El Correo Digital
Martes, 30 septiembre 2014
nuboso
Hoy 15 / 20 || Mañana 15 / 23 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
Un día con los Alcántara

TELEVISIÓN

Un día con los Alcántara

San Genaro, el barrio de 'Cuéntame',se levanta en un polígono industrial de las afueras de Pinto. Por cada 10 horas de rodaje salen 7 minutos de emisión

17.01.13 - 13:36 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Un día con los Alcántara
La familia Alcántara./ Óscar Chamorro
A Norberto también le han dado un papelito, aunque no salga por televisión. Es el encargado de recibir a los visitantes a las puertas de esta nave industrial de las afueras de Pinto (Madrid). Motoristas de Correos y un par de chavales que se acercan a dejar el currículum. Se entiende que son actores. Eso, o que se han confundido con la empresa de al lado, una de montajes técnicos navales. A Norberto le da igual, lo único que quiere es que le soben el lomo, y cuando cree que no recibe la atención que merece se vuelve a tumbar al sol, que en esta mañana fresca de invierno anima el espíritu pero no calienta. Se arrima a la rueda de un autobús medio destartalado, el que lleva a los vecinos de San Genaro que no tienen coche -por allí hay aparcados un Citroen 6X, un Mercedes clásico, un Seat 1430, un escarabajo naranja...- o que no llevan 30 duros para pagar la carrera en el taxi de Miguel.
Con ese nombre, Norberto podría ser lo que quisiera, pero en realidad es un perrazo grandote y manso de 8 años. «El nombre se lo puso el hijo de Ana Duato», explica el vigilante de la garita. Está a cargo de un recinto de 6.800 metros cuadrados donde se graba 'Cuéntame', la serie española más longeva tras el final de 'Hospital Central'. Los Alcántara se presentaron en casa el 13 de septiembre de 2001, año 1968 en la ficción, y con ellos hemos repasado la etapa más crucial de nuestra historia reciente. Después de once meses de parón provocado por la asfixia económica de RTVE (ha tenido que recortar 200 millones de euros), la cadena pública estrenó el jueves la decimocuarta temporada, que arrancó con el capítulo 234, el del 23-F, que revalidó la confiaza de los espectadores y anotó un 20,4% de 'share'. Así transcurre una jornada cualquiera de rodaje...
Es miércoles y empiezan a las diez. Menos mal que no ha tocado madrugar porque hace un frío que pela. El plan del día incluye dos escenas del capítulo 250 que se grabarán en el salón de los Alcántara, donde hace casi más frío que afuera. Intervienen todos los actores principales menos Ricardo Gómez, Carlos en la serie. «¡Cinco y acción!». La primera frase es de Herminia (María Galiana), la abuela: «¡Toni, qué alegría verte!». Y el chico (Pablo Rivero) calla... Entonces entra Mercedes (Ana Duato) y se le cambia el semblante: «¿Qué pasa?». Toni no sabe cómo contarlo: «Es Carlos...». El resto de la secuencia no se puede desvelar porque el espectador no nos lo perdonaría.
La escena dura minuto y medio y se grabará seis veces más, hasta que Azucena Rodríguez, la directora del capítulo ('Cuéntame' ha tenido diez directores) dé el visto bueno. «Yo se supone que tengo que estar tranquilo para transmitirles calma ¿no?», pregunta Pablo a Azucena. Y ella va corrigiendo posiciones: «Que entre en cuadro Herminia, tú vete más al centro y cuidado que Ana se ha metido en sombra». Pilar Punzano (Inés) aprovecha los minutos de una toma a otra para repasar por libre con el papel en la mano, mientras le quitan las pelusas del abrigo negro. «¿Me vas a dar un beso por fin o no?», le pregunta Galiana a su 'nieta'. Pero Pilar no lo tiene claro, prefiere improvisar el gesto si le sale. Finalmente, la escena se grabará con beso.
Las 'morcillas' de Imanol
«Esta no vale, Ana se ha muerto de la risa». Vuelta a empezar. «¡Corta y la veo! Hacemos otra», la directora sigue sin quedarse a gusto. Y cada repetición es un extra de trabajo para Montse Lobera, la script, que hace anotaciones sin parar en un cuaderno de anillas. La secuencia que veremos por televisión -en mayo- será una mezcla de imágenes de las siete tomas que se han grabado, y Montse vigila que no se cuelen 'morcillas'. «Si Inés lleva el abrigo abrochado le recuerdo que no se lo suelte, no vaya a ocurrir que en una imagen aparezca con él atado y en otra desabrochado, o si Mercedes lleva una taza, me aseguro que en todas las repeticiones la sujete con esa mano...».
