El Correo Digital
Jueves, 17 abril 2014
sol
Hoy 10 / 23 || Mañana 7 / 24 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
El mando de la 'tele', en manos de una cinéfila fiel al cooperativismo

retrato de maite iturbe

El mando de la 'tele', en manos de una cinéfila fiel al cooperativismo

Veterana del ente, al que se unió en 1984, le bastan «cinco horas de sueño» al día y «es capaz de llevar una tabla ‘excel’ en la cabeza»

07.03.13 - 10:13 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

«De Mondragón hasta la médula». Así definen a Maite Iturbe quienes la conocen bien. Futura directora de EiTB, gracias al acuerdo alcanzado entre el PNV y el PSE, nació en 1959 en «la cuna del cooperativismo y es fiel a ese espíritu». Tanto en lo profesional como en lo personal. Iturbe cogerá las riendas del ente público en una etapa especialmente complicada, con unos presupuestos ajustados al extremo, y en la que, como licenciada en Empresariales, deberá hacer gala de una «economía de guerra». Según afirman, «es capaz de hacer mucho teniendo poco».

Tras varias reuniones al más alto nivel entre jeltzales y socialistas, ambos partidos pactaron el lunes el nombre de Maite Iturbe como nueva responsable de EiTB, después de la renuncia inesperada de Mikel Agirre –la primera opción que se barajó–. El PSE trasladó al PNV la necesidad de que la persona que sucediera a Alberto Surio debía tener un perfil más técnico que político y ser de la casa. Iturbe cumple con los requisitos, si bien es afín a la formación nacionalista. Histórica de EiTB, entró a formar parte de la compañía en 1984 al lograr plaza en las primeras oposiciones para profesionales de producción. Compartió grupo con el propio Mikel Agirre, así como con Jabier Arizkorreta, actual subdirector de Miramón, y Enrique Lauzirika, coordinador general de la Forta (organismo que agrupa a las televisiones autonómicas). Con carácter previo (entre 1981 y 1984) trabajó en el Gobierno vasco que lideró Carlos Garaikoetxea, primero en la viceconsejería de Euskera y, posteriormente, en el Departamento de Educación.

Desde 1999 es responsable del centro de Miramón en San Sebastián, pero es en el área de Producción donde ha desarrollado gran parte de su labor. Está al frente de la misma desde 1989, un puesto en el que ha mantenido el control sobre los presupuestos internos, su distribución entre los departamentos, la asignación de los recursos e incluso de la negociación colectiva con los sindicatos. Aunque en este último apartado no ocupaba, según aseguran, «la primera línea». «Otra cosa es el peso que tuviera después».

«Trabajadora incansable», «los números son su debilidad» y sabe «sacar tiempo de donde no lo hay». En parte, puede deberse a que «apenas duerme». «Con cuatro o cinco horas de sueño le vale», apuntan desde su círculo cercano. «Capaz de llevar una tabla ‘excel’ en la cabeza», Iturbe ha sido también la responsable de pactar las condiciones de los contratos con las productoras externas, un negocio que mueve millones de euros.

Con apenas presencia pública, pero de trato «correcto» con sus compañeros del ente público –consideran que es «mejor comunicadora» que Agirre–, su perfil negociador resulta, ahora bien, especialmente «duro». Quienes han tratado con ella la definen como una persona «calculadora» y «fría» a la hora de tomar decisiones difíciles y que sabe «muy bien lo que quiere y lo que firma». «Llegar a un acuerdo con ella es complicado, pero si lo haces, lo cumple hasta el final», reconocen desde las productoras.

Es esa trayectoria la que le servirá para afrontar un futuro complicado en EiTB. Al menos, en lo que a la cuestión económica se refiere. Los sindicatos, con los que «no tiene una mala relación», son conscientes de que le toca una ‘papeleta’ difícil de gestionar. «Habrá que ver qué presupuesto le dan y, luego, qué pasos toma», sostienen. A falta de que se concrete la cantidad de dinero que la consejería de Cultura asignará al ente público para este ejercicio, todas las estimaciones auguran un fuerte ajuste de personal –cuenta con un millar de trabajadores– y un redimensionamiento del modelo televisivo.

Aficionada al deporte

Iturbe es una persona «activa», pero no solo en lo profesional. «Es muy deportista, le gusta hacer una hora de gimnasia todos los días, si puede, o correr. Es algo que le ayuda a cargar las pilas», describen desde su círculo cercano. Pero también disfruta yendo al monte y a esquiar. «Celosa de su vida privada», intenta aprovechar el tiempo libre que le deja el trabajo para estar con su familia. Reside en el municipio guipuzcoano de Mondragón, su localidad natal, y tiene dos hijos y una hija, de edades comprendidas entre los 16 y los 20 años.

Otra de sus pasiones es el cine, muy relacionada a su vez con su profesión. Es más, ha sido la encargada de gestionar el 6% del presupuesto anual que EiTB destina a la producción cinematográfica vasca. «Si puede, es de las personas que se ve una película a la semana». Además, es una habitual del Festival de San Sebastián. «El día que va igual acaba por verse tres películas», apuntan. En el plano «ocioso» y, cuando la ocasión lo requiere, no rechaza una buena fiesta. Al contrario. «Es muy animada y suele ser de las últimas en irse a casa», revelan sus conocidos. Lo que les sorprende es que «al día siguiente los demás estamos hechos polvo y ella viene perfecta».

En Tuenti
El mando de la 'tele', en manos de una cinéfila fiel al cooperativismo
Primer plano de Maite Iturbe. /ETB
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.