo que ha añadido que la familia -"muy buena gente"- era muy conocida en la zona. "Era muy frecuente verles pasear con el perro", ha concluido todavía incrédulo.

Lo mismo le ha sucedido a Maritxu, la responsable del club del jubilado en el que Vicente pedía a diario un cortado y jugaba a las cartas con los amigos, que recordaba triste como el hombre, de 80 años, "me pidió un beso y dijo que nos veríamos después de Semana Santa... y ahora fíjate".

El matrimonio vizcaíno había acudido a su chalé de Palencia para pasar la Semana Santa. Llegaron al mediodía de ayer y esperaban la llegada de sus dos hijos. A media tarde, Iraide, su hija, que está embarazada, les llamó y viendo que no recibía respuesta, telefoneó a una vecina de la urbanización para que acudiera a la vivienda. Cuando ésta acudió acompañada de su marido e hija, vio por una ventana los tres cuerpos tendidos en el salón. Inmediatamente entraron en la vivienda y llamaron al 112, pero nada se pudo hacer para salvarles la vida. Habían fallecido por inhalación de humo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos