Bilbao Basket y Caja Laboral lucirán publicidad del Tren de Alta Velocidad

Ultiman un acuerdo con el Gobierno vasco para exhibir 'TAV-Euskadi' en los duelos de ACB en casa, y fuera, los vizcaínos sólo 'Euskadi' y los vitorianos 'Rioja alavesa'

J. M. CORTIZASDONETSK
El Bilbao Basket lució ayer el lema 'Basque Country' en la camiseta./
El Bilbao Basket lució ayer el lema 'Basque Country' en la camiseta.

La camiseta del Bizkaia Bilbao Basket va a tener una actividad inusitada esta campaña. Además de por la intensidad del calendario, que incluye tres competiciones, va a destacar por la variedad de sus composiciones en el estampado. La base del negro y el gris será el común denominador, lo mismo que la hoja de roble, Bizkaia y Surne en el frontal. También se confirma que proseguirá el 'Basque Country' en la espalda para las citas europeas.

Lo que está por venir, de manera inminente, es la publicidad de 'TAV Euskadi' en los partidos de la temporada ACB en el BEC y el nombre de la comunidad autónoma cuando la actuación sea a domicilio. Es parte del acuerdo de patrocinio ultimado con el Gobierno vasco, que la pasada campaña reportó a las arcas del club en torno a los 90.000 euros, cifra que en este calendario podría aumentarse en unos 5.000 euros más.

En situación similar está el Caja Laboral, que recibe un apoyo económico superior por la calidad de la Euroliga que disputa en relación con la Eurocup o Eurochallenge en la que participará el Bizkaia BB. Los baskonistas también lucirán la publicidad de 'TAV Euskadi' y la compaginarán con la de 'Rioja Alavesa'. Cuando se midan a rivales continentales, empezando desde mañana en Roma, en el reverso de la elástica blaugrana se leerá el 'Basque Country'.

Se habían barajado otras posibilidades, pero ha sido el Gobierno vasco el que se ha decantado por dichos contenidos publicitarios sin que los clubes hayan tenido que ver en ello.

La 'Y' ferroviaria vasca que el Bilbao Basket y el Caja Laboral publicitarán esta temporada en sus camisetas es el proyecto de infraestructuras de mayor envergadura que jamás se haya impulsado en Euskadi, aunque está sufragado casi íntegramente por el Gobierno de España. Desde la óptica vasca, supone dar forma al sueño de unir las tres capitales a través de una línea ferroviaria de altas prestaciones -250 kilómetros por hora de velocidad máxima-, con tiempos de viaje de en torno a media hora entre ellas. Son 175 kilómetros de vías que costarán, según las estimaciones iniciales, 4.178 millones de euros. La complicada orografía es la 'culpable' de que se convierta en el segundo tramo más costoso de la alta velocidad española. Y es que hay que perforar 80 túneles y levantar medio centenar de viaductos. La 'Y vasca' es pieza central del corredor europeo de alta velocidad Lisboa-Madrid-París.

En obras desde 2006

El origen de la 'Y' se remonta a 1989, pero no fue hasta 2006 cuando arrancaron las obras, tras un pacto entre los gobiernos central -en manos ya del PSOE- y vasco -con el tripartito encabezado por el PNV- para repartirse la gestión del proyecto. El Gobierno vasco consiguió hacerse con la gestión del ramal guipuzcoano, aunque su financiación también es estatal. El TAV concita un amplio apoyo político en Euskadi. Está respaldado por los grupos mayoritarios: PNV, PSE y PP; mientras la izquierda abertzale y EB lo cuestionan.

La 'Y vasca' se ha encontrado con el rechazo de sectores ecologistas. Pero, sobre todo, con la respuesta violenta de ETA, que calificó el AVE vasco como un» objetivo prioritario». ETA cumplió su amenaza con el asesinato de Inaxio Uria -responsable de una de las empresas constructoras de un tramo-, mientras sus acólitos han perpetrado un reguero de sabotajes y atentados contra las obras de construcción.

A pesar de estas dificultades, los trabajos han alcanzado ritmo de crucero entre Vitoria y Bilbao -hay 54 kilómetros en obras, el 60% del corredor-, aunque están más retrasados en Guipúzcoa, el ramal del que se encarga precisamente el Ejecutivo de Patxi López.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos