El Correo Digital
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 13 / 26 || Mañana 12 / 22 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
Virus Mourinho

EL PISCOLABIS

Virus Mourinho

Nadie se preocupó cuando asomó por Barcelona, porque parecía un simple constipado. Ahora, en Madrid, es letal

23.03.13 - 00:01 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Virus Mourinho
Mourinho, en una rueda de prensa del Real Madrid./ Archivo

Nadie se preocupó cuando asomó por Barcelona, porque parecía un simple constipado. Así que el virus creció. Y al llegar a Madrid, su poder ya era letal. Lejos de controlarlo, le abrieron las puertas y así estamos. Presos del virus Mourinho. No pongan esa cara. Cierto que, con la que está cayendo en esta crisis que llaman vida, parece un asunto menor. Pero no lo es. Porque se está saliendo del ámbito del fútbol para contagiarlo todo. Aunque, por ahora, volvamos al fútbol. Tengo claro que en este deporte nacido juego y convertido en espectáculo los cristales tienen infinitos colores. Y que no hay mejor definición de la palabra eternidad que dos aficionados decidiendo un penalti, aunque sean del mismo equipo. Pero Mourinho está infectando a demasiada gente. Incluidas personas serias. Da igual que se haya pasado por el forro de la entrepierna el escudo, los valores del club que le paga y a sus socios y seguidores. O que ponga en solfa a colegas, premios y entidades. Incluso que ataque a símbolos vivos de su equipo o del fútbol en general. Porque no se detiene, ni le detienen. Y ustedes dirán: ¿A mí qué, si no soy de ese equipo? O apuntarán: Me da igual, porque aborrezco el fútbol. Incluso añadirán: Merecido lo tienen, porque el fútbol es el opio del pueblo. Error. Esta semana hablaba con un conocido sociólogo y está preocupado por el cariz que está alcanzando el tema. "En el deporte hemos encumbrado a tontos, mentirosos y hasta a malas personas. Pero en una disciplina de equipo, que el entrenador luzca tal ego y opte por el individualismo es un ejemplo demoledor para las nuevas generaciones". Amen.

Cuento con amigos entre la afición del Madrid y les veo fuera de sí. Los menos, exigen que Mourinho cambie o se largue, pero los más, ahí está el problema, justifican el grueso y zafio trazo con el que está escribiendo el portugués las actuales páginas del club blanco. A fecha de hoy, y según encuesta, el 80% de ellos están con el portugués. La cosa pinta fea. Primero lo presentaron como una necesaria tensión psicológica. El entrenador llegaba para avivar las apagadas brasas de una afición que es más de murmullo que de ánimos en la grada. Luego dijeron que era para desviar la atención hacia él y evitar presiones a los jugadores. Y todo eso es cierto. Pero Hyde está ganando a Jekyll. Si es que alguna vez existió Jekyll. Nunca en la historia de la Liga hubo un personaje así. Me refiero en un club grande. Los ha habido bocazas, nosotros hemos tenido alguno, macarras, también los frecuentamos, torpes, mejor no dar nombres, o vehementes, de esos tuvimos a patadas. Y el resto de los equipos, igual. Pero Mourinho es el cóctel de todos. No será comisario soviético en la Guerra de Invierno, pero sus molotov son igual de explosivos. Ni sabe ganar, ni mucho menos perder. El último feo a Del Bosque, más allá de la mala relación entre ambos, refleja el desprecio por las formas. Y conste que ha ido dejando pistas a lo largo de su vida pero muchos no quisieron verlo.

Un servidor lo conoció en persona en 1997, cuando era segundo de Robson. Lo elegante que era aquel señor y lo poco que lo es este muchacho. Recuerdo verle en el Villa de Bilbao, ejerciendo de gorila en vez de hacerlo de segundo. En aquel hall dio más codazos que Ballesteros, el del Levante. Y lo mismo en San Mames. Salió más en la tele, que los jugadores. Que se lo digan a Luis Fernández. Se juntaron el hambre y las ganas de comer. Ganamos 2-1. De ahí su cabreo. Hasta entonces no habían perdido un partido y tenían al mejor Ronaldo. Una de sus quejas fue que Luis le había echado en cara que no era el entrenador y que no hablaba con segundones. Curioso. Ahora es él quien acusa de hacer lo propio a los medios con Karanka. Pero éramos el "Bilbao" y no nos hicieron mucho caso. Así que no nos extrañó que acabara chuleando a su afición, coqueteara con los Ultra Sur, metiera el dedo en ojo ajeno, pusiera en tela de juicio el esfuerzo de otros equipos frente al Barça, sacara a Casillas de sus casillas, alentara la teoría de la conspiración mundial contra el Madrid, haga desplantes día sí día también, se saque fotos con otra camiseta, coquetee con otro club…y así suma y sigue. Para los que somos de quedarnos con detalles no hay mejor retrato de Mourinho que el día que ganó la Liga en San Mamés y la Copa frente al Barça. Sus dedos no se metieron en ningún ojo en esas ocasiones. Mostraron al mundo el número de títulos personales del entrenador. Que en un momento tan emotivo y puntual te salga ese gesto dice mucho de ti. Te importa un bledo tu equipo, el club y la afición.

Y lo peor es que sus jugadores acabaron imitándole y colgando las fotos en Facebook y Twitter para ver quién sacaba más dedos. Lo triste es que la afición del Madrid debería haber sacado hasta los dedos de los pies, y aun así se quedaría corta, para mostrar a esa panda de recién llegados los títulos de su club. Y que tenga que escribirlo uno del Athletic… Aquí hemos aguantado, lo decía antes, a entrenadores de todo tipo. Pero a nadie como éste. El Madrid siempre será nuestro máximo rival. No le perdonamos una. Pero respetamos su historia y su carácter. Al fin y al cabo, somos tres los históricos. Cierto que no siempre fueron señores. El Barca tampoco. Sobre todo en los ochenta. Nadie se salva de perder las formas. Tampoco nosotros, ojo. Pero Mourinho va a lograr lo que no lograron otros. Extender el virus de la rabia y la soberbia. Y es una pena. Se lo suelo decir a mis amigos merengues. Saben que hablo desde el desinterés y la objetividad. El Madrid me importa lo mismo que la vida de una ameba. Tampoco me importan los blaugranas. Pero ni eso les convence. Mourinho es como el viento de Levante. Molesta, irrita y termina volviéndote loco. Hay mucha mala leche en el ambiente como para que venga un pirómano de las emociones a liarla. O actúan los bomberos de la FIFA o vendrán malos tiempos. Porque Florentino está contagiado. La suya es una presidencial cebolla. Mientras Mourinho gane algo, seguirá. Así que no hará nada. Y a este paso, el resto tampoco.

Ver todos los artículos de El Piscolabis

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Te ofrecemos todos los eventos de cada día: teatro, conciertos, exposiciones...
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.