Recuperación racial

Gran triunfo del Uxue, que recupera el average al Gran Canaria y le avisa de lo que le espera en la Copa

J. M. CORTIZASBILBAO
Celebración de Mumbrú y Hervelle./ B. Agudo | Vídeo: ACB/
Celebración de Mumbrú y Hervelle./ B. Agudo | Vídeo: ACB

De casta le viene a este equipo. Cuando actúa automatizado desde el dictado de sus entrañas saca a relucir la verdadera capacidad de destrucción que encierra. Contra un enorme rival, este correoso, pegón y atinado Gran Canaria, el Uxue se sacó parte de la espina clavada hasta la médula en Riga. Necesitaba un partido así. Huelga decir que también la victoria. Pero era urgente que activara su modo morir en el intento. A fe que lo logró. Triunfo que vale un puesto clasificatorio, al recuperar los seis puntos dejados como prenda en la roca. Además, un serio aviso a los insulares de lo que les aguarda en la Copa, cuando se vuelvan a ver las caras el 8 de febrero.

La cara más racial de los hombres de negro supuso el combustible hasta alcanzar el éxito. Favorecido ya de salida por una marea negra que no entiende de rencores y nada le achacó en recuerdo de la pifia continental, el equipo de Kastikaris tiró de galones para alejarse de los fantasmas. Con la novedad de Raúl en el quinteto inicial, los de Miribilla no tardaron en mostrar que jugarían mordiéndose los labios para contener la rabia acumulada. Deudas pendientes consigo mismo de los jugadores, replicantes incluso a algunas decisiones tácticas. Todo forma parte del juego y si el resultado es el visto, sólo cabe preguntar ¿dónde hay que firmar?

Meritorio el curso de los acontecimientos porque a pesar de estar al límite de revoluciones, el Uxue supo atajar, retroceder para seguir avanzando, modificar algunas de sus conductas dados los problemas que le planteaba el Herbalife, sobre todo en la primera parte y en la lucha por el rebote. Gladiadores de la pintura los insulares, hasta sus exteriores se enfrascaban en la guerra aérea, que arreció con los minutos en pista de Tavares, el gigante de Cabo Verde que demuestra lo que son 220 centímetros de verdad, más la prolongación de sus brazos. Un auténtico escudo anitmisiles que desvió no poco fuego de artillería.

Pese a los 22 puntos encajados en el primer cuarto y a esa debilidad a la hora de capturar los balones repelidos por el hierro, el Bilbao Basket confió en lo que mejor hace. Puso la máquina a máxima potencia y una de dos, o salía del barro o se enfangaba definitivamente. Sucedió lo primero porque las marchas reductoras funcionaron a la perfección. Memorables estampas defensivas que acababan con la efectividad anotadora del Gran Canaria. Limitada su cuenta a cuatro canastas de campo en el segundo y tercer actos, fue desprovisto de argumentos por un Uxue con esos ojos inyectados en sangre que tanto significan. Los de Álex Mumbrú, los más rojos, pero en absoluto los únicos. Todos los integrantes de la expedición funcionaron al límite del oxígeno, que pidieron cuando ya se veían derrumbados.

Un parcial de 10-0 tras el descanso despegó a los bilbaínos y les hizo vivir de manera casi permanente en el limbo del average favorable. Quedaba, era de esperar, el arreón final grancanario, carente de valor para ganar, pero sudado hasta las puertas del sacrificio porque nadie sabe lo vital que puede llegar a ser el verse favorecido en caso de empate. Emoción en estado de pureza total. Los de Pedro Martínez recuperaron la muñeca, mientras que Grimau era el valedor en ataque de los locales. Diferencia reducida hasta los tres puntos que no fue a más. Tras los mejores minutos tácticos y físicos de Rakovic esta temporada, los de siempre echaron el resto. Un dos más uno de Mumbrú, una canasta sobre la bocina del inalterable Raúl López y el pulso sereno de Kostas desde la línea de castigo, donde el gran francotirador que es Newley se dejó dos balas pufadas que podían valer el deseado average. Equipo, afición y juego en proceso de reagrupamiento para lo que viene. El miércoles, la vida europea en juego ante el Valencia.

- Ficha técnica:

81 - Uxúe Bilbao Basket (22+17+20+22): Raúl López (12), Vasileadis (9), Mumbrú (18), Hervelle (9) y Hamilton (12) -cinco inicial-; Zisis (3), Pilepic (-), Grimau (5), Moerman (5) y Rakovic (8).

70 - Herbalife Gran Canaria (22+14+14+20): Bellas (7), Toolson (9), Newley (18), Nelson (4) y Rey (6) -cinco inicial-; Scheyer (5), Guerra (-), Beirán (10), Baéz (9) y Tavares (2).

Parciales: 22-22, 39-36 (descanso); 59-50 y 81-70 (final).

Árbitros: Artega, Sánchez Montserrat y Manuel. Sin eliminados.

Incidencias: Partido correspondiente a la decimoctava jornada de la Liga Endesa, presenciado en el Bilbao Arena de Miribilla por 9.893 espectadores, según datos del club bilbaíno.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos