"Era gente sencilla, muy queridos en el pueblo"

El alcalde de Asparrena señala que el pueblo alavés está "conmocionado" por la muerte del matrimonio

ELCORREO.COMVITORIA

La mujer fallecida en Araia (Álava) y su marido y presunto asesino tenían tres hijos, vivían en el pueblo desde su jubilación y hacían "vida normal", según han explicado varios vecinos del matrimonio cuyos cuerpos han sido descubiertos en la vivienda familiar este martes.

Araia es una pequeña localidad alavesa cuyos habitantes han descubierto hoy "terriblemente conmocionados y sorprendidos" la muerte del matrimonio, formado por Tere Egurrola y Jesús Pereda, de 65 y 68 años, respectivamente. Varios vecinos han señalado que Tere era natural de Araia, localidad a la que regresó desde Vitoria hace varios años después de jubilarse. En Araia eran conocidos por su afición a pasear, especialmente por el monte. "Era una buena familia y buenas personas", ha apuntado una residente en la zona

El alcalde, Diego Gastañares (Bildu), que ha acudido al lugar del crimen a media mañana ha explicado que el matrimonio tenía tres hijos, aunque ninguno de ellos vivía en el pueblo. Además, Gastañares ha anunciado que el Ayuntamiento está analizando la posibilidad de celebrar un pleno extraordinario e, incluso, convocar concentraciones para rechazar este presunto asesinato, aunque antes de hacerlo quiere conocer con detalle lo ocurrido.

Diego Gastañares ha señalado a los periodistas que se trataba de "una familia conocida, gente sencilla, gente normal" y ha apuntado que todo el pueblo se encuentra "conmocionado".

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos