El Correo Digital
Martes, 21 octubre 2014
claros
Hoy 13 / 24 || Mañana 14 / 20 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
Antonio Jiménez: «Yo voté a Felipe»

el nuevo fichaje de 13 TV

Antonio Jiménez: «Yo voté a Felipe»

Empezó de camarero en hoteles de Mallorca y ahora ejerce de faro del periodismo más conservador en 13 TV. Un amigo común medió en la entrevista a Luis Bárcenas

18.02.13 - 19:23 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Más que un cascabel al gato, Antonio Jiménez (Siles, Jaén, 1956) le ha puesto una campana. El periodista andaluz se estrenó en 13 TV con la exclusiva que llevan días persiguiendo todos los periodistas de este país: una entrevista con Luis Bárcenas en la que el extesorero del PP negó que la letra del cuaderno donde se apuntaba una supuesta contabilidad B fuera la suya.

Veinte minutos de grabación sin imagen, 826.000 espectadores y un 4,2% de ‘share’. Una cifra de récord para un canal que tiene una audiencia residual del 1,4%. El artífice del milagro es Jiménez, aunque tiene ‘truco’ porque un amigo común medió entre él y Bárcenas. «Tuve que insistir mucho porque al principio no quería».

– ¿Por qué confió en usted?

– Ve que la gente que me acompaña en el programa opina con libertad. Unos dicen que es un chorizo y otros que debe respetarse la presunción de inocencia.

– ¿Cómo le vio en la entrevista?

– Ni nervioso ni excesivamente preocupado. Sí un poco inquieto por la presión mediática, más que por la judicial.

Pero Jiménez enseguida corta el paso e insta a cambiar de tema: «No me conviertas en el portavoz de Bárcenas. No soy su amigo, ni siquiera un conocido. Una vez almorcé con él, nada más». El pelotazo de esa entrevista y otra a Dolores de Cospedal en el mismo programa –«no hubo causa efecto, de hecho cuando la jefa de prensa de Cospedal supo que teníamos la de Bárcenas no le gustó absolutamente nada»– ha amplificado el eco de su sorpresiva marcha de Intereconomía a 13 TV, donde empezó el 4 de febrero: «No me voy por dinero, eso son maledicencias. Mi contrato es menor ahora, pero necesitaba una nueva etapa, allí estábamos viviendo una situación inestable».

Y los obispos le ofrecieron su casa. Es «católico practicante a medias» y comulga sin titubeos con la línea editorial de una cadena «menos marcada ideológicamente que Intereconomía».

Desde 13 TV sigue ejerciendo de faro del periodismo más conservador, aunque él se define como «de centro, con más afectos a la posición de centro derecha civilizada». Esa, dice, ha sido su opción desde siempre, aunque en el 82 votó a Felipe González «porque era lo que convenía».

Sus nuevos jefes solo le han pedido «moderación en las formas, para que nadie diga que ayudamos a crispar a la sociedad». «Y eso me lo he impuesto. Aquí tengo un perfil más sosegado y limpio». En el que se reconoce más. «A veces proyecto un cliché que no se corresponde con la realidad. Mi forma de ser no está en el frentismo ni en el radicalismo. Nadie que me conozca diría que soy intransigente».

– Pero está muy posicionado. ¿Se puede hacer periodismo así?

– Naturalmente que sí. Intento no caer en filias ni en fobias o desafecciones que te impidan ser honesto.

– Fue el azote de Zapatero.

– No quiere decir que fuésemos de extrema derecha. Lo que pasa es que nos contrarrestaban con etiquetas ideológicas, que si la caverna...

– ¿Algún tertuliano se ha negado a ir a su programa?

– Sí, alguno me ha dicho que no quería estar ahí. Gente más bien de izquierdas.

– El Consejo de Europa ha afeado a RTVE que se encuentre sometida a injerencias políticas.

– Cuando gobierna el PP parece que no se perdona una, les están crucificando y creo que se están comportando con bastante equidistancia.

«Anguita, coherente»

Hablando de filias... No llega a tanto, pero Antonio Jiménez le reconoce al exlíder de IU Julio Anguita «una coherencia, seriedad y responsabilidad». ¿Y en la derecha? «No me gusta hablar de derecha y de izquierda, en términos tan categóricos, pero Manuel Fraga me parecía un político honesto y honrado». También encuentra alguno en el PSOE –«el expresidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, tiene un discurso transversal y es un hombre de consenso»–.

