El Correo Digital
Martes, 29 julio 2014
nuboso
Hoy 15 / 20 || Mañana 15 / 23 |
más información sobre el tiempo

batallitas

El buen maestro

Partidarios y detractores de la reforma educativa del ministro José Ignacio Wert no explican por qué muchos alumnos llegan a la selectividad sin saber expresarse ni comprender un texto

08.12.12 - 10:37 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Escribe Plutarco, filósofo y biógrafo griego que vivió entre los siglos I y II de nuestra era: “No ha mucho tiempo se adiestraba en Roma a unos elefantes a hacer giros y ejercicios extraordinarios, difíciles de ejecutar. Entre ellos había uno más torpe que los otros a la hora de aprender, por lo que había sido castigado muchas veces. Lo sorprendieron por la noche ensayando y repitiendo solo al claro de luna lo que le habían enseñado”.
Este fragmento de ‘Sobre la inteligencia de los animales’, recogido en el libro ‘Gabinete de curiosidades romanas’ (J.C. McKeown, ed. Crítica), me viene a la cabeza tras la presentación por el Gobierno central del anteproyecto de ley orgánica de mejora de la calidad educativa (Lomce), el enésimo intento de elevar la competencia de los escolares. A pesar de la polémica generada por el ministro de Educación, José Ignacio Wert, ni los partidarios ni los detractores de sus propuestas se han parado a pensar esta semana por qué llegan a la selectividad estudiantes que tienen dificultades para exponer sus ideas verbalmente o por escrito, o que no entienden un sencillo artículo periodístico. Y da igual que hayan estudiado solo en castellano, en un modelo bilingüe o exclusivamente en la lengua cooficial.
Todas las reformas de la enseñanza, y esta no es una excepción, se reducen a una discusión política y burocrática sobre qué administración debe controlar el temario -y más si se trata de la asignatura de Historia- y sobre cuántas horas se asigna a cada idioma y a cada disciplina. La Formación Profesional, crucial para la recuperación económica, no ha desatado estos días la misma polémica que la lengua vehicular, una vieja cuestión que se remonta a la Antigua Roma, cuando la enseñanza en latín y griego ya suscitaba controversia entre los educadores. El más reputado de todos ellos, Quintiliano, un letrado, profesor de retórica y pedagogo del siglo primero de nuestra era, hacía entonces una sugerencia que, veinte siglos después, puede arrojar algo de luz sobre la actual batalla lingüística.
“Me inclino más -escribe en el ‘Aprendizaje de la oratoria’- a que el niño comience por la lengua griega, pues la latina, que está más en uso, la aprendemos aunque no queramos; y también porque primeramente debe ser instruido en letras y ciencias griegas, de las cuales se originaron las nuestras. Mas no quiero que en esto se proceda tan escrupulosamente que hable por mucho tiempo solo la lengua griega, como acostumbra a hacer la mayoría; pues de aquí dimanan muchísimos defectos, tanto en la expresión como en el acento (al hablar latín)”.
Los razonamientos de Quintiliano, nacido en Calagurris, la actual Calahorra, han resistido el paso del tiempo. Creía que el ambiente del hogar era importante en la educación; proponía que los alumnos más pequeños jugaran con letras de marfil para familiarizarse con el alfabeto; elogiaba al ‘buen maestro’, recordando que los estudiantes recuerdan con respeto a quien agrada y sabe enseñar; se oponía, igual que su contemporáneo Plutarco, a los castigos físicos... Pensaba, en fin, que la lectura, la redacción y la imitación de los buenos modelos eran cruciales para el futuro orador. ‘El hombre que sabe expresarse’ debía ser, a su juicio, una persona de elevados principios y personalidad definida, “la máxima expresión de la ética, la formación y el discernimiento estilístico”, según explica el Diccionario del Mundo Clásico (ed. Crítica).
Por desgracia, Quintiliano, que tiene dedicada una plaza, una estatua y un instituto en Calahorra, no encontraría cabida en el debate educativo que protagonizan el Gobierno del PP y las comunidades autónomas. Ni tampoco habría un hueco para Plutarco, autor de ‘Vidas paralelas’, que incluye 23 parejas de biografías en las que analiza la educación recibida por los personajes. Actualmente, a ningún gestor político o pedagogo les preocupa demasiado la situación del latín y el griego, y de las Humanidades en general, en el currículo académico.
J.C. McKeown, profesor de Clásicas, cuenta en ‘Gabinete de curiosidades romanas’ que el ostrogodo Teodorico el Grande, el segundo gobernante bárbaro de Italia tras la caída del Imperio Romano de Occidente, era un hombre iletrado y también bastante lerdo a juzgar por lo que tardaba en aprender. Durante los primeros diez años de su reinado (que se prolongó del 493 al 526 después de Cristo) necesitó una plantilla de madera para escribir ‘Lo he leído’ en los documentos que le mostraban. Una plantilla como la que Quintiliano recomendaba a los niños que ya distinguían las letras del alfabeto.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
El buen maestro
Plutarco.
pliega/despliegaLo más leído
pliega/despliegaLo más comentado
pliega/despliegaLo último de elcorreo.com
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.