El Correo Digital
Martes, 21 octubre 2014
claros
Hoy 13 / 24 || Mañana 14 / 20 |
más información sobre el tiempo

un caso excepcional

Markel ya puede caminar

Cruces evita amputar una pierna a un niño de 14 años afectado por un sarcoma, al implantarle la mayor prótesis de tibia que se ha colocado en España

09.02.13 - 00:11 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Markel ya puede caminar
Los cirujanos ortopédicos Luis Areizaga y Josu Merino. Y gráfico de la prótesis. Fernando Gómez

«Les daría la luna si me la pidieran». Marian, emocionada, se refiere a los especialistas del hospital vizcaíno de Cruces que han tratado a su hijo pequeño. A principios del pasado curso, Markel empezó a quejarse de un dolor debajo de la rodilla en la pierna izquierda, nada anormal en un chaval de 13 años que practica deporte. Meses después se dio un golpe y la hinchazón que se desencadenó fue de tal calibre que decidieron ir al médico. Las pruebas se sucedieron hasta que llegó el mazazo del diagnóstico: un sarcoma de Ewing en la tibia. El servicio de Pediatría se hizo cargo de un caso excepcional que requería de la intervención de un equipo multidisciplinar -integrado por pediatras, oncólogos infantiles, radiólogos, cirujanos ortopédicos, especialistas en medicina nuclear y patólogos- y estableció un plan terapéutico para el chico. Lo primero era atacar el tumor óseo maligno para salvar su vida. Después, evitar la amputación. Así empezaron los ciclos de quimioterapia, que el menor afrontó con una entereza asombrosa, tanta que fue capaz de seguir estudiando y terminar «bien» Segundo de la ESO. «Es un fuera de serie», apunta su madre con orgullo. No es para menos.

Tratado el sarcoma, llegó el momento de decidir cómo actuar para preservar la extremidad. «Cuando no hay diseminación del tumor, el segundo objetivo es no amputar; sobre todo, si se trata de niños o de jóvenes. Tienen una vida por delante. Hay que evitar por todos los medios que tengan que cargar con una minusvalía para siempre». Quien así habla es el jefe de la unidad de Tumores Musculoesqueléticos del servicio de Traumatología de Cruces, Luis Areizaga. Él y su adjunto, Josu Merino, han hecho posible que Markel conserve su pierna izquierda mediante una intervención que ellos califican de «ingeniería quirúrgica». El chico camina en estos momentos sin ayuda de muletas. El "milagro" ha sido posible gracias a la implantación de una prótesis modular de tibia de 23 centímetros, la de mayor longitud colocada hasta ahora en España, con una rótula encajada en el fémur y, por debajo, incrustada al trozo de hueso que se conservó para asegurar el juego del tobillo.

De la mano de la industria

Algo reacios a hablar de Markel por su obligación de mantener el secreto profesional, los dos cirujanos ortopédicos resaltan que su trabajo en este caso, como en el resto de pacientes con patologías similares, no habría sido posible sin la participación de los colegas de las otras especialidades. «Entre todos establecimos el plan, con sus pautas y sus tiempos». De hecho, la intervención se prolongó durante siete horas. Y es que, una vez extirpada la parte ósea enferma salvando arterias y nervios, los patólogos analizaron las muestras remitidas desde el quirófano para garantizar que no había metástasis del tumor. Una vez que se certificó que era así, se procedió a colocar la prótesis y, después, a cerrar la pierna.

«Avanzamos de la mano de la industria», resalta Areizaga. Explica que en los años 90 este tipo de intervenciones se realizaban con material humano procedente de donaciones -de cadáveres- que facilitaban los bancos de tejido. El inconveniente era la necesidad de adaptar estas piezas a la anatomía del receptor. «Desde hace unos tres años, trabajamos con prótesis tumorales modulares que simplifican un poco la complejidad. Funcionan a modo de mecano», dice.

Los doctores señalan cómo este nuevo sistema permite incluso realizar elongaciones sin necesidad de tener que volver a intervenir, algo fundamental en el caso de niños que aún tienen que crecer. «Las prótesis llevan un sistema electrónico que cada cierto tiempo se alarga por sí mismo de forma gradual. Antes eran necesarias nuevas operaciones para evitar dismetrías, ahora, con este material, no hace falta», añade el doctor Areizaga. En el caso de Markel no será preciso ni siquiera el sistema electrónico. Es un chaval alto, con lo que los médicos han optado por frenar el crecimiento de la otra pierna.

El adolescente, que ya ha cumplido los 14, acude casi a diario a rehabilitación para caminar cada vez mejor. Se fue del hospital en silla de ruedas, después se apoyaba en muletas y ahora ya anda sin ayudas. «Cuando salió de quirófano, flexionaba la rodilla 60 grados, pero esperamos que llegue los 90», comenta el doctor Merino.

Marian está convencida de que va a ser así porque le ve mejorar «día a día». Esta madre está orgullosa de su hijo. «Nunca se ha venido abajo. Siempre lo ha llevado muy bien. El día de la operación estaba muy nervioso, temía una minusvalía. Cuando salió y vio que tenía la pierna, se tranquilizó». La mujer no tiene palabras para agradecer la dedicación de todos los facultativos que tratan a Markel. «Le quieren quitar importancia, pero yo sé cómo ha sido todo el proceso. Han estudiado el caso durante más de tres meses hasta encargar la prótesis adecuada. Mi hijo es un fuera de serie, pero ellos también lo son. Que me pidan la luna».

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
pliega/despliegaLo más leído
pliega/despliegaLo más comentado
pliega/despliegaLo último de elcorreo.com
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.