Y en casi todas partes: «A Josu Jon Imaz (PNV) le considero un hombre extraordinario desde el punto de vista humano. Es una pena que no esté. Y con Durán i Lleida (CiU) mantengo una relación de respeto», asegura.

A todos les da buen repaso cada noche en ‘El cascabel al gato’ (de lunes a jueves a las 22.00 horas en 13 TV). Una réplica de ‘El gato al agua’, el buque insignia de Intereconomía, que ahora presenta Javier Algarra, otro periodista de la casa. Jiménez se ha llevado al gato... y el vino. Porque ha exportado a 13 TV la costumbre de debatir con una copa de vino. «La primera vez que sacamos el vino fue cuando la entonces ministra de Sanidad con el PSOE, Elena Salgado, quería aprobar una directiva que castigaba desde el punto impositivo al vino igual que a las bebidas de alta graduación. El vino es un bien cultural y aquel castigo fiscal ponía en peligro los viñedos. Como respuesta a esa iniciativa nos pusimos una copa de vino, aunque no lo bebemos ni antes ni después. Enseguida llamaron muchas bodegas que querían patrocinarnos. Periodistas franceses me han dicho que quieren copiar el ejemplo porque para ellos el vino es algo intrínseco».

«Fui un pivot malo»

Corta Jiménez el debate para dar publicidad al vino, a las naranjas, a esas pastillas contra el envejecimiento celular y a lo que haga falta. «Son nuestros clientes y gracias a ellos cobro. Esa publicidad no me compromete con nada, otra cosa sería que tuviera que anunciar algún producto delicado».

Y hablando de cuestiones delicadas... Es madridista confeso aunque con Mourinho no se moja: «Hay que dejarle que cumpla esta temporada. Si gana la Champions engrandecerá su leyenda y si no, pasará sin pena ni gloria». Uno de los pocos caprichos que se permite este hombre sin grandes aficiones es ir al Santiago Bernabeu con su hijo de 10 años. El chaval juega al fútbol, aunque su padre se movía mejor en la cancha de baloncesto: «Jugaba de pivot en la Universidad, pero era bastante malo», reconoce.

Porque más que a eso estaba a sacar los exámenes. «Siempre fui buen estudiante, competitivo. De crío estudié con beca porque éramos tres hermanos y se me daban bien la Literatura, la Geografía y la Historia. Mejor que las mates».

Aunque hubiera sido un arquitecto feliz –«el Museo Guggenheim me parece una obra magnífica»–, lo es más de periodista. Le ‘envevenó’ el profesor Fajardo, que impartía Ciencias Políticas en la Complutense de Madrid y espoleaba el interés de sus alumnos –les llamaban ‘los fajardianos’– con periódicos orales. «Como no había dinero para sacar un periódico en papel, escribíamos las noticias y las leíamos en voz alta en clase», recuerda Nieves Herrero, compañera de pupitre de Antonio en la Universidad. «Nos sentábamos en las primeras filas. Atrás había mucho jaleo, la gente fumaba, hablaba... Y nosotros íbamos a clase a aprender».

– ¿Ya entonces se significaba él políticamente?

– No, nunca. En esos años solo buscábamos trabajar como fieras, ése era nuestro ansia.

El de Antonio, el de Nieves, y el de todos los ‘fajardianos’ de la Complutense. Y empezaron por el último eslabón de la cadena, vendiendo periódicos. «‘El Mundo’, ‘El País’... nos daban paquetes de cien periódicos gratis y los vendíamos. Con ese dinero nos íbamos de viaje con el profesor. Viajamos a Grecia, a Marruecos... Él nos concertaba cita con el embajadores y nos contaba la historia del país. No íbamos de turistas».

Eso ya lo había hecho Antonio antes. «Mi primer trabajo fue como camarero de hotel en Palma de Mallorca. Fui dos veranos con unos amigos. Trabajábamos mes y medio y el resto del tiempo veraneábamos». No ha vuelto a servir una copa porque antes de salir de la Facultad ya se enroló en la radio. Su primera casa fue la SER (1976-1986) y presentó ‘Hora 25’: «Aquella cadena era muy plural, no estaba comprometida con la izquierda ni con la derecha. Hablaba todo el mundo». Ha pasado por la Cope, Onda Cero, RNE y ahora la tele. «Es muy buen compañero y beneficia a la cadena porque atrae interés», reconoce Nieves Herrero, «encantada» de reencontrarse con «el colega de la Facultad».

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Antonio Jiménez: «Yo voté a Felipe»
Antonio Jiménez cambió Intereconomía por 13TV
Pasarelas de moda
Fotos de las propuestas de todos los diseñadores
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.