Aunque siempre se cuela alguna. A propósito a veces. «Imanol Arias (Antonio Alcántara) mete unas 'morcillas' súper divertidas, cosas de su infancia que sorprenden a los propios guionistas. «En un capítulo se abordaba el despertar sexual de Carlitos y Antonio dijo 'cogitatis' para referirse al asunto, y lo dejamos», recuerda Miguel Ángel Bernardeau, productor ejecutivo y marido en la vida real de Ana Duato.
- ¿Cómo se le ha ocurrido 'casarla' con otro?
- ¡Es una descarga enorme! (risas). Imanol es mi actor fetiche. Hicimos juntos hace años 'Querido maestro', un capítulo de 'Los ladrones van a la oficina'...
En honor a su madre, que se llama así, Bernardeau puso Mercedes al personaje de Ana Duato, pero lo de Antonio Alcántara no fue cosa suya. «Lo decidió un guionista y nunca me gustó. Me sigue sonando raro». Aunque para los espectadores es ya uno de casa. Una visita esperada a tenor de la audiencia: la serie regresó el jueves con 4,2 millones de espectadores -ha superado en ocasiones los 7 millones-.
'Cuéntame' tiene más de 60 premios, la mayoría otorgados a Ana Duato e Imanol Arias, el matrimonio más estable de la televisión. Y alma de una serie coral por la que han pasado más de 1.700 actores y otros que no lo eran como Santiago Carrillo, que salió en un capítulo interpretándose a sí mismo. Ellos tienen su particular 'Paseo de la fama', sus nombres grabados en las cristaleras del comedor del recinto de Pinto: Emma Cohen, Héctor Alterio, Juanjo Puigcorbé, Unax Ugalde... Y el fallecido Tony Leblanc, 'Cervan'. «El primer día de rodaje tenía una escena con Carlitos, que entonces era muy pequeño. Tony casi no se podía mover pero cuando vio al crío darle la réplica se dio cuenta de que estaba ante un gran actor y se creció. Se levantó y se puso a andar como si hubiera entrado en Lourdes», recuerda Bernardeau.
El quiosco que regentaba 'Cervan' en San Genaro lo lleva ahora Sagrario (Amparo Pacheco). Se hincha a vender a las mujeres 'Amor impaciente', una novela romántica de María Teresa Sesé con dos rombos, mientras los hombres leen 'Diario 16', -costaba 30 pesetas- y el Marca, que en su portada advierte que 'El Madrid se juega puntos clave', aunque ese año la Liga la acabaría ganando la Real Sociedad. Pero abre uno el periódico y se encuentra con un folio en blanco. Solo existe la portada, recreada para la ocasión, aunque el espectador no llegue a reparar nunca en ella. ¿O sí? «Hay gente que nos ha llamado para decirnos que la matrícula de tal coche no llevaba esa numeración en el año 76, sino en el 70, por ejemplo. Yo veo cada capítulo cuatro veces y no te das cuenta de ese detalle, pero es que para la gente 'Cuéntame' es un retrato de su vida», asegura Bernardeau.
Y la casa de los Alcántara, la casa de todos. Se amontonan en un rincón un flexo antiguo, unas pinturas de cera y una caja de papilla lacteada de cereales y yogur 'Hergar'. La marca no existe, se ha inventado porque TVE no emite publicidad desde hace tres años. En un capítulo necesitaban sacar la revista 'Interviú' porque era fundamental para la trama y tuvieron que notificarlo a la cadena. Pero en el bar no se pueden ver las bebidas y hay que dibujar etiquetas similares a las originales. Aunque solo estén unos segundos en el plano, como esa carta olvidada que asoma por el buzón de los Alcántara, una promoción de 'Productos de belleza y peluquería 'Cardico' para Merche. Un detalle que lo dice todo del cuidado que se pone en el atrezzo.
Al frente de este departamento que en 'Cuéntame' cobra importancia capital, está Gonzalo Gonzalo, director de arte de la serie, que trabaja en un acogedora estancia llena de bocetos: planos del salón y la cocina, un dibujo del 'naranjito'... (esta temporada la serie llega hasta 1982, pero no veremos el Mundial). Gonzalo va a cumplir 77 y en los 80 tenía casi la edad de Antonio. Bajo sus indicaciones se han construido 83 decorados, esqueletos de hierro y madera que han dado vida al barrio de San Genaro, una calle que no tiene más de 12 metros de largo y 8 de ancho. Milagrosamente cabe la casa de los Alcántara, la tienda de banderas, el quiosco, el 'Bistró', un videoclub que acaba de abrir, un local que le hará competencia y pupa al local de Miguel y Paquita... y antes la taberna de Tinín.
