El Correo Digital
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 12 / 22 || Mañana 12 / 21 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Las madres que nos dan de comer

Isla Mujeres

Las madres que nos dan de comer

Los cocineros estrella y mediáticos son casi siempre varones. ¿Acaso ellas lo hacen peor?

24.12.12 - 10:56 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Exquisito su cochinillo confitado, la merluza al aroma de romero y las tres leches con helado de tequila. Ainhoa Bárcena tiene 33 años y lleva en la cocina desde los 17, cuando su padre, el cocinero vasco Fernando Bárcena, abrió 'Aldebarán' en Badajoz con otros socios. Casada y con un hijo, Ainhoa tenía que llevarse al peque al restaurante cuando era un bebé para poder atenderle sin dejar de trabajar.

Así, a bote pronto, su nombre no es conocido. "Los cocineros son menos pudorosos a la hora de manifestarse públicamente. Nosotras, las cocineras, nos centramos más en la cocina, mientras ellos saben darle una proyección al trabajo". Es su manera de manifestar por qué en la tele, en los medios, casi todos los chefs que salen son hombres. Recordemos. Hace años estuvo Elena Santonja, que dirigió y presentó 'Con las manos en la masa' en TVE entre 1984 y 1991. Santonja entrevistaba a un personaje famoso con quien elaboraba una o dos recetas. Y junto a ella, hoy tenemos a Eva Arguiñano, Iria Castro… Nada más. Pedro Subijana, Martín Berasategui, Alberto Chicote, Karlos Arguiñano… Los cocineros estrella y mediáticos son casi siempre varones. De hecho, la minoría de mujeres en la lista de los 50 mejores restaurantes del mundo es difícil de explicar. ¿Acaso ellas lo hacen peor?

El periodista Gervasio Pérez ha recorrido España de punta a punta para reunir a 48 de las mejores cocineras del país en 'Hay una mujer en la cocina', autoeditado por él mismo y en el que lleva a cabo un retrato de cada una de ellas con semblanzas que aúnan vida personal y profesional, acompañado de sus recetas más significativas. Elena Arzkak, del restaurante Arzak (San Sebastián), elegida mejor cocinera de mundo 2012; Carme Ruscalleda, del triestrellado Sant Pau en Sant Pol de Mar (Barcelona) y Medalla al Mérito al Trabajo 2012; y otras 46 chefs más dedicadas a la cocina de vanguardia o a la tradicional, de las que normalmente se suele hablar poco o nada.

La dificultad de conciliar la vida familiar y laboral en un trabajo que requiere muchas horas ha pesado históricamente contra las cocineras. Busquemos más argumentos. Guste o no, la cocina es un trabajo femenino por tradición. "Desde que nacemos, son ellas las que nos educan en el gusto, desde la leche materna al primer puré", indica el propio Gervasio Pérez, hijo y sobrino de cocineras. Puesto que nos crían en nuestros primeros sabores y nos dan la bienvenida a la infinita gama de alimentos que nos queda por conocer, nuestras madres (solemos pensar) hacen el mejor guiso, el mejor pescado al horno y las más ricas tartas. Nuestras papilas gustativas actúan como verdaderos archivadores de sabores donde los platos maternos están en las primeras filas. Incluso hay grandes chefs como Andoni Luis Aduriz que vinculan sus orígenes a la pasión heredada de sus madres, tías o abuelas. "La gran cocina está en los hogares, se hace en los fogones de las amas de casa", opina Susi Díaz, del restaurante La Finca de Elche, con una estrella Michelín, entre otras distinciones.

Pero a ellas las consideraban guiseras o guisanderas, cocinera era mucho decir, y las cosas no parecen haber cambiado tanto. "Cuando nos dieron la estrella Michelín, un diario nos dedicó un gran artículo en el que ni siquiera me mencionaban. Hablaban de mi marido y del logro de la distinción, cuando quien está en la cocina soy yo", indica Yolanda León, al frente de Cocinandos, en León. En resumen, cocinar siempre fue cosa de mujeres hasta que se convirtió en gastronomía. "Ellos son más lanzados, más gallitos y necesitan repercusión. Nosotras somos quizá más tranquilas. La cocina es muy sacrificada y quizá por eso no hay más mujeres. Es difícil de compatibilizar con la vida familiar", sostiene Ana María Fernández (Bodega Regia, también en León).

La apoya con matices Cristina Palacio (Entrebastidores, Zaragoza): "Que las mujeres tengamos menor reconocimiento es, en parte, culpa nuestra, porque nos centramos en la cocina y no hacemos frente a áreas del negocio como las tareas de promoción". Beatriz Sotelo, desde La Estación (Cambre, La Coruña) va más allá y asegura que "detrás de una buena cocina siempre hay una mujer: o una buena cocinera o una buena mujer que soporta a un cocinero varón con muchos humos". Pero no todo son reproches para ellos. María Luisa Baezo, una maestra en la preparación de huevos camperos con trufa blanca y negra, uno de los platos estrella del restaurante madrileño La cocina de María Luisa, cree que "las mujeres son las que han tirado del carro de la cocina española, las grandes artífices”, y que a los grandes chefs “hay que reconocerles la valentía y el mérito de saber venderla mejor, de exportarla, de darle valor añadido".

Ver todos los artículos de Isla Mujeres.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Las madres que nos dan de comer
Carme Ruscalleda, cocinera del restaurante triestrellado Sant Pau, en Sant Pol de Mar, Barcelona, y Medalla del Mérito al Trabajo 2012.
pliega/despliegaLo más leído
pliega/despliegaLo más comentado
pliega/despliegaLo último de elcorreo.com
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.