El Correo Digital
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 19 / 29 || Mañana 17 / 22 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
«Mentimos para presionar al Gobierno»

Liberación del 'Alakrana' | Los secuestradores

«Mentimos para presionar al Gobierno»

Un jefe de los piratas asegura a EL CORREO que no llevaron a tierra a los tres rehenes y que cobraron el rescate «hace dos semanas»

En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
«¡El periodista español! ¿Pero qué quieres ahora? ¡Si ya los hemos soltado?», exclamaba riéndose ayer por la tarde, visiblemente de buen humor, el portavoz de los piratas, llamado Jama. Es uno de los jefes, el que anunció a EL CORREO el pasado jueves un acuerdo inminente para la liberación de los rehenes. Tras rehusar nuevas comunicaciones en los días siguientes -no respondía al móvil-, se muestra mucho más relajado ahora que ha pasado todo. Salvo al hablar del dinero. «Sólo me preguntas de eso y no te voy a decir nada. Es un secreto», insiste. Eso sí: tacha de «mentira» la cifra que manejan algunas fuentes de cuatro millones de dólares (2,6 millones de euros). Tampoco revela si hay un solo jefe, cuántos son o detalles sobre la banda. Sólo dice que en su grupo son quince. Pero sobre lo demás está dispuesto a charlar un rato, aunque siempre con el inconveniente de una línea muy defectuosa y un inglés mejorable.
Lo primero es saber si han tratado bien a la tripulación. Asegura que sí. «No les hemos pegado. Eso es mentira. Les hemos tratado bien. Han tenido comida, la que traían ellos, bebida y se han podido lavar, no ha habido problema. La relación ha sido amistosa, lo prometo. Les hemos tratado mucho mejor que a otras tripulaciones». Es aquí donde surge la pregunta sobre los tres rehenes llevados a tierra el pasado día 5 y las amenazas de muerte, el momento más crítico del secuestro. «¡Nooo...!, ¡nooo...! Eso era mentira», dice desdramatizando. «Toda la tripulación ha estado siempre en el barco. Mentimos para presionar al Gobierno español, porque queríamos que trajeran a los dos chicos. No era verdad», argu-menta.
Hacer «ruido»
De confirmarse este extremo, esto explicaría la confusión que siempre ha rodeado el asunto de los tres pescadores. Fuentes locales somalíes, medios del país africano y hasta la ONG alemana Ecoterra siguieron manteniendo hasta ayer mismo que continuaban en tierra. Si efectivamente es así, parece claro que la persistencia del bulo formaba parte del plan. Del mismo modo, el portavoz afirma que pedían a los marineros que enfatizaran su sufrimiento en las llamadas a casa, siempre con el objetivo de crear presión sobre el Gobierno español. Y, desde luego, lo consiguieron.
El regreso de los dos detenidos en España por su participación en el secuestro se convirtió en el gran obstáculo para la liberación una vez pagado el rescate. Según Jama, eso fue «hace dos semanas». Con el asunto del dinero resuelto, los piratas presionaron para buscar una salida a sus dos compañeros en manos de la Audiencia Nacional, y recurrieron a la amenazas y las llamadas a las familias para que hicieran «ruido» y forzar una rápida solución. «Lo hacemos siempre: las amenazas de muerte, decir que llevamos rehenes a tierra...», cuenta con toda tranquilidad.
Sobre los dos encarcelados en Madrid, Jama asegura que son simplemente «un estudiante y un granjero» que hace poco quisieron empezar la vida en el mar. Niega que sean parientes de un gran jefe pirata, como aseguran fuentes somalíes, y que ésa sea la razón de que su retorno se haya convertido en una exigencia innegociable para liberar a los 36 tripulantes del 'Alakrana'. En cuanto al día de la captura confiesa que no se enteraron de nada, ya que fue de noche. Lo supieron al día siguiente cuando se difundió la noticia por la radio, la BBC en somalí, la emisora que escuchan todos los piratas.
Una pregunta directa: ¿Os molesta que os llamen piratas? «No, no. Somos piratas, no hay problema». Cuando se le interroga por qué lo hacen, al principio no comprende. Hay que explicarle que, aún sabiendo los graves problemas de su país, en general se piensa que no está bien jugar con la vida de gente inocente. «Ya, ya lo sabemos. Pero ¿qué podemos hacer? En Somalia no hay ley, todo el mundo tiene un arma y tienes que buscar tu propio camino para sobrevivir y comer», se justifica. Luego dice que sus hombres seguramente usarán su parte para comprar un coche o una casa.
Jama empieza a cansarse de la conversación y la línea puede caerse en cualquier momento. ¿Volverán a secuestrar un barco español? «No, eso se ha terminado. Tienen que volver los dos chicos de España y se lo hemos prometido al embajador (Nicolás Martín Cinto, el embajador español en Kenia)». Eso también forma parte del pacto.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.