El Correo Digital
Miércoles, 22 octubre 2014
llovizna
Hoy 3 / 15 || Mañana 4 / 15 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
ETA, acosada por la Policía

DOCUMENTACIÓN

ETA, acosada por la Policía

Las operaciones de las Fuerzas de Seguridad del Estado obligaron a la banda a frenar su actividad antes de anunciar la tregua

20.10.11 - 19:48 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
En febrero de 2010, el entonces máximo jefe de ETA Mikel Carrera, Ata, celebró en París reuniones con algunos comandos a los que impartió órdenes para preparar atentados que debían cometerse cuatro meses más tarde. En el mes de marzo, las reuniones fueron para ordenar la paralización de la actividad terrorista de las células hasta nuevo aviso. Se había decretado un "parón técnico", al que luego siguió la tregua.
Los dirigentes de la banda terrorista llamaron "parón técnico" a la orden de detener los atentados con el objetivo de volcar todos los esfuerzos de ETA en tareas de reorganización interna para hacer frente a la represión policial. En el momento en que se decidió dar ese paso, ETA llevaba siete meses sin haber conseguido cometer un atentado, a pesar de que había órdenes para realizar nuevas acciones terroristas.
Las diversas operaciones policiales habían frustrado esos intentos de actuar con golpes al aparato militar, algunos de ellos de gran calado como el descubrimiento en Portugal de la fábrica de explosivos o la captura de Ibón Gojeaskoetxea, presunto jefe de los comandos de la banda. También había sido golpeado el aparato militar con la captura, el 19 de octubre de 2009, de su jefe Aitor Elizarán. Luego, ya en periodo de parón, vendría el arresto de Mikel Carrera acentuando la debilidad del grupo terrorista.
La incapacidad de los dirigentes de ETA para superar los efectos de la persecución policial en las filas de la banda se tradujo también en una pérdida paulatina de la capacidad para controlar las decisiones de su entorno político. Los dirigentes de Batasuna, tras asumir que la sentencia del Tribunal de Estrasburgo les cerraba definitivamente las puertas de la legalidad mientras ETA estuviera en activo, decidieron poner en marcha una estrategia de vuelta a la legalidad que pasaba por conseguir al menos una tregua de ETA.
A lo largo del año 2010 se registró un pulso subterráneo entre ETA y Batasuna acerca de quién marcaba la pauta política. La banda terrorista quiso controlar el debate iniciado en el seno de Batasuna a finales de 2009, pero tampoco tuvo capacidad para ello. El grupo Ekin, que seguía sus consignas, no pudo hacer frente al aparato de Batasuna. ETA, con una dirección debilitada y sin ascendiencia política sobre su entorno, y Ekin perdieron ese pulso.
Batasuna, a través del abogado Brian Currin, buscó apoyos internacionales para conseguir que ETA anunciara una tregua. La Declaración de Bruselas, dada a conocer en el mes de marzo, fue la plasmación de esa iniciativa. La banda, sin embargo, siguió resistiéndose ya que sostenía que para declarar una tregua era necesario negociar contrapartidas con el Gobierno. El ejecutivo, sin embargo, se negó a entrar en esa negociación requerida por ETA. En septiembre del pasado año, ETA trató de aliviar la presión que tenía y anunció que llevaba meses con su actividad terrorista detenida aunque en lugar de reconocer que estaba en un parón técnico propiciado por la presión policial quiso darle una dimensión política asegurando que había decidido la "suspensión de acciones ofensivas".
El anuncio, sin embargo, no convenció a nadie, ni siquiera a los miembros de Batasuna que veían cómo iban pasando los meses sin poder plantear la legalización de unas nuevas siglas. El 25 de septiembre, los movimientos de Batasuna se tradujeron en una nueva iniciativa, la Declaración de Gernika, en la que se pedía una tregua unilateral a ETA. En noviembre, Brian Currin presentó en Bilbao el llamado Grupo Internacional de Contacto.
En el mes de octubre ETA abrió un debate entre sus cuadros instalados en Francia para tomar una decisión sobre la tregua. La banda resolvió, al final, ceder a las presiones, aunque advirtiendo en sus documentos que el alto el fuego no significaba abandonar las armas, ni renunciar a la estrategia político-militar, es decir a emplar el terrorismo. El resultado final se dio a conoer el 10 de enero cuando difundió un comunicado dando cuenta del inicio de un alto el fuego calificado de permanente, general y verificable.
Desde entonces, ETA ha realizado varios s pronunciamientos públicos coincidentes con movimientos realizados por Brian Currin y su grupo. El último de ellos había sido el pasado mes de septiembre, cuando se presentó en San Sebastián una comisión de verificación de la tregua, promovida por Currin y la izquierda abertzale. Pocos días después ETA difundió un comunicado expresando su propósito de colaborar con esa comisión.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.