El Correo Digital
Miércoles, 30 julio 2014
sol
Hoy 13 / 23 || Mañana 13 / 25 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Antonio Vega necesita a sus fans

37 GRADOS

Antonio Vega necesita a sus fans

Faltan aún dos tercios del dinero para que el documental definitivo sobre el cantante pueda ver la luz. Casi 200 españoles lo han cofinanciado ya

03.01.13 - 00:09 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Antonio Vega./ Archivo de la familia | Vídeo del compositor y su familia

La que esto escribe estuvo una vez con Antonio Vega. Fue en octubre de 2007, en Madrid, con motivo de la reunificación de Nacha Pop. Hablando con sus representantes en días anteriores sobre la posibilidad de llevar a los dos primos, Antonio y Nacho, a recorrer Malasaña, el barrio de la Movida, las cosas pintaban feas. "Va a haber muchos medios, no habrá tiempo, está muy lejos de la sede de la SGAE donde se celebra la rueda de prensa", alegaban. “Vete y cuando estés allí lo intentas. A ver qué te dicen, pero no te hagas ilusiones". La noche anterior, la reportera decide coger su guitarra para dar a las fotos algo de sentido y un libro de cuentos de Chejov con la intención de regalárselo a Antonio; ha leído que anda escribiendo relatos. Piensa que quizá al ver a la periodista de provincias que se ha venido a la 'capi' en avión con una guitarra quién sabe para qué les haga tanta gracia (o les dé tanta pena) que accedan a su propuesta. Ya en Madrid, la rueda de prensa acaba y llega el turno de las entrevistas. Toca esperar a que terminen todos. Hora y media después, la representante se acerca a los músicos y les comenta las intenciones de los de Bilbao, redactora y fotógrafo. Antonio observa desde lejos, curioso. Y regresa la mánager: "Dicen que sí". Los dos primos y sus acompañantes montan en sus coches y se acercan al bar Pepe Botella de la plaza Dos de Mayo.

Antes de la entrevista, las fotos. La periodista -a estas alturas resulta fácil adivinar que es algo mitómana-, saca el instrumento de su funda, era de su abuelo. Antonio la coge y la rasguea: "¡Es una guitarra flamenca!", dice, y sonriendo toca unos acordes. “¿Me la firmas?”. Y con un rotulador estampa su nombre donde tiempo después también rubricaría Labordeta, otro genio que se fue antes de tiempo. Con paciencia, recorre con ella la calle arriba y abajo mientras le retratan. La redactora le entrega el libro. “¡Chejov!“, dice él. Cuidadosamente lo ojea durante largo rato, deteniéndose en sus páginas. Todo en medio de la calle. "¿Sabes que estoy escribiendo relatos?", pregunta, y agradece mucho el detalle. Luego, ya en la entrevista con los dos primos, él exhibe un sentido del humor, una ironía y una locuacidad de las que siempre hablan los que le conocen bien para borrar esa imagen de chico triste y solitario. Habla de lo que le gusta «trabajar con las manos“. "Tengo un taller guapo y llevo un año con una maqueta de tren muy grande, de seis metros por tres, con un esquema de cuatro circuitos combinados, todo digitalizado, está muy bien. Y tengo un telescopio; si no hubiese sido músico sería astrofísico", dice este hombre al que de joven midieron el cociente intelectual... El mismo que Einstein. También se ríe de todas las veces que ha pensado en dejarse caer en el escenario para ver si así le dejan en paz los que dicen que está en las últimas: "Ja, ja, sí, pues tanto decir, ahora vais a hablar con razón. Nacho y yo tenemos un humor muy especial y hemos aprendido a ridiculizar lo que no nos hace gracia y a reírnos con las cosas que sí la tienen". Y, para sorpresa de los que le escuchan, incluso confiesa que, ahora sí, está pensando en ser padre: "Yo no he tenido hijos porque pensé que la vida que he llevado no era la mejor para ofrecer a un crío. Pero ahora es cuando estoy pensando en la posibilidad de llevarlo a cabo, de tener uno". En fin, uno de esos momentos mágicos que tiene esta profesión.

Dicen que todos los que le conocían quedaban fascinados. Le pasó también a Paloma Concejero, la periodista-fan que está a punto de finalizar el documental que se presume definitivo sobre el poeta, 'Tu voz entre otras mil': "Me emocionan sus palabras. Me emocionaban siempre. No importaba lo demacrado o triste que pareciera, ante el periodista siempre brillaba, por encima de cualquier otra cosa, el poeta, el hombre sincero (...). Porque somos muchos los que desde hace décadas recopilamos secuencias de nuestras vidas gracias a tus grabaciones. Y me viene a la cabeza, inmediatamente, cuánto de la tuya describe una de tus favoritas. Y parece que te estoy escuchando, otra vez. Tan grande...". Así escribió ella al conocer su muerte, en mayo de 2009. La idea del documental surgió en la capilla ardiente; al ver a los amigos de él contando anécdotas pensó que eso es lo que le gustaría saber a ella. Un año después, Concejero se ponía manos a la obra con la pieza que tenía que haberse estrenado en 2011, pero no. En mayo pasado anunciaba que “debido a la crisis, el apoyo prometido para su financiación se bate en retirada". Así lo explicaba ayer para este periódico: "La SGAE nos había dado su apoyo, pero después del cambio de dirección no hemos sabido nada más. Las empresas que iban a colaborar se han echado para atrás por la situación económica, malos tiempos para la cultura. Y hay músicos a los que se les llena la boca hablando de Antonio y cantan sus canciones o corren a participar en los homenajes, pero aquí no han aparecido”, explica la periodista, que agradece a la familia de Antonio la cesión de los derechos de autor del documental.

Amor en Gernika

Entre cientos de imágenes recogidas por el momento aparece su madre, igualita a él, hablando de lo “tirillas” que fue siempre Antonio por lo nervioso y de su "carácter gatuno". Se le ve de niño, con sus cinco hermanos en la playa, en unas grabaciones de su padre. Y se le oye hablar de sí mismo en las cintas del periodista Bosco Ussía, cincuenta horas de entrevistas para la biografía 'Mis cuatro estaciones': "Éramos una tropa; con mi madre, los seis hijos y mi abuela Concha que vivía con nosotros, con Araceli y Rosi, que eran dos chicas de servicio. Cuando nos íbamos a Fuengirola en aquellos años que había que atravesar el puerto de la Reina, que aquello era una odisea, era la de Dios, te puedes imaginar, la abuela vomitando, la Rosi vomitando, todos hechos polvo, mareados, parando cada dos por tres, mi padre agobiado que te cagas, mi madre desesperada, y a última hora de la noche llegábamos a Fuengirola, que era… era total para todos…", cuenta él de aquellos primeros años. Y mucho, mucho más. Pero todo esto está en el aire si no sale adelante el proyecto de ‘crowdfunding’ que pretende financiar 'Tu voz entre otras mil'. Aún faltan dos tercios de los 30.000 euros necesarios; lo ya recaudado se ha conseguido gracias a las aportaciones de casi dos centenares de fans. Y sólo quedan 25 días para lograrlo, hasta el día 28, el plazo que se han dado para reunir esa cantidad. Concejero se muestra extrañada por el poco éxito de la propuesta: "Se puede colaborar con la cantidad que uno quiera, desde 1 euro, lo que sea. Pensábamos que iba a haber un montón de apoyos de poco dinero y está siendo lo contrario, tenemos un par de personas que han dado 500 euros. No sé si la gente no se fía, creen que nos vamos a hacer ricos o que vamos a sacar trapos sucios, no lo entiendo, porque esperábamos una respuesta masiva. Sería una pena que todo esto no viese la luz".

En caso de no alcanzar la cifra necesaria, los responsables del documental se comprometen a devolver todas las aportaciones. De ser así, quedarían en el aire horas y horas de trabajo, de viajes por toda España siguiendo el rastro de Antonio, y de encuentros como los que Concejero mantuvo con Araceli Rubio, la mujer que desde que el músico tenía 4 años y durante décadas acompañó y ayudó a sacar adelante a aquella familia numerosa. O las citas con las madres de dos de las mujeres a las que el músico amó, Teresa Lloret, su esposa durante 18 años (Suelo despertar sentado al borde de ti / abismo que me acompaña y que me quita la razón) y la fallecida Marga del Río, su pareja a lo largo de siete años, hasta que se fue (Quisiera que mi mano fuera la mano / que talló tu pecho blando en material tan duro). En ellas se desgranan los momentos que el artista compartió con ambas, a las que le unía además del amor la adicción a las drogas. Concejero logró además uno de los testimonios que sabía más difíciles, el de la propia Teresa Lloret, una pintora que vive en Euskadi, cerca de Gernika, donde ha estado grabando una intensa entrevista. Allí, en una casita, pasaron juntos Antonio y ella muchos de sus intentos de rehabilitación. “A Antonio le encantaba el País Vasco, estar cerca del mar. Visitaron el bosque de Oma… Vivieron allí momentos muy felices”.

Una web para colaborar

También están las aportaciones de los muchos músicos que le siguieron durante su vida y de otros familiares, su hermano Carlos Vega, sus hermanas, su primo Nacho... No falta la visita al Penta, el local de Malasaña que Antonio convirtió en lugar de peregrinación al citarlo en su ‘Chica de ayer’ (Luego por la noche al Penta a escuchar / canciones que consiguen que te pueda a amar). Y más voz de Antonio: “Voy a cumplir 50 años y todavía la gente tiene los huevos de venir a decirme lo mal que voy por la vida, lo que he de hacer que no hago nunca. Porque tú deberías… Y yo me quedo pensando y digo, ¿yo debería? Yo debería levantarme y largarte por la puerta, eso es lo que debería. Nunca lo he hecho, ¿no?”. En un diario que Concejero comparte en la página de Facebook (que lleva por nombre el título del documental) va desgranando todo el proceso de entrevistas y rodaje. Esperan estrenarlo este año. Cualquiera puede ayudar con la cantidad que desee, y además de ver su nombre en los créditos, si así lo desea, accederá a diferentes regalos dependiendo del volumen de su ayuda. (http://www.mymajorcompany.es/projects/tu-voz-entre-otras-mil-antonio-vega-documental).

¿Qué fue de aquel libro de Chejov, de aquellos relatos que estaba escribiendo Antonio, de sus maquetas de trenes, del estudio de grabación que se estaba construyendo con sus propias manos, de ‘Antes de haber nacido’, aquella canción que sólo pudo tocar en el Kafe Antzoki de Bilbao a poco de dejar huérfanos a tantos fans? Quizá este documental tenga todas las respuestas. Ah, aquella preciosa fotografía captada por el objetivo de José Ramón Ladra con Antonio sujetando la guitarra de la redactora por las calles de Malasaña se utilizó en dos ocasiones, para aquel reportaje en el que posó y dos años después, para anunciar su muerte en la portada de EL CORREO. Bueno, y ahora.

Ver todos los artículos de la serie 37 grados.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Antonio Vega necesita a sus fans
Antonio Vega, con la guitarra./ José Ramón Ladra
pliega/despliegaLo más leído
pliega/despliegaLo más comentado
pliega/despliegaLo último de elcorreo.com
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.