«Yo soy asturiano, de un pueblo en la desembocadura del Nalón, así que al vino que servía Tinín le llamé 'Bodegas Nalón'», rememora Gonzalo Gonzalo. La serie está llena de guiños y los trabajadores traen figuritas de casa, colecciones de sellos, Gonzalo cedió su pasaporte y su DNI antiguos para un episodio y un amigo le pidió que sacara su libro de familia.
Gallinas a 15 euros
El cuadro de los galgos que cuelga del hall de la casa de los Alcántara no es un homenaje, es un capricho del primer director de 'Cuéntame', Tito Fernández. «Él decía que en los años 70 en todas las casas de gente de clase media baja había un cuadro de una cacería, porque eso representaba bien las aspiraciones culturales. En el Museo del Prado vimos esa imagen de un pintor holandés y mandamos hacer una reproducción. Primero lo colocamos sobre el sofá, ahora está en la entrada y cuando los Alcántara se mudaron al barrio pijo lo metimos en el dormitorio de Herminia. A Tito el cuadro le daba suerte» Y Gonzalo no quiere tentarla «por si acaso».
Buscar el cuadro fue fácil. Lo complicado fue recrear San Genaro. «Fuimos a Pinto, a Alcalá de Henares, a Coslada... Buscábamos un barrio de los años 70, con esas terrazas como la de la casa de los Alcántara que yo había conocido en mi juventud, pero todas se habían cerrado con aluminio, o tenían un bloque nuevo al lado». Se habían ido tan lejos y no lo habían visto delante de sus narices. Porque San Genaro es una réplica del barrio de Valdezarza, en Madrid, donde tiene la sede la productora.
Entonces recrearon el barrio en este polígono de Pinto donde Julián Lago había grabado hace años 'La máquina de la verdad'. La iglesia de San Roque era un escenario real, una parroquia de Alcalá de Henares, pero después de emitidos dos capítulos el Obispado cambió de parecer y no les dejó meter las cámaras más. «Habíamos elegido ésa porque el cura de la serie era Fernando Fernán Gómez y como estaba mayor habíamos buscado una que no tuviera escaleras. Fue bastante complicado recrearla igual», confiesa Gonzalo.
En el polígono de Pinto ruedan de lunes a viernes, diez horas diarias, parando una para comer. De día, o de noche (de 22.00 a 5.00 horas) si la secuencia es nocturna. Pero también salen. A Madrid -«allí hay que tapar farolas, bolardos, los escaparates de las tiendas... Y si la escena es dentro del coche y dura un minuto necesitas cuatro trailers de coches de la época para que se crucen», cuenta Antonio Cano, autor de la cabecera de la serie y de efectos digitales- y a Sagrillas, el pueblo de ficción que han ubicado en Albacete aunque en realidad son cuatro aldeas de la sierra segoviana: La Velilla, Orejana, Perorrubio y Arahuetes, un núcleo de 43 habitantes donde se ruedan las escenas principales.
«Cuando vamos a grabar es fiesta para ellos y el bar tiene mucho negocio. Los vecinos hacen de figurantes y Eusebia hasta tiene frase». A veces alquilan tractores, gallinas -15 euros por animal- e incluso un rebaño entero. «El día del rodaje el pastor había llevado a las ovejas a vacunar y el veterinario les puso cruces rojas con un spray. Estaba fuera de época, así que tuvimos que pintarlas todas».
Sin imprevistos de estos que puedan alargar la cosa, de cada jornada de rodaje no salen más que 7 u 8 minutos de emisión, así que necesitan 10 días para cada episodio. Seis meses la temporada completa, y los otros seis para escribir los guiones de la siguiente.
- ¿Ha estado alguna vez la serie en el aire?
- Todo está en al aire en TVE -se sincera Bernardeau-.
Porque no hay dinero. Cada episodio de 'Cuéntame' cuesta 600.000 euros y las cadenas pagan a 90 días. El recorte a RTVE ha sumido al sector audiovisual en una crisis que ha dejado a 3.000 personas en la calle (en cada serie trabajan unos 300 empleados) y mantiene a las productoras en vilo, pagando el alquiler de platós a 30.000 euros mensuales a la espera de que les den el visto bueno para seguir rodando. 'Cuéntame' ya lo tiene y la decimoquinta temporada ya está en marcha.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Pasarelas de moda
Fotos de las propuestas de todos los diseñadores
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.