El Correo Digital
Domingo, 20 abril 2014
cubierto
Hoy 7 / 13 || Mañana 6 / 16 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
Urkullu choca contra la realidad: ¡Más deuda, es la guerra!

ECONFIDENCIAL

Urkullu choca contra la realidad: ¡Más deuda, es la guerra!

El lehendakari amplía el endeudamiento de la Administración vasca en 220 millones pese a haber criticado duramente esta estrategia cuando la protagonizó Patxi López

20.01.13 - 17:40 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Urkullu choca contra la realidad: ¡Más deuda, es la guerra!
Iñigo Urkullu y Patxi López, en una imagen de archivo./ Afp

Es probable que el lehendakari Iñigo Urkullu haya descubierto esta semana el significado profundo de esa canción de Joan Manuel Serrat -"Sinceramente tuyo"- con esa estrofa en la que asegura que "Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio". En el último consejo de Gobierno, el Ejecutivo vasco acaba de aprobar un aumento de la deuda pública de 220 millones de euros. “¡Mas deuda, es la guerra!”, parece haber gritado uno de los hermanos Marx.

¿En qué quedamos? ¿No era malo, de toda maldad, aumentar la deuda pública? Al menos así nos lo habían transmitido de forma insistente y durante los dos últimos años destacados dirigentes del Partido Nacionalista Vasco. El propio Urkullu en numerosas comparecencias públicas; el exlehendakari Juan José Ibarretxe, en un artículo publicado en la prensa, que lo hubiese suscrito el más rabioso neoliberal del Partido Republicano de Estados Unidos y el actual consejero de Economía y Hacienda, Ricardo Gatxagaetxeberria en sus intervenciones parlamentarias. No debe ser tan malo, quizá sea necesario e imprescindible, tapar el agujero que se abre bajo los pies de nuestros gestores mientras los ingresos sean inferiores a los gastos.

El lehendakari ha tenido que emitir más deuda pública -lo tendrá que volver a hacer a lo largo del año y también en los próximos ejercicios-, en contra de sus mensajes del pasado reciente, de la misma forma que Felipe González se vio obligado a pedir el voto afirmativo en el referéndum sobre la entrada de España en la OTAN pese a su oposición inicial o, más recientemente, Mariano Rajoy ha tenido que poner en marcha varias y consecutivas subidas de impuestos pese a haber negado varias veces, desde la oposición, que fuese a optar por una estrategia de este tipo. ¿Por qué? El presidente de Telefónica, César Alierta, suele explicar estas situaciones con claridad meridiana: “Son cosas que caen como las balas en la mili: por la fuerza de la gravedad y por su propio peso”.

No sé si debía hacerlo esta semana -probablemente es una decisión acertada desde el lado de la oportunidad, entre la situación aparentemente relajada de los mercados financieros-, pero de lo que sí estoy convencido es de que el lehendakari no tenía otro remedio que emitir deuda. En 2013, los acuerdos de estabilidad presupuestaria alcanzados con el Estado permiten tener un déficit de 550 millones de euros -la mitad que en 2012-, que deberá ser cubierto con la emisión adicional de deuda.

Una cosa es predicar desde la oposición y otra dar trigo desde el Gobierno. Uno es presa de sus palabras y dueño de sus silencios. De ahí que, cuando el Banco de España haga pública la próxima estadística sobre endeudamiento de las comunidades autónomas, el lehendakari verá como vuelve sobre él un boomerang que lanzó hace aproximadamente un año, cuando acusó al entonces presidente del Gobierno vasco, Patxi López, de haber batido el récord histórico de endeudamiento al situar la deuda de la Administración vasca por encima de los 7.000 millones de euros. Alguien debería haberle advertido ya entonces que, porque lo exige el guión y no hay otro remedio, el récord se va a batir varias veces en la actual legislatura. Si mis cálculos no fallan, cuando termine el primer año de gestión del gabinete de Iñigo Urkullu, la deuda pública vasca se situará en torno a los 8.000 millones de euros.

Quizá el lehendakari debería escuchar esa canción, “Sinceramente tuyo”, de Joan Manuel Serrat. Hay otro verso instructivo: “Cuéntale a tu corazón, que existe siempre una razón, escondida en cada gesto”.

Ver todos los artículos de ECOnfidencial.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti

Convertir

en
Resultado
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.